Sería deseable que las explicaciones que dé Brasil sean respaldadas por un sistema más riguroso y transparente de control sanitario