El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 9°C
Panorama

Bonos y acciones con los mejores precios de casi 5 años

Hubo señales de distensión en todos los mercados. Afuera Irán bajó un cambio, y cedieron el petróleo y los metales preciosos, y las Bolsas se entonaron. Y adentro las mediciones de inflación dan bien a la baja, creen que posiblemente no se necesite devaluar. Pero lo preponderante fue el mensaje que daría Milei. El dólar sigue dormido y los títulos argentinos están en máximos que no se veían desde Macri.

Wall Street
Wall Street EE
Luis Varela 22 abril de 2024

Con señales de viento a favor tanto externas como internas, los mercados tuvieron un lunes para el festejo, con amplias sonrisas sobre todo en Argentina. La plaza financiera local cerró el día con dólares libres mixtos, pero con potentes subas en los títulos, con los bonos en el mayor nivel desde agosto de 2019, con el riesgo país muy a la baja (con el menor número en cuatro años y medio) y las acciones pegaron un salto, con suba en bloque para los ADR argentinos que se negocian en Nueva York.

El factor que movió todos los parámetros de los mercados del exterior tuvo que ver con un mensaje de Irán, desde donde se afirmó que no se intensificará el conflicto con Israel. Y esa decisión actuó como música para los inversores: las Bolsas de todas partes empezaron a recuperar pero donde más movida se vio fue en el petróleo, que anotó su menor precio en seis semanas, y con un desplome para los metales preciosos, con importante retroceso para el oro y un desplome aún más fuerte para la onza de plata.

En cambio, los elementos que provocaron una rueda tan positiva en el mercado argentino fueron varios. En primera medida, varias consultoras empezaron a emitir cálculos de alta frecuencia que indicaron que en la tercera semana de abril hubo deflación. Es más, llegan a decir que creen que la inflación núcleo del mes puede estar en la zona del 6%, que tendrá un IPC del 9% porque se encontrará con la recuperación tarifaria de los servicios públicos regulados. 

Con este dato de inflación a la baja, y con perspectivas de que en mayo pueda llegar a concretarse una inflación del 5%, desde consultoras como el IERAL, el economista Jorge Vasconcelos afirmó que "el actual tipo de cambio no está mal: sabemos que el crawling peg del 2% mensual es una complicación, pero si la inflación sigue bien a la baja es posible que nos encontremos con un repunte de actividad pronto, aunque no creo que sea muy rápida en forma de "V".

Desde la Cámara de Almaceneros, Fernando Savore dio un mensaje en la misma línea: "Después del fogonazo inflacionario de diciembre, enero y febrero, en marzo trabajamos bien, y en abril también lo estamos haciendo; nos llegan bonificaciones en muchos productos, con bajas importantes, y lo que verdaderamente nos preocupa es la fuerte factura de electricidad, que puede dejar fuera de juego a muchos pequeños comercios de proximidad".

Pero, además de esos elementos que están rodando en el día a día, el centro del escenario estuvo ocupado obviamente por la cadena nacional que emitiría el presidente Milei después del cierre de negocios. Si bien había cierto hermetismo y la posibilidad de que se anuncie alguna sorpresa, se descontaba que el titular de la Casa Rosada haría un balance económico-financiero de los primeros 120 días de gestión, resaltando los números positivos de la balanza fiscal y comercial producto del ajuste.

Al mismo tiempo, se conocía que había ciertos avances para que se logre un dictamen positivo a la segunda tentativa por la Ley Bases, junto a la reforma laboral y el paquete fiscal, recientemente enviados por el Poder Ejecutivo al Congreso. Sin dudas, estas discusiones parlamentarias no serán sencillas tras las fuertes críticas que les hizo Milei a los senadores por haberse multiplicado el sueldo. Y en la incógnita estaba la posibilidad de que se intente fijar un tope para todos los sueldos públicos, algo que obviamente jamás dejarán pasar los legisladores y los jueces.

Veremos qué impacto tendrá todo lo que suceda en los negocios del martes. Por lo pronto, a pesar de la descompresión de las materias primas por la señal entregada por Irán, las tasas largas de EE.UU. subieron otro poco y se aplanaron aún más: se pagó 5,2% anual a 1 año de plazo, 4,7% a 5 años, 4,6% a 10 años y 4,7% a 30 años. Y con estos rendimientos en el exterior el dólar subió 0,3% en México, 0,2% contra la libra y 0,1% contra el yen y el yuan, no cambió contra el euro, y bajó 0,2% en Chile y 0,6% en Brasil.

Dólar y bonos

En el mercado cambiario local, con incipientes liquidaciones del campo se granos que habían quedado como remanente, con el dólar exportador anclado en $ 944,78, el BCRA compró nada menos que US$ 304 millones en el mercado, pero por pagos de deuda del día al final de la jornada la autoridad monetaria sumó reservas por solamente US$ 60 millones. Y con ese contexto, el dólar blue saltó $20 hasta $1.035 (venía muy atrasado), mientras que el dólar Senebi cayó $7,50 hasta $1.061,76, el dólar MEP se hundió $12,34 hasta $1.014,31 y el contado con liquidación bajó $9,20 hasta $1.060,69. Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 13% y la del CCL con el mayorista fue del 22%.

En base a lo que pueda adelantar Milei, posiblemente con algún tipo de composición en el blend con el que se calcula el dólar exportador, lo cual impulsaría algo al ccl y ampliaría un poco la brecha pero sumaría más reservas para pagar más deuda, sin un volumen destacado, los bonos argentinos subieron otro 3%, por lo que el riesgo país cayó 68 unidades hasta 1.148 puntos básicos. 

Y debe advertirse que con este nivel los bonos ya valen antes de que Macri abandonara el poder en 2018, y el riesgo también volvió al escalón de esa época, que nos acerca un poco más al crédito bancario internacional.

A nivel papeles privados, hay inquietud porque están entrando los balances trimestrales de las tecnológicas (no se espera nada bueno con Tesla), pero la menor tensión en Medio Oriente, con petróleo y metales en baja determinaron que las Bolsas mejoraran. Tras la caída de la semana pasada, hubo un repunte en la Bolsa de Nueva York, con suba del 0,7% para el Dow, del 0,9% para el S&P y del 1,1% para el Nasdaq. En tanto que la Bolsa de San Pablo subió 0,4% y la de México mejoró 1,2%.

La Bolsa, con un volumen de negocios insignificante

Y a nivel local, con un volumen de negocios insignificante, $769 millones operados en acciones y $1.036 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires saltó 6,7%. 

Al tiempo que los ADR argentinos en NY anotaron una brillante suba en bloque del 1% al 13% para Supervielle, Central Puerto, Francés, Galicia, YPF, Telecom, Pampa E, Edenor, Macro, TGS, IRSA, Cresud, Loma Negra y Despegar, con baja del 1% para Bioceres.

El tablero de las materias primas tuvo notables cambios. Hubo una baja del 1,6% para el petróleo. Los metales preciosos estuvieron muy en descenso, sobre todo la onza de plata. Los metales básicos siguieron mixtos (demandados por las estructuras bélicas). 

  • En granos, Chicago estuvo a pleno en alza, sobre todo para el trigo. Y en Rosario el trigo también se destacó, pero con soja y girasol en baja. Y lo que tranquilizó muchos ánimos fue lo sucedido con el mundo cripto: tras el halving (la menor emisión de Bitcoin), la moneda más famosa del sector recuperó 3,5% y hubo subas de hasta el 5% para el resto de los valores del panel.

Este martes puede haber algún ruido por la marcha que realizarán sectores de la educación. Pero desde lo financiero los ánimos se tranquilizaron ya que a pesar de tasas de interés más bajas, los depósitos en pesos y dólares que hay en los bancos siguen creciendo. Y, además, en lo que hace a dólar futuro, los contratos del Rofex no esperan apertura del cepo pronto, ya que las movidas con precios alcistas llegan recién a partir de octubre.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés