El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 16°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 16°C

Acciones argentinas en Wall Street

Realidad petrolera: la privada saltó 10% y la estatal bajó 1%

Mientras el petróleo se fue a las nubes, la ADR de la petrolera privada Pampa Energía pegó un salto de casi 10% y la estatal YPF bajó 1%.

Pampa Energía lideró el panel de las acciones argentinas que contizan en Wall St
Luis Varela Luis Varela 12-10-2021
Compartir

Mientras China (con 1.411 millones de habitantes) dice que en toda la pandemia tiene menos muertos por Covid-19 que la provincia de Mendoza (con 1,8 millones de personas) y mientras la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) dijo ayer que durante el fin de semana largo hubo la mayor cantidad de turistas de los últimos diez años (computando esta vez los que se movieron hasta localidades cercanas como Luján, yendo en auto o en bici), el Gobierno sigue empecinado en contagiar euforia y optimismo, para generar un ambiente positivo para la elección que viene, pero los números de la realidad mostraron ayer una foto bien diferente. 

Con números que de alguna manera deben ser tomados con la punta de los dedos, ya que hubo feriado en Argentina, ayer se observó un ambiente financiero mundial complicado, en el que los ADR argentinos no la pasaron tan mal, porque tuvieron un resultado mixto en la Bolsa de Nueva York, pero los bonos del país operaron en Manhattan a la baja, con mermas en sus cotizaciones, tanto que el papel más corto del canje de la deuda que hizo Guzmán hace catorce meses perdió precio, su hipotética tasa a vencimiento saltó hasta el 22,5% anual y el riesgo país volvió a subir 19 unidades, colocándose nuevamente en 1.602 puntos básicos. 

Datos sobre Argentina 

El pobre resultado parcial de Argentina respondió a la aparición de informaciones disímiles en torno a la negociación del país con el Fondo Monetario Internacional.  

Ayer, el ministro de Economía Martín Guzmán y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, se reunieron en la embajada argentina en Washington con miembros del staff del Fondo, en un grupo liderado por los técnicos Julie Kozack y Luis Cubeddu. Y se deslizó que Guzmán se reunirá hoy con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, que está en medio de un verdadero tembladeral, porque crecen las presiones de varios países para que deje el cargo, por irregulares movimientos que hizo a favor de China en el Banco Mundial. 

Después de esa reunión si divulgó una información a través de la agencia Bloomberg, que horas después fue desmentida por Télam. Puntualmente Bloomberg indicó que el FMI rechazó de plano discutir el pedido argentino de reducir las sobretasas por retrasos en los pagos con el organismo. Y, además, habría una firme posición en el directorio de la entidad multilateral, no solo con Argentina, sino con otros países, que utilizaron los DEG de ayuda contra el Covid para realizar otro tipo de financiamientos que no tienen absolutamente nada que ver con esa iniciativa. 

Horas después, a través de la agencia Télam, el Gobierno negó que el FMI haya rechazado la propuesta argentina de eliminar sobretasas, pero la respuesta del mercado fue la baja de los bonos y la suba del riesgo país, en un movimiento que veremos si se convalida hoy, cuando el mercado argentino reabra normalmente sus actividades, tras cuatro días de feriado, en lo que hubo multiplicidad de rumores de todas las especies que es preferible no difundir para no acentuar la crisis que está sufriendo la economía argentina, profundizada en el lapso que va de las PASO a la elección del 14 de noviembre, dentro de menos de 800 horas. 

Esta volátil situación argentina se da con las finanzas y la economía de todo el mundo atravesando un momento ciertamente complejo. En medio de la lenta salida del Covid, hay muchas empresas que están con muchas dificultades para cobrar acreencias y, en consecuencia, no tienen fondos para pagar deudas.  

Ayer, nuevamente, la gigante inmobiliaria china Evergrande volvió a incumplir otro pago de un cupón de uno de sus bonos y eso va creciendo como un verdadero cisne negro, que no levanta vuelo porque el gobierno de China está frenando el dominó repartiendo la pérdida en otras empresas públicas gigantes de ese país. 

Pero el temor a que empiece a aparecer un dominó de faltas de pago, y de reestructuraciones de deuda obligadas está haciendo que cada vez más inversores vayan tomando decisiones, abandonando lo que consideran posiciones de mayor riesgo, para pasarse a lo que supuestamente parecen refugios que ofrecen seguridad. Y en esa corrida ayer hubo dos grandes elegidos: el dólar y las criptomonedas.  

Y, particularmente, los metales preciosos (oro y plata) fueron dejados de lado porque en el mercado están convencidos de que Biden y Xi hicieron un acuerdo para manejar una suerte de quietud en la paridad del yuan y del dólar, sosteniendo sus valores con venta de reservas de metales preciosos. 

El dólar para arriba 

Pero como resultado de este movimiento ayer en el exterior el dólar subió contra todas las monedas: subió 1% en Japón, 0,8% en México, 0,4% en Brasil y 0,2% contra el euro y la libra. Así, en lo que va de este año el billete verde está anotando una suba notable contra varias monedas, no solo de países considerados débiles, sino también de naciones o zonas reconocidas como ricas o desarrolladas. En lo que va de 2021 por ejemplo uno de los países que más sufre es Argentina, con los dólares financieros libres saltando 26%, pero detrás hay una importante suba del 16% del dólar en Chile, del 10% en Japón, del 7% en Brasil, del 6% contra el euro y del 5% contra el franco suizo. Sólo están más en línea con el dólar la libra esterlina y el yuan.

Pero, a su vez, mientras el oro y la onza de plata son por el momento descartadas (el oro tiene variación 0% este año y la onza de plata sube 2%), lo que está largamente colocado en el centro de la escena es "el oro de los tontos" (según lo calificó Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo del principal banco de inversión multinacional estadounidense JPMorgan Chase): el bitcoin saltó 6% ayer, sube 95% en los últimos noventa días, llegó a 57.200 dólares y está apenas 10% abajo de su récord de todos los tiempos anotado hace seis meses. 

Otras criptomonedas también estuvieron sostenidas, aunque de ninguna manera de forma tan notable como el Bitcoin, pero el gran temor de muchos inversores es que empieza a verse que en la lenta salida del Covid las empresas tienen problemas de recuperación, los consumidores están sobreabastecidos de efectivo, y con demanda que supera a la oferta se está concretando una ola mundial de inflación que, según el FMI "asusta". 

La suba del petróleo 

Así, ayer hubo varias cotizaciones que dejaron con la boca abierta a miles de inversores. Mientras el hemisferio norte está ingresando a la parte más fría del año, el petróleo volvió a subir otro 1,2%, con la variante WTI alcanzando los US$ 80,50 por barril y el Brent en US$ 83,60, por lo que el crudo alcanzó un nuevo máximo de siete años, exactamente desde setiembre de 2014. Y junto con el embudo del petróleo hay otros sectores sobredemandados con entregas lentas, que también vuelan: el aluminio, por ejemplo, marcó otra suba importante, hasta un precio histórico de US$ 3.042 por tonelada (cuando hace un año estaba a US$ 1.450). 

La situación de enorme volatilidad sigue desinflando lentamente la espuma de las bolsas mundiales, que están montadas en precios máximos históricos, o cerca de ellos. Así, ayer hubo una bajas en bloque del 0,7% para los principales índices de la Bolsa de Nueva York, mientras que la Bolsa de San Pablo sufrió ayer un descenso del 0,6%, que arrastra al índice Bovespa a una caída del 5,7% en lo que va de este año, a lo que debe agregarse que desde diciembre a esta parte el dólar subió en Brasil de 5,18 a 5,54 reales. 

Evidentemente, mientras las tasas de los bonos estatales del mundo acaban de subir de un promedio del 2% al 3% anual en los últimos diez meses, con la tasa a 10 años de EE.UU. saltando de 0,5% a 1,6% anual, se está dando en el mundo de la especulación y el riesgo una gran selectividad y rotación de carteras, tomando posición en activos manejados con responsabilidad (y con futuro) y compañías que funcionan como agujeros negros, con miles de empleados, con sueldos altísimos, insostenibles. Así, ayer, con una paradoja que pone a la realidad enfrente de la nariz, mientras el petróleo se fue a las nubes, la ADR de la petrolera privada Pampa Energía pegó un salto de casi 10% y la estatal YPF bajó 1%.  

Ambas operan en Vaca Muerta, una tiene los empleados necesarios, la otra -según declaró el que fue presidente de la empresa, echado por el kirchnerismo Guillermo Nielsen- "tiene 11.000 empleados, cuando necesita sólo 5.000, y por estar en zonas patagónicas cobran sueldos estrafalarios. 

Veremos cómo responde el mercado financiero argentino de hoy, tras cuatro días de feriado. Los inversores están contando como en un ábaco la cantidad de dólares que hay en el Banco Central y la cantidad de depósitos que hay en los bancos, y los plazos en los que están colocados.  

El jueves el ministerio de Economía debutará con la nueva iniciativa extrema de colocar títulos públicos a un mes de plazo, las Lelites, papeles que serán exclusivos para Fondos Comunes de Inversión y que no generan mucha confianza porque son intransferibles y tendrán vencimiento un día después de que los votos de las legislativas hayan sido contados. 
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés