El dólar siguió subiendo

Inversores a ciegas: el peso y los bonos se hunden más

Nadie imagina cuál puede ser el plan del Gobierno para salir del atolladero y el CCL libre saltó a un récord de $213

Sigue aumentando la tensión cambiaria a pesar de los cepos que pone el Gobierno
Luis Varela Luis Varela 03-11-2021
Compartir

A ciegas, en uno de los días más complicados del año, el mercado argentino tuvo ayer otra rueda con los dólares libres trepando a cotizaciones más altas, con la peor jornada de los últimos tiempos para los bonos, con el riesgo país en un nuevo récord pos canje y sólo hubo cierta ilusión en la Bolsa, que mejoró en pesos, pero que terminó empatada en dólares, con los inversores operando mucho más en papeles extranjeros que argentinos. 

Como si se tratara de una manada que va empezando a movilizarse, la incertidumbre a 250 horas de las elecciones del 14 de noviembre pone a las cotizaciones cambiarias libres en zona de pánico, y eso arrastra a toda la economía, generando a su vez precios internos más altos.  

La creciente tensión social y el mal desempeño -con ningún tipo de resultado concreto en las reuniones de Roma y de Glasgow- más la sucesión de ideas locas que se vienen aplicando desde que el oficialismo fue derrotado en las PASO acaban de gatillar una verdadera huída del peso, con inversores que se contactan con sus bancos o agentes de inversión y les piden "sácame del peso como sea, a través de cualquier canal". 

Los próximos pasos 

Así, con clara desconfianza, y con una desesperación por recuperar votos agudizando políticas intervencionistas (con más cepos, congelamiento de precios de alimentos, y ahora también de medicamentos), está creando un plafón inflacionario muy complicado. Analistas ya miden un octubre con un índice que estaría nuevamente en torno al 3% mensual y con un noviembre que arranca con subas de expensas, cuotas, indumentaria, alquileres, celulares, GNC y alimentos en general, que pone a la sociedad en una nebulosa. 

Guzmán habla y habla con el FMI, desde hace 23 meses, reclama baja de tasas adicionales y un plazo menor a diez años, y como ese acuerdo no llega todo se va desmoronando, y se hace todo lo contrario de lo que se debe hacer. El mercado no ve cómo Argentina va a encarar los desequilibrios, hay mucha deuda, rojo fiscal, y no bajan el gasto. Y el 15 de noviembre, sin que importe quién haya ganado, se vienen dos años más, sin que aparezca alguien con espaldas políticas lo suficientemente fuertes como para poner los números macro con algún tipo de orden. 

Por su parte, el exdirector del Indec, Victor Becker advirtió que "no se puede mantener una brecha cambiaria del 100% como la actual, porque lleva a maniobras de facturación de comercio exterior. La única salida de este enjambre es bajar la incertidumbre política; y debe entenderse que el precio actual del dólar es de pánico, porque nadie sabe qué va a pasar. Es cierto que un acuerdo con el FMI puede ayudar, si es que te creen, pero hay que hacer un acuerdo con la oposición para tomar medidas concretas, de otro modo va a suceder lo que ya sufrimos alguna vez, como un Rodrigazo, y eso deteriorará más las cosas". 

Y el operador Ariel Manito, de Portfolio Personal planteó que "como ocurre antes de cada elección las cosas se van complicando. Nadie sabe qué pasará el día 15, estamos a ciegas, ya tuvimos experiencias en las que el tipo de cambio voló y luego retrocedió. Por ejemplo, el que compra Cedears con este tipo de cambio debe pensar que lo hace con un tipo de cambio alto. Un acuerdo con el Fondo solo no alcanzará, seguirá la incertidumbre si no aparece un consenso, un plan". 

La Fed concentra la atención 

Con toda esa realidad, mientras los inversores del mundo estuvieron con los ojos puestos en la reunión de dos días de la Fed (concluye hoy) para saber cuándo comienza el tapering y qué puede pasar con las tasas, en el exterior el dólar estuvo en general firme: subió 0,4% contra la libra, 0,2% contra el euro y el real, 0,1% contra el chileno, no cambió contra el yen y bajó 0,3% en México". Pero en Argentina el dólar estuvo muy caliente.  

El Gobierno intervino los canales que tiene bajo cepo estricto, con gran venta de bonos y con uso de reservas, pero igualmente no pudo evitar que los 14 dólares de Alberto volvieran a subir. 

El dólar turista subió 1 centavo hasta $173,84, el dólar oficial subió 1 centavo hasta $105,36 y el blue subió $1 hasta $197,50. El dólar mayorista subió 5 centavos hasta $99,86, con el BCRA perdiendo otros US$ 32 millones de las reservas, hasta US$ 42.749 millones brutos, pero las líquidas están en mínimos. Al tiempo que el dólar Senebi saltó $3 hasta un cierre récord histórico de $213. Mientras que muy bloqueados el dólar MEP subió 10 centavos hasta $179,32 y el contado con liquidación subió 10 centavos hasta $179,42. Y la brecha entre el oficial y el blue fue del 87,5% y la del CCL y el mayorista fue del 79,8%. Y medidos en pesos, el real subió 1 centavo hasta $17,58, el euro bajó 21 centavos hasta $115,60 y la libra bajó 38 centavos hasta $135,92. 

Más colocaciones del BCRA 

Todo este cuadro de hundimiento del peso vino acompañado con dos decisiones muy complicadas. El BCRA colocó otros $ 285.472 millones en Leliq al 38% y por los plazos fijos los bancos pagaron 37%. Y el Ministerio de Economía confirmó que este jueves colocará no solo mas deuda, sino que también empezará a canjear bonos que vencen (por ahora de manera voluntaria), ya que no está en condiciones de pagarlos. 

En concreto, el Gobierno hará este jueves el llamado a una nueva licitación de Lelites, Ledes y Boncer por efectivo, y también ofrece un bono atado al dólar 2021 para canjear por una canasta de bonos atados al dólar 2022 y 2023, o un bono atado al dólar 2021 por una canasta de Lede febrero 2022 y bono atado al dólar 2023. 

Dividiendo a formadores de mercado y a inversores en general, ofrecerá una letra de liquidez del Tesoro en pesos a descuento con vencimiento 30 de noviembre de 2021 (nueva); una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (s31e2 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de marzo de 2022 (s31m2 ? reapertura); instrumentos a licitar que no forman parte del programa de creadores de mercado: un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,30% vencimiento 20 de septiembre de 2022 (t2x2 - reapertura); y un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,4% vencimiento 25 de marzo de 2023 (tx23 - reapertura). 

Detrás de este difícil momento argentino, muchos inversores mundiales siguen buscando posiciones refugio: ayer hubo subas de los precios contado de los bonos de EE.UU. y sus tasas a vencimiento subieron y se aplanaron las diferencias de corto y largo plazo: 1,4% anual a 5 años, 1,5% a 10 años y 1,96% a 30 años.  

Pese a lo que decida la Fed con el tapering, Wall Street logró otro triple récord y el Dow Jones superó el hito de los 36.000 puntos: imperturbable, los índices de la bolsa de Nueva York siguen en alza, con una mejora promedio de casi 0,4%, pero con una selectividad gigante. Mientras que fue un buen día para las bolsas latinoamericanas, con San Pablo 2% arriba y con México 0,7% en alza. 

La Bolsa porteña 

En el mercado bursátil local, con $1.605 millones operados en acciones argentinas y $4.241 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 2,1% en pesos, pero quedó casi neutralizada en dólares. Al tiempo que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York tuvieron subas y bajas, con buen resultado para Galicia (subió casi 3%) y con un día muy oscuro para YPF que cayó más del 4%. 

Las commodities, mientras tanto, tuvieron un día dividido, con subas para los granos y las criptomonedas, pero con bajas para el petróleo, los metales preciosos y los metales básicos. Todos quieren conocer cuál será el mensaje de Jerome Powell: la música que alimenta a Wall Street puede pasar del rock al soul, y finalmente las cotizaciones se pueden llegar a apaciguar. 

De fondo, con todo ese escenario, los contagios por Covid están creciendo nuevamente en Argentina y Rusia tiene muertes diarias récord. El horizonte es brumoso. Y para el país, con tantos vencimientos en los próximos meses, y con una conducción política que quizás pierda mucho poder en las elecciones del 14, todo se preguntan cómo hará el Gobierno para convencer a los inversores de que les sigan prestando plata y, sobre todo, a las empresas para que vuelvan a invertir y a generar empleo. 

Hasta ahora, con las políticas aplicadas para intentar dar vuelta las urnas, llevaron a los bonos a cotizar otra vez con paridades del 33% a los papeles respaldados por ley local y del 36% los que tienen amparo de ley extranjera. Para los que intentan proteger sus ahorros está todo prohibido: parecen ser más delincuentes las personas que quieren cuidar sus tenencias que alguien que roba un celular o un auto. Así, obviamente, el goteo de depósitos sigue. Y se verá cuán exitosa es la licitación del jueves. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés