El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 12°C
Alianza

Biden, Sunak y una "Carta del Atlántico" versión siglo XXI

El líder norteamericano recibió a su par británico en la Casa Blanca y, a través de una declaración con un nombre muy simbólico, acordaron profundizar los lazos económicos y estratégicos entre EE.UU. y el Reino Unido, aunque no hablaron sobre firmar un Acuerdo de Libre Comercio.

Biden, Sunak y una "Carta del Atlántico" versión siglo XXI
Damián Cichero 08 junio de 2023

Este jueves, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibió al primer ministro británico, Rishi Sunak, para consolidar la alianza entre sus países.

A través de la firma de la "Declaración del Atlántico", un nombre para nada casual, Washington y Londres acordaron profundizar sus estrechos lazos económicos, comprometiéndose a acelerar la transición hacia la energía limpia y fortalecer las cadenas de suministro de minerales críticos.

Sunak describió la declaración como la primera asociación económica de su tipo que trazó una futura cooperación en temas como la inteligencia artificial y otras relaciones económicas y comerciales.

"Sé que algunas personas se han preguntado qué tipo de socio sería el Reino Unido después de dejar la Unión Europea. Yo diría que nos juzguen por nuestras acciones. Estamos tan comprometidos con nuestros valores como siempre, un aliado tan confiable como siempre, un destino de inversión tan atractivo como siempre", agregó. 

La reunión representó el cuarto encuentro entre Biden y Sunak en lo que va del año, ya que se habían visto por última vez en Hiroshima, Japón, en la cumbre del G7. Además, se reunieron en Belfast durante abril y en San Diego durante marzo en un evento que marcó la asociación de defensa de los Estados Unidos, Australia y Reino Unido (AUKUS). 

Una histórica amistad

Erróneamente se cree que, debido a las características culturales y lingüísticas que comparten, el Reino Unido es el aliado más viejo de Estados Unidos. Pero, en realidad, ese estatus le corresponde a Francia, país que apoyo a EE. UU. en su Guerra de Independencia contra el Imperio británico. 

En realidad, fue el 3 de septiembre de 1783, siete años después de la declaración de independencia de EE. UU., cuando Washington y Londres firmaron el Tratado de París y el Reino Unido reconoció formalmente a ese país como soberano. 

Y, a partir de ese momento, comenzó lo que fue el histórico relevo por el cual Estados Unidos remplazo al Reino Unido como la máxima potencia del Sistema Internacional. 

Justamente, la "sesión" voluntaria británica es un caso de estudio, ya que, históricamente, las rispideces entre una potencia consolidada y otra en ascenso se resuelven con una guerra hegemónica, algo que en este caso no sucedió. Y fue gracias a las concesiones británicas que la alianza entre estas dos potencias se comenzó a consolidar. 

Finalmente, tras pelear juntos en la Gran Guerra, fue el 14 de agosto de 1941, cuando Estados Unidos y el Reino Unido terminaron de consolidar su alianza ante la amenaza que representaba la Alemania nazi de Adolf Hitler: a través de la Carta del Atlántico, Franklin Delano Roosevelt y Winston Churchill acordaron "hacer conocer ciertos principios comunes en la política nacional de sus respectivos países, en los cuales descansan sus esperanzas de lograr un porvenir mejor para el mundo".

Precisamente, durante su encuentro de este jueves, Sunak bromeó diciendo que no imitaría a su predecesor Churchill, quien supuestamente deambulaba por la residencia de la Casa Blanca en medio de la noche cuando era invitado por Roosevelt.

La alianza en el siglo XXI

En la actualidad, EE. UU. y el Reino Unido mantienen importantes alianzas, siendo la OTAN la más representativa. Aunque el país norteamericano es el líder indiscutido de dicha alianza, ya que aporta el 70% del presupuesto de la misma, el archipiélago ocupa el segundo lugar con el 6,2%.

Además, junto a Francia, los tres países son los únicos miembros de la alianza transatlántica que poseen armamento nuclear y poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. 

Ciertamente, la cuestión nuclear ha sido una de las cuestiones que, en algún momento, elevaron las tensiones con Francia:  EE. UU. y el Reino Unido firmaron junto a Australia el ya mencionado acuerdo AUKUS, el cual tiene como objetivo proveerle al país oceánico submarinos nucleares con el fin de contrarrestar el avance chino en la región del Indo-Pacífico.  

Pero el problema fue que, para firmar la alianza, Canberra primero debió cancelar un acuerdo que tenía con Francia, por US$ 36.000 millones, para adquirir sus submarinos, algo que a París no le causó nada de gracia. 

A nivel global, ambos países ven a China como la principal amenaza: al igual que EE.UU., el Reino Unido prohibió que Huawei instale sus redes de 5G en territorio británico y prohibió que sus funcionarios públicos tengan TikTok en sus celulares. 

Los nuevos acuerdos

Como era de esperar, en plena guerra en Ucrania, suceso que ha revitalizado el papel de la OTAN, Biden y Sunak confirmaron su "apoyo inquebrantable al pueblo de Ucrania".

En una clara muestra de apoyo de Biden a Sunak, ambos respondieron preguntas en una conferencia de prensa conjunta, una oportunidad que no se les brinda a todos los líderes mundiales que visitan la Casa Blanca. 

"Es desalentador pensar en las conversaciones que tuvieron nuestros predecesores en esta sala, cuando tuvieron que hablar de las guerras que lucharon juntos, la paz que ganaron juntos", explicó Sunak.

"Nuevamente, por primera vez en más de medio siglo, nos enfrentamos a una guerra en el continente europeo y, como lo hemos hecho antes, Estados Unidos y el Reino Unido se han unido para apoyar a Ucrania", agregó.

El británico también persuadió al líder demócrata de respaldar la candidatura de su ministro de Defensa, Ben Wallace, para convertirse en el próximo secretario general de la OTAN.

Durante su encuentro, ambos líderes también abordaron la seguridad de la inteligencia artificial y Sunak confirmó que su país organizaría la primera cumbre sobre el tema durante este otoño europeo para discutir cómo se pueden mitigar los riesgos de la IA a través de una acción coordinada internacionalmente.

Por otra parte, mientras el Reino Unido continúa lidiando con los problemas heredados del Brexit, ya se había confirmado que Biden y Sunak no discutirían sobre un posible acuerdo de libre comercio entre sus países.

Pero, en ausencia de un TLC, Sunak explicó que su país firmó acuerdos individuales con algunos estados y espera llegar a otros "acuerdos específicos".

Un ejemplo de esto se observó el martes, cuando el ministro de Comercio británico, Nigel Huddleston, firmó un acuerdo comercial con el estado de Oklahoma. El memorando de entendimiento comercial y económico es el cuarto acuerdo que Gran Bretaña firma con un estado estadounidense. 

Según Londres, este último podría aumentar las exportaciones de servicios británicos a Estados Unidos en US$ 55 millones por año y se centrará en impulsar el comercio verde. 

Para Sunak, una nueva alianza comercial ayudaría a Londres y Washington a proteger las cadenas de suministro y navegar en una economía global donde los nuevos poderes están "manipulando los mercados globales, reteniendo recursos cruciales y tratando de establecer un dominio absoluto sobre las industrias que definirán nuestro futuro".

Hoy en día, Estados Unidos es el principal socio comercial del Reino Unido: el 12,7% de sus exportaciones van hacia el país norteamericano, mientras que el 8,7% de sus importaciones provienen de allí. 

Por últimos, los mandatarios abordaron la cuestión de Irlanda del Norte, ya que el país se encuentra políticamente paralizado desde que el Reino Unido abandonó la Unión Europea.

Irlanda del Norte es el único país del Reino Unido que comparte fronteras con Irlanda, país que sigue formando parte de la UE. Pero, en el marco del Acuerdo de Viernes Santo, se decidió no establecer una frontera dura entre ambas partes. 

Por ello, se permitió que Irlanda del Norte continuase siendo parte de la UE y se impusieron controles fronterizos entre este país y el resto del reino, aunque para los norirlandeses esto no hace más que alejarlos de la Corona británica.

Para Biden, de raíces irlandesas, y quien este año visitó Irlanda en el marco del 25 aniversario del Acuerdo de Viernes Santo, la resolución del conflicto es primordial. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés