Volatilidad

Mercados sin brújula con los inversores haciendo apuestas

Dos de los más grandes bancos de inversión del mundo les dicen a sus clientes que se vienen direcciones de mercado opuestas

La guerra en Ucrania hace que los mercados estén volátiles.
La guerra en Ucrania hace que los mercados estén volátiles.
Luis Varela Luis Varela 04-04-2022
Compartir

Volatilidad sigue siendo la palabra, y el origen de esta permanente suba y baja de los precios no es otra cosa que la incertidumbre generada en parte por la guerra en Ucrania, pero también por lo que vayan a decir mañana las minutas de las últimas reuniones de la Fed y el BCE donde le darán a los mercados de todas partes una pauta de cómo seguirá el costo del dinero en los meses que siguen.

Y a tal grado llega el desconcierto que genera esta suba y baja de cotizaciones que dos de los principales bancos de inversión del mundo, como JPMorgan y Morgan Stanley emitieron informes para sus clientes con orientaciones diametralmente opuestas: el primero les dijo que seguimos en un mercado toro (bull) alcista, y que hay que seguir apostando por las colocaciones en acciones, mientras que el otro advirtió es esta suba de estos días es nada más que una pausa, y que ya estamos en un mercado bear (oso), advirtiendo que todavía hay por delante bajas considerables.

¿Quién tiene razón? ¿Quién tiene "inside information" sobre las pautas que marcarán los principales bancos centrales? 

La semana pasada desde la Fed se deslizó una severa advertencia a los inversores, advirtiendo que la inflación no para, que el empleo está demasiado dinámico, y que hay preparados tres escalones alcistas para la tasa corta de esa entidad de 0,5 punto cada uno, en mayo, julio y setiembre. Medida que varios analistas contestaron: "esta inflación de hoy se vendrá abajo, estamos entrando en una zona de estancamiento, y si llegan a subir tanto la tasa partirán en dos al mercado".

La apuesta de Musk

Lo cierto es que en medio de esta incertidumbre absoluta, el multimillonario Elon Musk decidió realizar ayer una jugada importante: con una inversión de US$ 2.890 millones (centavos para lo que significa su fortuna) se compró el 9,2% de la empresa Twitter y la operación tuvo tal reacción que la cotización bursátil de la empresa anotó ayer una electrizante suba de casi 28% en un solo día, por lo que la sacó un poco más del pozo. 

Twitter había llegado a cotizar a US$ 77 en la apertura de diciembre último, luego se desplomó hasta US$ 32 y ayer, antes de la apertura en Wall Street, Musk hizo su jugada, la compró en US$ 40 y terminó a casi US$ 50. Palpitante.

Estas maniobras multimillonarias ocurren en un mundo que sigue mostrando oscilaciones en los productos esenciales. Ayer, mientras había todavía bombardeos rusos sobre Odessa, el petróleo desconcertó ya que volvió a subir más de 4%, hasta US$ 103,70 la variante WTI y US$ 108 la variante Brent, a pesar de que Estados Unidos anunció que liberará una gran parte de sus reservas estratégicas y luego de que la Opep confirmara que dese mayo incrementará la producción diaria de manera considerable.

Detrás de este salto en el crudo, valor esencial, ya que ayer hubo una nevada en Europa y los requerimientos de energía siguen siendo importantes a pesar de haberse iniciado ya la primavera en esa zona, los metales preciosos actuaron mixtos, los metales básicos estuvieron en alza, hubo un repunte para los granos en Chicago, sobre todo para el trigo, mientras que las criptomonedas la vieron pasar sin pena ni gloria, ya que se frenaron, o incluso anotaron bajas de hasta el 2%.

Subas en las bolsas

Frente a tanta volatilidad, las bolsas europeas y Wall Street terminaron con subas. La Bolsa de Nueva York subió apenas en el Dow pero saltó casi 2% en el Nasdaq gracias a la travesura de Musk con Twitter, que le ve todavía atractivo a los papeles tecnológicos a estos niveles de precios. Pero las bolsas latinoamericanas no estuvieron tan bien: la Bolsa de San Pablo bajó 0,2% y la  de México perdió 0,5%. A nivel local, en cambio, hubo buen clima: con $1.767 millones operados en acciones y $2.555 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,9%, con mayoría de subas para los ADR (muy buen día para YPF, que ganó 5%), y una rueda más apagada para Cresud.

En el plano de las divisas, todo está colgado de lo que digan mañana las actas de las últimas reuniones de la Fed y el BCE. En el exterior el dólar subió 0,7% contra el euro y 0,2% contra el yen, no cambió contra la libra y bajó 0,2% en México, 0,4% en Chile y 1,4% en Brasil. Y en Argentina hubo una especie de compensación tras lo que ocurrió en la última semana. Esta vez bajó apenas el blue a $199, y hubo un repunte para los dólares financieros libres hasta  $190,50 el CCL y $191 el MEP, en una rueda en la que el BCRA logró sumar US$ 52 millones a las reservas.

Pero lo que más atención concentró en el mercado local fue lo anunciado por el Ministerio de Economía para la operación con bonos. Confirmó que la adhesión al canje de la deuda local llegó, luego de la reapertura que se hizo a comienzos de este año, hasta un 99,75% de lo que había. Y ahora anticipa que en los próximos días hará una reapertura del canje para el 4,5% de papeles de bonos ley Nueva York que quedaron fuera de la reestructuración, por lo que hay que estar atentos para ver lo que se ofrece, ya que los papeles fueron deslistados de las cotizaciones en las últimas semanas, generando mucho desconcierto en los tenedores de esos papeles, a los que se les había dicho que desde enero empezarían a cobrar normalmente.

Veremos qué es lo que anuncian, pero la sola mención de que habrá una reapertura permitió cierta distensión en el mercado de papeles públicos argentinos, por lo que ayer el riesgo país bajó otras 18 unidades hasta 1.693 puntos básicos, el menor nivel de los últimos 140 días. En la primera semana de enero, cuando el acuerdo con el FMI estaba en un pantano, en riesgo llegaba a 1.978 puntos, 285 unidades más que ahora, lo cual es un alivio muy importante.

¿Significa esto que Argentina va logrando un paso hacia el retorno a los mercados voluntarios? El economista jefe de Econométrica, Ramiro Castiñeira, dio su veredicto al respecto: cuando le preguntaron si habrá que esperar hasta 2024 para tener un mercado más normalizado, contestó "El Gobierno se comprometió con el FMI a tapar el déficit con mucha deuda interna; no hará ajuste, no le dará a la maquinita, pero nos inundará con deuda en pesos. En su momento, Cambiemos tampoco hizo ajuste y se financió con deuda externa y cuando se acabó ese crédito, todo voló por el aire; y ahora cuando se acabe el crédito interno en pesos, corremos el riesgo de que pase exactamente lo mismo".

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés