El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 Jun

BUE 9°C
Versión digital

dom 26 Jun

BUE 9°C
Huida del peso

La contabilidad creativa ya no convence y la huida continúa

Guzmán realizó una buena licitación, pero los inversores se preguntaron si fue genuina: bonos siguen débiles y el riesgo país escaló

El dólar blue saltó $8 en un solo día y alcanzó su nuevo récord histórico.
El dólar blue saltó $8 en un solo día y alcanzó su nuevo récord histórico. Archivo.
Luis Varela Luis Varela 15-06-2022
Compartir

Mientras la sociedad entera se entretuvo con la parodia del avión venezolano lleno de iraníes, y con kirchneristas encendidos lanzando la candidatura de Cristina Kirchner para 2023 desde el Senado, el mercado financiero asistió ayer a otra jornada muy complicada, en la que Guzmán anunció una licitación supuestamente exitosa, pero con un montón de números muy extraños que devienen en un creciente descreimiento en su clásica contabilidad creativa.

El centro de las noticias económicas del día estuvo dominado por dos anuncios oficiales. Uno salió del Indec que mostró un IPC de mayo en el 5,1% mensual (29,5% en cinco meses y 60,7% en un año), pero con muchos sectores que pegan de lleno en la población anotando subas más pronunciadas, como salud, textiles, calzado y con la suba del pollo elevándose de tal manera que ya casi se equipara con la de la carne, que deja al consumo per cápita en un país como Argentina en el menor nivel de cien años.

El otro anuncio oficial fue el resultado de una nueva licitación de deuda en la que casi nadie creyó del todo. Se sospecha que durante la semana pasada organismos oficiales estuvieron vendiendo bonos para hacerse de pesos y poder participar ayer en la licitación de ayer. Y, como ocurre desde hace tres meses, con los operadores preguntándose “¿vos participaste?”, el ministro de economía dijo recibir 367 ofertas en las que consiguió $21.587 millones, por encima de los $14.000 millones que necesitaba. Y ahora tendrá que aceitar el motor para obtener el medio billón de pesos que requiere en la licitación que se hará en dos semanas.

La colocación de bonos

De dinero total obtenido, el 68% fue colocado en bonos indexados que vencen antes de fin de este año. En detalle, el 50% de dinero tomado fue en una Letra del tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 16 de diciembre de 2022 (x16d2 - reapertura), el 20% en una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 15 de julio de 2022 (nueva), el 18% en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 21 de octubre de 2022 (x21o2 - reapertura), el 10% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (s31g2 - reapertura) y el 3% restante en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de noviembre de 2022 (s30n2 - nueva).

Este buen resultado que nadie puede aseverar si surge de dinero del propio Estado, por lo que Guzmán se haría trampa al solitario para convencer a la sociedad de que el mercado de pesos sigue vivo, tuvo dos datos contrapuestos que llenaron de interrogantes a todos los especialistas. Mientras la secretaría de Finanzas repartía esa información, desde el Banco Central (lugar donde apuntan todos los misiles de Cristina Kirchner) se anunció que (con una venta de US$ 60 millones en el MULC para frenar la estampida de dólares), Reconquista 266 cerró el día con una pérdida neta de reservas por US$ 120 millones. 

Y eso no es todo: Miguel Pesce chupó de los bancos más depósitos y su deuda se agiganta. Ayer no movió las tasas (siguen en 49% anual las Leliq y 48% los plazos fijos, se supone que los subirá hoy), pero si chupó depósitos de los bancos por otros $432.063 millones en Leliq cortas al 49% y $34.450 millones en Notaliq a seis meses. Por lo que la basura arrumbada en la alfombra no deja de crecer.

Dólares para arriba

Toda esta contabilidad creativa que ya no convence a nadie, aceleró la huida de la sociedad del peso: la gente no sabe de qué modo sacarse los billetes locales de encima, o va y los consume en productos no perecederos, o directamente se refugia como casi siempre en el dólar. Por eso ayer el dólar blue subió nada menos que $8 y llegó a un record nominal sin precedentes de $224, con fuertes subas en los dólares financieros libres, con el MEP volando hasta casi $232 y el contado con liquidación orillando los $240. Esta gran salida de la moneda local mantiene una persistente debilidad en los títulos públicos, por lo que ayer el riesgo país subió otro escalón: trepó otras 13 unidades hasta un récord poscanje de 2.126 puntos básicos. 

Lo particular de todo este movimiento es que está furiosa suba de los dólares libres se da en un momento en el que las empresas tienen que pagar aguinaldos y varios impuestos. Y a contramano de lo que venía sucediendo, esta vez no eligen vender dólares o traerlos desde el exterior para cumplir con los compromisos en pesos: la opción más elegida, de manera creciente, parece ser seguir desprendiéndose de bonos, con los inversores cada vez más convencidos de que el país irá indefectiblemente a un nuevo reperfilamiento o una nueva reestructuración.

El día de la Fed

Esta preocupante coyuntura local se está dando con una realidad mundial también muy complicada. Ayer se inició una de las habituales reuniones de dos días de la Reserva Federal de EE.UU. y hoy definirá qué hará con las tasas de interés cortas, y con la absorción de dólares del mercado. Hasta ahora se esperaba que en junio y julio subieran la tasa en 50 puntos básicos cada vez, pero durante todo el día se habló de un incremento de 75 puntos básicos y hubo algunos que llegaron a decir que el aumento será de 1 punto porcentual, con Ben Bernanke, extitular de la Fed advirtiendo que Jay Powell viene corriendo la inflación muy de atrás, y que la variación de precios norteamericanos saltará hasta 12% anual pronto.

La suposición de que la Fed se podrá más estricta hizo subir fuerte las tasas largas de EE.UU.: ayer llegaron a 3,6% anual a 5 años, 3,5% a 10 años y 3,4% a 30 años. Y semejante renta atrajo a medio planeta, empinando aún más el dólar contra casi todas las monedas globales. Ayer en el exterior el dólar subió 1,1% contra la libra, 0,8% contra el yen, 0,7% en Chile, 0,6% en México, no cambió en Brasil y cedió 0,1% contra el euro. Pero en esto hay una particularidad: la tasa larga (a 10 años) promedio mundial saltó al 4,7% anual. Y dentro de Europa hay países que están mostrando diferencias notables: para conseguir fondos en ese plazo Grecia paga 4,7% anual, Italia 4,2%, España 3,1%, Holanda 2,1%, Alemania 1,7% y Suiza 1,4%.

Semejantes desequilibrios se manifiestan con pronosticadores mundiales oscilando entre un estancamiento con aterrizaje suave, algo más prolongado, una recesión, o incluso chance de ir a una depresión. Frente a eso, las materias primas tuvieron ayer un día bastante menos eufórico que lo que estuvieron mostrando en los últimos cien días. Ayer el petróleo bajó 1,9%. Hubo caídas de más del 2% en los metales básicos (insumos de las industrias). Descensos del 2 al 6% en los granos, sobre todo en la Bolsa de Rosario. Con las posiciones refugio deprimidas contra el dólar: los metales preciosos cedieron 0,7% y las criptomonedas achicaron otro 5%, con clima muy diversificado.

Volatilidad bursátil

En las bolsas, mientras tanto, la volatilidad es enorme. Se habla mucho del rebote del gato muerto. Hay papeles que recuperan fuerte pero nadie tiene la seguridad de que esa suba sea sostenible. Con ese contexto, la Bolsa de Nueva York tuvo cierre mixto: en Nasdaq repuntó apenas, pero el Dow y el S&P cedieron otro 0,5%, con bajas similares en las Bolsas de San Pablo y México.

Y en el mercado bursátil local la situación insinuó ser parecida. Con $1.084 millones operados en acciones y $5.182 millones en Cedear, la Bolsa de Buenos Aires bajó 0,6% en pesos, pero mucho más en dólares. Entre los ADR argentinos que se negocian en Nueva York hubo subas para algunos papeles como Edenor, Francés, Macro y Galicia; pero bajas para Bioceres, YPF, TGS, Supervielle y Central Puerto, con mucha preocupación sobre la petrolera nacional porque es inminente el fallo de dos juicios decisivos. Debe entenderse además, que medida en dólares, la Bolsa local cae en dólares nada menos que 18% desde que se votó en noviembre.

¿Qué ven los analistas por delante? Creen que los especialistas ya le tomaron por completo el tiempo a Guzmán. Reconocen perfectamente lo que realiza, lo que muestra, lo que es contabilidad creativa, que a la postre termina convirtiéndose en engaño, licuación y pérdida para todo aquél que esté dispuesto a invertir. Mientras tanto, medio país sigue sin gasoil, parte de la producción se está perdiendo y hay plantas que se paran por falta de insumos. 
 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés