El Economista - 70 años
Versión digital

mie 22 May

BUE 13°C
Definición

Una sociedad fracturada elegirá entre Biden y Trump

La economía sería el factor determinante del voto lo que en principio favorece a Trump, pero todos los indicadores seguirán mejorando hasta noviembre.

Las elecciones estadounidenses están cada vez más cerca.
Las elecciones estadounidenses están cada vez más cerca. .
26 abril de 2024

Las encuestas sobre intención de voto en Estados Unidos para las elecciones presidenciales del 5 de noviembre muestran una paridad entre Joe Biden y Donald Trump. Pero el expresidente supera al actual en seis de siete estados considerados decisivos en las elecciones del 5 de noviembre.  Se trata de aquellos  distritos en los que el comportamiento de los votantes es menos estable y pueden cambiar sus preferencias de una elección a otra. Son, por lo tanto, la clave para reunir los 270 electores que se necesitan en el Colegio Electoral para obtener la Presidencia.

Trump tiene un claro liderazgo en  Michigan, Carolina del Norte, Georgia, Arizona, Wisconsin y Nevada. Mientras que Biden sólo estaría al frente de ls preferencias en Pensilvania. Con excepción de Carolina del Norte, son estados en los que Biden ganó hace cuatro años.

El resultado de las encuestas se explica principalmente por la evaluación negativa que tiene la mayoría de la sociedad de la gestión del  Gobierno. Solo el 40% la aprueba frente al 60% que la desaprueba. El 54% de los votantes considera que Trump es más apto  para conducir la economía, que es el tema que más les preocupa, mientras que solo el 34% considera que los es Biden. El expresidente supera también al actual en materia de política inmigratoria que tiene mucho peso a la hora de decidir el voto. Biden obtiene mejores notas en la cuestión del aborto que cobró relevancia en el debate político a partir de una decisión de la Corte Suprema que dejó de considerarlo un derecho federal amparado por la Constitución y determinó que son los estados los que deben legislarlo. 

Una luz de esperanza para Biden es que de la encuesta surge que hay un 25% de votantes que todavía están indecisos o que se inclinan por un tercer candidato como es el caso de Robert F. Kennedy Jr. 

También los analistas señalan que la imagen de Trump se podría ver deteriorada de acuerdo a como avancen los juicios que tiene en su contra. Aun antes de eventuales fallos adversos, el 53,6% de los ciudadanos tiene una imagen negativa del expresidente según el promedio de encuestas del sitio Real Clear Politics.  

Una visión distinta aporta Economist Intelligence Unit,  que se dedica al análisis de escenarios globales y está vinculada a la revista  británica The Economist.  Sus analistas pronostican que Biden ganará las elecciones en noviembre. Coinciden con todos los sondeos en que el tema determinante del voto será la economía. Pero como consideran  que los indicadores seguirán mejorando  hasta el día de las elecciones,  un tema que hoy le es esquivo, le terminaría dando el triunfo a Biden. Los avances en la economía son tan consistentes que la Reserva Federal no tiene previsto por ahora bajar la tasa de interés como hasta hace poco se descontaba que lo haría en junio.    

Esa visión se basa en que la tasa de inflación continuará bajando, aunque lentamente, durante los próximos meses. A su vez, la economía podría crecería  por encima del 2,5% este año superando ampliamente el desempeño del resto de los países desarrollados. La actividad se sostendrá en el consumo que se expandirá de la mano de un mercado de trabajo sólido con creación de empleo y mejoras salariales.

De esa manera, la economía tendrá un aterrizaje suave, es decir que logrará bajar la inflación sin haber provocado una recesión que muchos vaticinaban. Ante ese escenario, muchos analistas sostienen que Biden recibe perores notas de las que merece por su manejo de la economía. 

El otro número al que le debe prestara atención Biden es el de sus año. Una reciente encuesta de The New York Times mostró que el 73% de los votantes lo consideraba "demasiado viejo para ser un presidente efectivo". Es una percepción instalada a pesar de que su presidencia fue muy activa y que Trump es sólo tres año y medio menor. 

Para noviembre faltan varios meses y la apuesta del Presidente es que comience a revalorizarse su gestión. Cabe esperar una campaña muy polarizada en esta reedición de las  elecciones realizadas en 2020, algo que no ocurría desde hace setenta años. La sociedad llegará al día de las elecciones más fracturada que nunca. La división no es consecuencia exclusivamente de diferencia en materia de preferencias electorales sino que responde a temas culturales e identitarios lo que hace más difícil su superación.          

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés