El Economista - 70 años
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 26°C
Versión digital

dom 29 Ene

BUE 26°C
Entrevista exclusiva

John Ridley, un artista todo terreno: del Oscar a los comics

Ganador de un Oscar, el escritor no se quedó durmiendo en los laureles sino que redobló la apuesta y se dedicó a escribir comics. Un camino que a priori parece ser contrario a la lógica pero, como dice John Ridley, no importa el medio sino qué historia se cuenta.

John Ridley
John Ridley
Sebastián Tabany Sebastián Tabany 28-11-2022
Compartir

John Ridley pertenece al mote clásico de artista todo terreno. Nacido en 1965 en Wisconsin, comenzó su carrera artística después de graduarse en idiomas asiátios haciendo stand up en New York. Después su rol de escritor lo llevó a publicar varias novelas, una de las cuales fue adaptada por David O. Russell para el cine bajo el nombe Tres Reyes con George Clooney en 1999. 

En 2013 Ridley ganó el Oscar como Mejor Guion Adaptado por el drama 12 años de Esclavitud dirigida por Steve McQueen. También escribió para televisión y fue showrunner de American Crime y la reciente Five Days At Memorial, disponible en Apple TV desde agosto. No conforme con esto en 2021 Ridley comenzó una fructifera relación para DC Comics presentando The Other Side of History, una exploración de los superheroes negros y I am Batman que lo tiene a Jay Fox, también de raza afroamericana, poníendose el traje del encapotado y mudándose de Gotham a Nueva York

Ridley también escribió Black Panther para Marvel, cuyo uno de los dibujantes es el argentino Germán Peralta. En New York Comic-Con Ridley presentó otro comic como escritor (Batman: One Bad Day - The Penguin) y se tomó media hora para hablar de su carrera, su filosofía de vida y la política, algo que lo atrae y se ve en todas sus obras de todos los medios donde escribe 

Es interesante cómo creciste porque comenzaste como guionista y cineasta, luego fuiste a los comics. La mayoría lo hace al revés.

Creo que sí. Quiero decir, para mí hay tanto de escribir en las novelas gráficas y en este espacio, los comics, que creo que se completó el círculo porque era lo que yo leía de chico. Eran las historias y personajes que me fascinaban, quería ser como ellos, tener poderes. Imagino que mucha gente se preguntará "¿por qué malgastás el tiempo?" porque no puede entenderlo. "¿Por qué gastás el tiempo leyendo novelas gráficas?". Es el tipo de escritura que más disfruto, desde la incepción de la idea hasta la ejecución y trabajar con otros artistas y editores, la reacción de los fans, poder ser parte de algo tan grande y disfrutable como Comic Con. Esto, para mí, es disfrute como escritor. Disfruto los otros espacios como escritor, pero éste un poco más.

¿Disfrutabas los comics de chico?

Oh, sí. Recuerdo lo impactante de Black Lightning cuando salió, cómo me impactó porque no solía ver personajes de color en posiciones centrales, siendo héroes. Jefferson Pierce era un maestro, como mi mamá. Todo eso para mí, ver esa representación, era heroico como superhéroe y persona al ver a ellos tratar de hacer lo correcto y de elevarse. Para mí ese comic fue singular: solidificó mi interés por la lectura y estas historias. Años después, cuando estaba haciendo DC Universe, no hubo cuestiones sobre Black Lightning. No tenía dudas en mi mente sobre la importancia de ese personaje para mí y para los fanáticos.

Con The Other Side of History de DC Comics, ¿estabas teniendo en cuenta a los fans o era algo que querías hacer sin considerarlos?

En cierto punto sí y en cierto punto no. Sabía que iba a necesitar escribir historias. Si alguien va a comprar esto, ¿qué es lo que lo diferencia? Eso es cierto para cualquier historia. Pero para mí no se trataba de solo dar vuelta las cosas, honestamente. Mucho de lo que estaba en la página era lo que yo me cuestionaba cuando leía esas historias. Para mí es interesante tomar esas historias y torcer un poco la perspectiva. Para algunas personas se pueden preguntar de dónde viene esto, pero mi respuesta es que es la misma historia. Así funciona la vida. Todos experimentamos un momento al mismo tiempo, de una manera parecida, pero cómo me alejo de eso yo o vos, puede ser completamente diferente basado en nuestro pasado, nuestra perspectiva, lo que sabemos, lo que ignoramos en ciertas circunstancias. Para mí eso es muy importante porque ese es el poder de la narración. Lo vemos ahora con El Señor de los Anillos, donde algunos dicen que tener personajes de color arruina todo. Bueno, puede que lo arruine para vos: pero para muchos que participamos de la narración, de la economía de esa narración, lo único que difiere es como se interpreta un personaje. Si alguien no puede disfrutar por cómo alguien representa, ese es su problema porque lo hacemos todo el tiempo cuando disfrutamos sin vernos en esa historia. Para mí no es una pregunta sobre por qué no podemos representarnos, sino cuándo. Es parte de la ecuación. Esa fue la tesis con la otra historia de DC Universe. La misma historia, otra perspectiva.

En los últimos años hubo muchas películas basadas en comics, DC o Marvel y ahora los escritores están tratando de crear sus propios superhéroes para verlos en la pantalla grande y cobrar regalías. Pero vos estás reversionando personajes conocidos, no creando nuevos. ¿Por qué?

Bueno, para ser honesto, hice The American Way, la serie que yo creé.

Sí, pero en los últimos años...

Pero yo estoy entusiasmado por cualquier artista que pueda controlar su creación. Pero, al mismo tiempo, estos son personajes icónicos. Batman es diferente, un Batman de color, ¿por qué no? Un personaje como René Montoya, verla elevada y en una posición donde tiene que tomar decisiones cruciales, ¿por qué no voy a contar esas historias? Sí, trabajé para muchas empresas grandes con sorprendentes propiedades intelectuales. Pero al mismo tiempo estoy bendecido porque puedo cruzar la calle y crear material original. Soy afortunado porque ya sea en TV, cine o comics, puedo contar historias en muchos espacios. No soy agnóstico en el sentido de no querer hacer algo porque es un comic o televisión. Para mí se trata de saber cuál es la plataforma y si va a tener tolerancia para las historias que quiero contar. ¿Cuánta libertad creativa voy a tener? ¿Es una empresa grande o pequeña? Esas cosas hacen que tome la decisión. Soy afortunado en poder tener opciones para elegir, porque no todos las tienen.

Tu Batman de raza negra creó controversia en este país pero internacionalmente no. Da la impresión que Estados Unidos exporta la cultura negra (música, por ejemplo) sin problemas pero internamente todavía se da una resistencia y que los lectores lo acepten ¿Coincidís?

Si entiendo lo que decís, sí. Esto se remota al jazz, los entretenimientos, el deporte. Hay un momento en Do The Right Thing, de Spike Lee, donde Lee le pregunta a John Turturro quién es su músico favorito, atleta, artista, y son todas personas negras.

Recuerdo eso: un montaje con fotografías.Exacto. Y sin embargo si una persona negra entraba en la pizzería la hubieran tratado como algo menos que un humano. Desafortunadamente es verdad con la mayoría de las minorías en este país. Si sos asiático viste cómo creció la violencia contra los asiáticos. No es nuevo, pero para mí es ignorancia. Coincido con vos en un punto: si la única diferencia entre el Batman de Jay Fox y Bruce Wayne es la raza, no hay nada para hablar. Pero para mí esta es una historia de una familia, donde un hijo desapareció por varios años, mintió. ¿Cómo es ser parte de los Fox y la familia más rica del planeta? ¿Cómo cambia eso la narrativa? Bruce Wayne no tiene familia, eso lo motiva, porque vio cómo los asesinaban frente a sus ojos. Jay Fox tiene familia pero las decisiones que tomó crearon fricciones con sus padres. Para mí es mucho más que "Batman negro". No me conformo con eso. Escribo a Jay Fox. ¿Cómo encaja, cómo no encaja con estas historias? No puedo hacer nada si lo mejor que hace una persona es ser reductiva y pensar que es "Batman negro". Nunca miré a Superman pensando que era "Superman blanco". Si lo mejor que pueden hacer otros es pensar "Batman negro" ya escribieron su propia narrativa, con sus prejuicios. No es mi problema.

Pero como sociedad crecimos pensando que todos los superhéroes son blancos.

Oh, sí, absolutamente. Incluso hoy no estamos haciendo lo mejor. No es suficiente que los tipos blancos que escribieron digan "bueno, vamos a hacer personajes negros". Todavía le corresponde a los artistas negros pensar quiénes no están representados. Para cada generación demográfica le corresponde representar el mundo que conocen, pero también crear espacio para que el siguiente que venga pueda dar sus pasos y reconocer el trabajo de donde viene, sea hispano, LGBTQ+, lo que sea. De ahí continuar construyendo desde la página. Tenés absolutamente razón, la gente tiene un problema con eso. Pero a mí no me contrataron para preocuparme por los problemas de la gente, sino para ejecutar en un alto nivel y eso estoy haciendo.

Gotham es Nueva York en el universo DC. ¿Por qué mudar a Batman a la verdadera Nueva York?

Me gustan los espacios reales. Gotham es una ciudad genial para las historias que Batman ya contó. Pero, de nuevo, si vamos a hacer algo que lo diferencie: ¿por qué seguir ahí? Ya sea Central City o Metrópolis, siempre habrá un Batman en Gotham. Pero en Nueva York es diferente. Si mirás mi trabajo, ya sea en DC Universe, American Way o GCPD Blue Wall que se centra en Gotham City, se trata de cuánta realidad puedo inyectarle a una historia. Cuanta más realidad, mejor historia, para mí. Mi editor me dijo que tenía la idea de moverlo a Nueva York y le respondí que estaba a favor desde el primer momento.

En estos meses, con la fusión entre Warner Bros y Discovery, Batgirl fue cancelada y la nueva serie de Batman va a ser filmada en otro lugar. ¿Cómo es ser un escritor de comic en esta época turbulenta? 

Hay cosas sobre las que no tengo control. Lo de Batgirl es decepcionante, por decir lo obvio. Más allá de cómo haya sido la película: tener a un personaje de color relegado a una reducción impositiva, es ofensivo. Hay gente que me dice "bueno, pero lo hicieron acá también y acá también". Sí, pero tuvieron millones de oportunidades para contar la historia de Clark Kent o Bruce Wayne. Cuando nos borran a nosotros es particularmente doloroso. Nos dejan en el fondo, es doloroso. No tengo control sobre eso. Recibo los cheques de estas personas. Cuando la gente me pregunta les respondo que no es algo que esté bien, de ninguna manera. Espero que a medida que avanzamos no tomen estas decisiones puramente pensando en las finanzas a corto plazo. En Estados Unidos los hispanos son la primera minoría. ¿Por qué no te enfocarías en ellos para entretenerlos? Obvio que el trabajo tiene que ser muy, muy bueno. Pero lamento decir que no todas las películas de tipos blancos son buenas. Así que si ese es el parámetro de la grandeza hay que trabajar en los otros proyectos y no desquitarse con Batgirl. Así que sí, tengo un problema con eso y no me molesta decirlo.

Tu trabajo es muy consciente socialmente: desde 12 Años Esclavitud hasta American Way y los comics. ¿Cuál es tu objetivo? ¿Qué queres que los lectores o espectadores se lleven de vos?

Es una gran pregunta, muy difícil. Para ser honesto, a este punto bien o mal, no tomo las opiniones de otras personas en consideración. Tengo dos hijos. Todo lo que me importa es representarlos. Estoy seguro que para muchos eso sonará arrogante, pero ya me gané el lugar para contar las historias que quiero. Lo importante para mí es ser socialmente responsable. Estas son las historias que contamos, vos lo dijiste. De esto se trata ahora: superhéroes. Si puedo trabajar en este espacio, agradezco la invitación, agradezco la responsabilidad, lo que está en juego, pero no puedo no ser yo. Absolutamente aprecio que la gente que trabaja conmigo, ya sea Marvel o DC, me deje contar las historias como yo quiero. No sucede mucho. Pero yo puedo promocionar mi trabajo. Creo que es parte del trato: estoy contento de ayudarlos a ganar algunos billetes. Pero eso tiene que venir de una perspectiva de la cual pueda estar orgulloso. Aunque hablo con dolor sobre lo de Batgirl, estoy contento de que en este punto hay gente que entienda que hay una relación simbiótica entre sus contenidos y mi manera de narrar. Estoy agradecido de que hayan creído en mí para darme esta oportunidad, y tomo la responsabilidad con seriedad.

En los últimos años hubo más representación de gente negra e hispana en películas y comics. Pero luego apareció el asesinato de George Floyd, por ejemplo. Desde mi punto de vista, como extranjero, me pregunto qué pasó. Porque hay progresos pero de pronto suceden cosas que llevan a la sociedad dos pasos atrás. ¿Qué opinás?

Mi principal preocupación más allá de la tragedia es que es cíclico. George Floyd no es un caso aislado. Hay muchos nombres. Para mí, sí, después hubo un llamado de atención para que seamos más inclusivos. Pero luego hubo otra historia que tomó las noticias. Si alguien cancelaba Batgirl después de George Floyd lo hubieran hecho a su propio riesgo. Pero ahora es como un error más. En seis meses van a estar pensando que tienen que hacer más personajes de color, o hispanos, lo que sea. Mi problema es que para mucha gente solo se queda en los titulares, no va más allá de eso. Nosotros vivimos eso, no solo lo vemos. Lo sentimos. Vemos la gente que se equivoca 24 horas los siete días de la semana. Son nuestras vidas, tratamos de que se vea desde nuestra perspectiva. Dicen que la historia no se repite, rima. Para mí podés cambiar eso, pero está el dolor, el tormento por contar historias de más impacto. Pero mañana van a estar pensando en la guerra, después en el huracán, luego en la economía. Pero para nosotros, los que vivimos esto, es nuestra experiencia. Tenemos que dedicarnos a contar historias impactantes todos los días.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés