El Economista - 73 años
Versión digital

vie 19 Jul

BUE 13°C
Panorama

Los DEG no alcanzan y ahora todos tratan de cubrirse

Massa no dio precisiones. Los DEGs que giró el FMI no llegaron enteros al BCRA. No se sabe qué se firmó, y eso genera mucha incertidumbre. Por eso hubo gran rulo con el dólar, blue en baja y financieros en alza. Bonos mixtos, con riesgo hacia arriba. Y Bolsa local y los ADR frenados.

Los DEG no alcanzan y ahora todos tratan de cubrirse
Luis Varela 25 agosto de 2023

Por la información oficial que está obligado a brindar el Banco Central, los inversores comprobaron ayer que el oxígeno que entregó el FMI, aprobando DEG equivalentes a US$ 7.500 millones llegaron desplumados el primer día, y que las reservas continuaron achicándose ayer. Ahorristas e inversores siguen sin confiar, retiran depósitos de los bancos; los especuladores ganan fortunas con el rulo de los dólares; la brecha cambiaria salta a niveles insostenibles, y a 58 días de la elección Presidencial el mercado sigue envuelto en dudas.

El ministro candidato Sergio Massa no aclara por qué de los US$ 7.500 millones que transfirió el Fondo en el cierre del martes, por qué quedaron en el BCRA sólo US$ 5.354 millones, y eso genera gran desconcierto. Nadie sabe si usó la diferencia para pagar los préstamos de urgencia otorgados por la CAF, por Qatar o por el swap chino. Tampoco da precisiones sobre lo que se le tiene que pagar al Fondo desde ahora hasta fin de octubre. Ni explica en detalle qué tuvo que firmar para que Alemania y Japón destrabaran el board del FMI. Y eso hace que todos desconfíen.

Más intervención

Ministerio de Economía (Mecon)
 

Mientras eso sucede, sigue la intervención para intentar aplastar a los dólares libres vendiendo bonos, pero ni con eso logran aplacar la tendencia. Ayer, los conocedores de la patria financiera estuvieron de fiesta haciendo el rulo a dos manos, comprando dólares baratos en una punta y vendiéndolos caros en la otra. Claro, no todo el mundo puede: son sólo los autorizados por el Gobierno en este capitalismo de amigos, lo cual acrecienta todavía más la desconfianza, en otro día en los que se repitieron los cortes de calles, y además hubo demoras en el Ferrocarril Roca.

De ese modo, comprando en una punta y vendiendo en la otra, el dólar blue retrocedió pero los dólares financieros saltaron, provocando una brecha cambiaria imposible, del 118%, que convierte a la economía en algo impracticable, insostenible. Y mientras el peso pierde valor lentamente, los bonos mostraron un día ultra selectivo, con riesgo país en alza. Al tiempo que con menos volumen, la bolsa porteña tocó el freno, con mayoría de bajas en los ADR argentinos que operan en Nueva York.

Esta fuerte inconsistencia del mercado local viene acompañada por mercados internacionales que parecen estar atravesando un momento crucial. Ayer comenzó a celebrarse la reunión de dos días entre jefes de Bancos Centrales mundiales en Jackson Hole (Wyoming, EE.UU.) y todos, en todas partes, están pendientes del mensaje que dará hoy al cierre del simposio el titular de la Fed Jerome Powell, porque allí se podrá tener alguna pista sobre lo que hará con la tasa base de la Reserva Federal en septiembre, con señales para los próximos diez meses.

Tasas para arriba

Evidentemente, los inversores parecen estar dándose vuelta porque las tasas largas de EE.UU. volvieron a empinarse ayer: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,4% a 5 años, 4,2% a 10 años y 4,3% a 30 años, son las tasas más altas en más de una década. Y, con eso, en el exterior, el dólar subió 1% contra la libra, 0,7% en Brasil y Japón, 0,5% contra el euro y 0,2% en México, y sólo bajó 0,2% en China y cedió 1,1% en Chile.

Este elevado nivel en el costo del dinero, mas nuevos datos sobre desaceleración china, con la muerte del líder del Grupo Wagner en Rusia, alteraron los precios de las materias primas: El petróleo subió 0,4%, los metales preciosos estuvieron mixtos, los metales básicos apuntaron hacia abajo, los granos estuvieron mixtos en Chicago (con buen día para la soja y mala jornada para el maíz y el trigo). Al tiempo que en Rosario la soja saltó, y hubo mejoras menores tanto para el trigo y el maíz. En tanto que, otra vez, hubo una estocada para el mundo cripto, con baja del 2,4% para el Bitcoin, y descensos de hasta el 3% para el resto de los valores de ese panel.

El dólar en Argentina

dolar dólar
 

A nivel local, siguiendo en detalle los datos que ofrece oficialmente el Banco Central, la inquietud de los inversores se ve en la evolución de los depósitos. En lo que va de agosto los depósitos en dólares que los privados tienen en los bancos argentinos acumulan una caída de US$ 418 millonesd, y el viernes pasado, en un solo día (último dato difundido) se fueron US$ 54 millones, lo cual demuestra que la salida se acelera.

Con ese marco, con compra de dólares en los bancos y ventas en el mercado paralelo, el dólar blue bajó $10 hasta $725, el dólar Qatar subió 47 centavos hasta $661,27, el Senebi subió $2,29 hasta $725,74, el MEP saltó $4,08 hasta $665,40 y el contado con liquidación brincó $14,54 hasta $763,69. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 97% y la del CCL con el mayorista fue del 118%.

La tendencia es clara: los inversores se tiran de cabeza sobre el precio más barato que encuentran y siguen huyendo del peso para dolarizarse, a pesar de que el FMI nos mantiene entubados a su oxígeno, para no declarar a Argentina en default, y no se le pueda echar la culpa por el resultado electoral que viene. Pero como la inestabilidad cambiaria hizo que ayer la compra de dólares del BCRA en el mercado se vea cada vez más escuálida (ayer adquirió apenas US$ 20 millones), y al final del día Reconquista 266 perdió reservas por US$ 10 millones y chupó de los bancos depósitos por otro $1,7 billones en Leliq cortas.

Nuevas trabas

banco-central-bcra
 

Así, colocando una nueva traba para que la corrida no lleve a los dólares arriba de $ 800, o a la zona de $1.000, como ya pronostican algunos analistas como Christian Buteler, ayer se determinó que las casas y agencias de cambio deberán operar desde ahora a través de SIOPEL. En un comunicado, el Central informó que "las entidades autorizadas a operar en el mercado de cambios deberán canalizar todas sus operaciones a través del Siopel (Sistema de Operaciones Electrónicas). La medida permitirá mejorar el control sobre las operaciones de las agencias y casas de cambio". El Siopel es un sistema de negociación electrónica desarrollado íntegramente por MAE (Mercado Abierto Electrónico, en el cual se negocia moneda extranjera y títulos valores) que permite la realización de transacciones con todo tipo de instrumentos. La mayoría de las entidades autorizadas a operar en cambios ya utilizan el Siopel para sus operaciones y ahora se eliminó la excepción para algunas casas y agencias de cambios.

Esta disposición del BCRA se conoció ayer horas después de que aparecieran los datos de los escribanos sobre escrituras realizadas en julio. Luego de que Diputados planteara una reforma sobre la actual ley de alquileres, que difícilmente pasará por el Senado, se difundió que en julio se realizaron con inmuebles de la Ciudad de Buenos Aires 1,1% más operaciones que en junio y 7% más que en julio del año pasado, pero con un dato impactante: los precios en dólares pactados en una operación promedio caen 13,8% vs junio y se hunden 30% vs julio 22. Esto sucede porque los propietarios huyen de los inmuebles, por varias razones, no solo la fatídica ley de alquileres: hay una mora del 30% en el pago de las expensas, los desalojos son complejos y el impuesto a los bienes personales se lleva casi toda la renta que se puede conseguir con ese negocio.

Así, los inversores que están encepados en pesos empiezan a buscar salida en lo que pueden, en lo que tienen habilitado, y comienzan a comprar bonos ajustables por inflación (porque se esperan índices de dos dígitos para agosto y setiembre) o bonos ajustables por tipo de cambio, porque con el tipo de cambio fijo y una inflación viajando a una velocidad más alta, se arma una bomba de tiempo cambiaria para el 1° de noviembre. Por eso, los bonos tuvieron resultados mixtos y en definitiva el riesgo país subió levemente: se incrementó en 15 unidades, hasta 2.050 puntos básicos.

Mercados externos

La tómbola que se juega en el mercado local se repite también de alguna manera en los mercados externos. Wall Street arrancó ayer muy firme, con lo que parecía un gran día para Nvidia, una compañía de inteligencia artificial de punta que mostró un excelente balance, lo cual plantea posibilidades de mejor productividad en la economía norteamericana. Pero con el correr del día comenzaron a llegar diferentes rumores desde Jackson Hole y los precios se dieron vuelta, con los últimos valores de cierre en lo peor del día. Aguardando a Powell, los toros de la Bolsa de Nueva York tuvieron que pastar, con los osos asomando: el Dow perdió 1,1%, el S&P declinó 1,4% y el Nasdaq se desplomó 1,9%. Al tiempo que hubo una baja del 0,9% en la Bolsa de San Pablo y baja del 1% en la de México.

En el mercado bursátil local, con $10.114 millones operados en acciones y $19.903 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 0,3%. Mientras que los ADR argentinos en Nueva York mostraron mayoría de descensos: hubo subas del 1% al 3% para Supervielle y Macro; pero bajas del 1% al 4% para Cresud, Mercado Libre, IRSA, Galicia, Despegar, TGS, Pampa E, YPF y Loma Negra.

El cuadro poselectoral

Casa Rosada
 

A medida que se acerque la presidencial se irá aclarando el panorama. Muy pronto veremos si estos DEG fueron apenas un paracetamol, y conoceremos en concreto qué firmó el ministro candidato fullero para llegar a la elección de la mejor manera. Lo hará aprovechando sobre sus competidores su ventaja de ministro, anunciando dos medidas por día a 58 días de la presidencial. Dará lo que sea, suma fija, mejoras aquí y allá, con tal de que lo voten, ¿Después? Se verá. Todos parecen estar dispuestos a todo con tal de ganar la elección, como si no importara cómo quede el país a partir del 10 de diciembre.

El gran interrogante, sin dudas, es el tipo de cambio oficial fijo en $350, con índices de inflación de agosto y setiembre que pueden ser de dos dígitos por mes. Eso puede generar una bomba de atraso cambiario adicional, que se suma a las ya conocidas bombas de deuda en pesos que se postergó para 2024 y a la bomba de las Leliqs, que ya se acercan a $15 billones, una cifra que no entra en la cabeza de nadie.

En medio de semejante baile, ayer Alberto anunció que entramos a los BRICS. ¿Ayudará ahora esto a que China habilite la liberación del segundo tramo del swap por US$ 5.000 millones? ¿Qué tasa nos cobran? ¿Qué está firmando Massa con tal de lograr su único objetivo de llegar a ser Presidente? 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés