El Economista - 70 años
Versión digital

vie 17 May

BUE 8°C
Gobernadores

Fuerte al centro

Los gobernadores de la región centro relanzan su proyecto de integración subnacional, en el marco de crecientes presiones al Gobierno central, con poca influencia real.

Los gobernadores de la Región Centro.
Los gobernadores de la Región Centro. .
Juan Antonio Yannuzzi 22 abril de 2024

La estrategia comunicacional del Gobierno de Milei le otorgó a los gobernadores un lugar en el sistema político que es, al menos, cuestionable. La evolución de los enemigos retóricos de Javier Milei ha tenido una tendencia hacía el centro. 

Logró popularidad denostando al comunismo, hizo un primer salto a la política buscando antagonizar con el kirchnerismo y llegó a presidencia luego de entender que su nuevo enemigo era el modelo de liberalismo tradicional. Y aunque su anti radicalismo sea uno de sus posicionamientos más firmes y constantes, la nueva ola marca el inicio de una etapa de confrontación con nombre y apellido, dando indicios de la estrategia de cara a la contienda electoral.

Nada parece ser casualidad en los temas y las personas que el Gobierno busca instalar en la agenda, y menos el hecho de que los principales rivales del oficialismo sean los que menor credibilidad vienen cosechando entre la sociedad. La última encuesta de Zuban-Córdoba nos cuenta que algunas de las instituciones entendidas como opositoras al Gobierno son las que menor confianza inspiran, entre ellas: los periodistas (17,7%) y los gobernadores (25%).

A estos se le suma el radicalismo, pero fundamentalmente a Martin Lousteau. El economista es un fiel representante de "el extremo centro", tal como lo menciona Daniel Lutzky en la entrevista que le realizó Ramiro Gamboa en El Economista. Milei decidió tomarlo como ejemplo de traición en su estrategia por establecer su liderazgo dentro de su polo, sobre el antagonismo construido entre cambio y continuidad.

Milei y Lousteau tienen una relación tensa hace tiempo
Milei y Lousteau tienen una relación tensa hace tiempo.

En la retórica oficialista, Lousteau es el político que consiguió su banca con un emblema del "cambio", pero que está decidido a defender los privilegios de la casta y alinearse con el resto del socialismo empobrecedor, de la mano de otros semejantes como pueden ser Llaryora, Pullaro, Frigerio o Torres.

De estos gobernadores, los tres de la región centro decidieron relanzar su proyecto de integración subnacional, para canalizar demandas frente al gobierno nacional y fortalecerse en la opinión pública. Es claro que para los mandatarios provinciales es provechoso el plantearse en defensa de sus intereses locales contra una administración central cuya popularidad resiste, pero no será invencible. A su vez, ganan relevancia en la arena nacional, en un contexto de grave falta de liderazgo y reorganización del sistema de partidos.

Sin embargo, a pesar de que comunicacionalmente los incentivos del oficialismo y los gobernadores de la región centro están claros, la realidad de la negociación legislativa y los verdaderos actores de veto del sistema político nacional es significativamente diferente. Hoy los oficialismos de la región centro están lejos de ser un actor parlamentario homogéneo. También dentro de las propias filas de Hacemos Coalición Federal y la Unión Cívica Radical en el Congreso hay diferencias que les complican las posibilidades de tener ese poder que le adjudica el Gobierno nacional.

De la encuesta citada anteriormente se desprende otro dato interesante para complementar esta observación: un 45,8% piensa que los gobernadores tienen la capacidad de ponerle límites a Javier Milei. 

Entonces, Milei dice que los gobernadores defienden sus privilegios de casta y obstaculizan las posibilidades de desarrollo, los mandatarios provinciales se suben a ring con un discurso dialoguista pero que refuerza la idea de su supuesta influencia en el devenir económico nacional, y por otro lado, la sociedad desconfía de los gobernadores y cree en su mayoría que tienen la capacidad de limitar al Gobierno nacional.

Sin embargo, estas tres premisas se encuentran con la realidad: poco pueden hacer los líderes subnacionales para determinar la política fiscal, laboral o comercial del Estado. La evolución de las conversaciones en la región centro y la gestión de su popularidad tendrán una influencia decisiva en el ordenamiento de la oferta electoral para el año que viene, aunque deben conseguir fortalecerse internamente y esperar que persista la desorganización peronista.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés