El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 May

BUE 11°C
Siguió la pax cambiaria

Nada cambia, los bonos bajan y el riesgo país sigue en alza

Acciones sin negocios, bonos a la baja y un riesgo país otra vez arriba de 1.900 puntos

Las acciones argentinas ayer tuvieron un buen día, pero sin volumen.
Las acciones argentinas ayer tuvieron un buen día, pero sin volumen. Archivo.
Luis Varela 08 junio de 2022

Enceguecidos o convencidos que con esta política económica lograrán mantener su espacio de poder en la política, el Gobierno tomó ayer medidas orientadas a más de lo mismo, sin cambios respecto de lo que viene realizando desde diciembre de 2019, y el resultado fue una situación de pax cambiaria por especulación de privados, acciones sostenidas pero sin volumen y nueva baja para los bonos, con un riesgo país que  trepó otras 26 unidades, hasta 1.931 puntos básicos, alejándonos otra vez del nivel de riesgo de los países vecinos.

Por supuesto, los dos temas que dominaron ayer el mundo económico giraron en torno a las dos grandes cuestiones de la semana: las sospechas de corrupción por el gasoducto que debe partir desde Vaca Muerta y el proyecto de ley enviado al Congreso para aplicar un impuesto a la renta inesperada, que como el impuesto a la riqueza parte de la idea de que alcanzará a muy pocas compañías, pero en realidad los tributaristas especializados -que leyeron en detalle el proyecto ingresado en Diputados- afirman que es un intento por colocar un nuevo tributo que castigará a empresas medianas y grandes, y que no están estrictamente ligadas con granos o energía, que son los dos sectores que supuestamente permitieron ingresos adicionales por la guerra.

Pero el tema no acabó allí.

El Presidente, junto a una mayoría de gobernadores peronistas, está avanzando para intentar ampliar el número de miembros de la Corte Suprema para que la Justicia siga tallando en línea con la política.

El escenario global

Es cierto, todo este difícil contexto se está dando a la salida de la pandemia de Covid y con la invasión rusa a Ucrania en pleno desarrollo. Esos son dos movimientos que están limitando las ofertas de productos en todo el planeta por escasez o disrupciones en las cadenas de suministros. Eso mantiene a las commodities con precios insólitos y los países más en dificultades o empobrecidos como Argentina son los que más complicaciones enfrentan.

Y la reacción que tuvieron ayer las materias primas ante esta insólita situación mundial siguió siendo tensa. El petróleo subió otro 1,2%, aunque hubo una realidad un poco más mixta en el resto de los valores. Hubo por ejemplo pocos cambios en los metales básicos. Los granos estuvieron firmes en Chicago pero en baja en Rosario. Y los que buscan refugio volvieron a elegir las posiciones tradicionalmente seguras, de ahí que los metales preciosos estuvieron sostenidos pero las criptomonedas enfrentaron algunas bajas, nada importantes.

Mientras tanto, después de que la secretario de Estado de EE.UU. Janet Yellen dijera que "les probable que la inflación se mantenga alta", los inversores conservadores globales siguen apostando por la compra de bonos norteamericanos, que ayer ganaron precio contado y sus tasas a vencimiento se orientaron apenas a la baja: 3% anual a 5 años, 3% a 10 años y 3,1% a 30 años, con los bonos privados de empresas internacionales de primera línea anotando algunas subas después de dos meses con gruesas pérdidas.

Esta movida determina que los capitales salgan de los mercados emergentes. Así, en el exterior el dólar subió 1,7% en Brasil, 1% en Turquía, 0,5% en Japón y 0,2% en Chile, pero bajó 0,1% contra el euro y el mexicano y achicó 0,5% contra la libra esterlina, después de que Boris Johnson zafara de su fiesta el número 10 de Downing Street, no tendrá que pagar una multa con un préstamo como en el caso Olivos, pero su partido está registrando una clara baja de seguidores.

En Argentina, en línea con las protestas que le hizo Cristina Kirchner, apuntando a los funcionarios que no funcionan, y reclamándole que use la lapicera, porque le están sacando los dólares al Banco Central como se les roban caramelos a un chico, la pax cambiaria continuó, con movimientos especulativos a full de parte de importadores y exportadores, con sobre y sub facturaciones a la orden del día. Y con Paolo Rocca diciendo que no simpatiza con la ideología de este Gobierno, pero "respeto el enfoque técnico cuando lo reconozco como tal, y no hubo corrupción en esta licitación, ni los chinos ni nadie pudo igualar nuestra oferta".

Resultado de todo esto, los dólares siguieron en calma. Según denuncian, entran y salen containers con contenidos diferentes a los que en realidad contienen, y luego se reclaman o se liquidan diferentes cantidades. Y así, ayer el BCRA en pleno pico de cobro de la cosecha pudo sumar otra vez una baja cantidad de reservas (US$ 15 millones), pero de manera inquietante chupó de los bancos depósitos por otros $ 788.062 millones en Leliq cortas al 49% y $ 12.250 millones en Notaliq a seis meses, con un sistema financiero que está cada vez más estatizado.

El dólar en Argentina

Con toda esa movida, el dólar blue subió apenas $1 hasta $206 mientras que los dólares financieros libres evolucionaron a la baja, con el mep algo abajo de $209 y el contado con liquidación otra vez en $211, por lo que las brechas son del 62,6% entre oficial y blue y del 74% entre el CCL y el mayorista, permitiendo que todo el comercio exterior entongado con reguladores que hacen la vista gorda vacíen el Banco Central (algo negativo) pero mantenga el dólar aplastado, atrasándose, usándolo como ancla para ver si de alguna manera se aplaca la inflación.

En el mundo, mientras tanto, además de la inflación, la gran discusión es si las principales economías van a una estanflación o a una recesión. Y ayer en Wall Street triunfó nuevamente la idea de que se zafará de una Reserva Federal dura a ultranza y entonces los precios se orientaron otra vez a la suba, con un aumento promedio del 0,9%, con todos los mercados sumergidos en una gran volatilidad y con una inseguridad que está muy atada con alambre. Mientras tanto, las bolsas latinoamericanas casi no se movieron. Y la Bolsa local (con pocos negocios, $747 millones operados en acciones y $3.107 millones en cedears) pudo subir 0,6%, con buen día para los ADR argentinos en Nueva York: alivio para Mercado Libre y un día negativo para Despegar.

¿Hacia dónde va todo esto? Dentro de exactamente un mes Guzmán tiene que pagar un cupón de todos los bonos que surgieron del canje que realizó en agosto de 2020. El Banco Central no está logrando juntar dólares ahora que está en el pico de entrada de dólares del año. Desde este fin de semana arranca una fuerte baja de las temperaturas y el gasto en importación de gas se llevará más dólares.

Después de mediados de julio la entrada de dólares del campo amainará. ¿Qué vendrá después? ¿Cómo se pagarán los bonos? Dólares no hay. El martes próximo Guzmán saldrá a pedir pesos para vencimientos inminentes. El mercado hasta ahora viene aceptando bonos CER muy cortos. El gran temor es el reperfilamiento o una devaluación. ¿Qué sucederá? Quizás la respuesta haya salido de la desubicada broma que hizo ayer Federico Braun, presidente de la cadena de supermercados La Anónima en el Foro de la Asociación Empresaria Argentina (AEA): cuando un periodista le preguntó cómo enfrenta la inflación, contestó "remarcando precios todos los días".

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés