El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 May

BUE 7°C
Cine

One Piece: el animé más exitoso del año y supera a tanques de Hollywood

La consistencia y la longevidad de One Piece explica que la película sea el producto animé más exitoso del año. Continuando el revival de Demon Slayer en 2020, Jujutsu Kaisen 0, Dragon Ball Super: Hero y One Piece Film: Red llegan para probar que el animé está en auge.

En Argentina (y en el resto del mundo con Estados Unidos a la cabeza) empezó un revival del animé en salas de cine.
En Argentina (y en el resto del mundo con Estados Unidos a la cabeza) empezó un revival del animé en salas de cine.
Pablo Planovsky 25 noviembre de 2022

Para todo el mundo 2020 fue un año atípico, pero en especial para la industria del cine. Las salas estuvieron cerradas y nadie sabía por cuánto tiempo se extendería la pandemia, que lograba un apagón en los proyectores de todo el mundo. En ese contexto adverso Christopher Nolan estrenaba Tenet, su última película hasta el momento, con la esperanza de ser coronado como el hombre que resucitó la experiencia cinematográfica. 

Los números de Tenet, la película de espías, fantasía y ciencia ficción coprotagonizada por Robert Pattinson, no eran los esperados. Ni siquiera parecía haber servido mucho que Tom Cruise fuera una de las poquísimas estrellas que se animaba a ponerse un barbijo para ir a una sala de cine a ver Tenet y tratar de despejar el miedo colectivo que sobrevolaba cada vez que se pensaba en un ambiente cerrado rodeado de extraños. En ese contexto llegó otra anomalía.

Demon Slayer: El Tren del Infinito superaba en recaudación en la taquilla mundial a Tenet. Con los pocos países que todavía no habían cerrado sus salas (o algunos que, tímidamente, comenzaban a reabrirlas) la película de animé hacía números notables en cuanto a venta de entradas. 

La primera explicación para ese fenómeno residía en que Demon Slayer es uno de los mangas más vendidos en la historia de Japón y la adaptación para televisión siguió esa senda triunfalista con las audiencias. Aunque nunca está asegurado, no parecía erróneo pronosticar ese mismo éxito para la primera película, que oficiaba de puente entre la primera y segunda temporada de la serie de TV.

Lo que se asemajaba a un espacio reservado para unos pocos fanáticos pronto se descubrió como uno donde los fanáticos estaban lejos de ser pocos y trascendían las fronteras del país del sol naciente. Ayudaba, por supuesto, que la película había recibido críticas positivas y tenía un buen boca a boca, fomentado por los puntajes de usuarios en sitios como IMDb.

En Argentina (y en el resto del mundo con Estados Unidos a la cabeza) empezó un revival del animé en salas de cine. En lugar de un par de funciones aisladas, como si se tratara de un evento inusual, los animé empezaron a llegar a la cartelera nacional como si fueran estrenos que no apuntan a un nicho sino que van por algo más: el público general. 

One Piece Film: Red es el último exponente que capitaliza una base de seguidores de uno de los mangas (un manga shōnen: categoría editorial de los comics japoneses que están orientados hacia los adolescentes) más extensos en la historia: tiene más de 104 volúmenes compilatorios (o tankōbon, como se los conocen en su tierra natal) y no parece estar cerca de finalizar pronto.

One Piece Film: Red es un producto más orientado a los fanáticos que a los curiosos que quieran adentrarse en el mundo de Luffy (el protagonista de la historia) y compañía. A diferencia de Demon Slayer: El Tren del Infinito, esta película no funciona como puente para ninguna serie de televisión. Como sucedió con varias películas de Dragon Ball (otro animé exitoso que es pasión de multitudes en América Latina y el resto del mundo), ni siquiera es canon para los que siguen la historia impresa. 

Como Naruto, Jujutsu Kaisen (que este año también tuvo su propia película que pasó por cines de Argentina: Jujutsu Kaisen 0, Dragon Ball o Attack On Titan (el animé del momento que Hollywood intenta adaptar al cine), One Piece cuenta con los seguidores. Aunque esta nueva película no es canon, no tuvo críticas mayormente positivas o no se preocupa por dar a entender las reglas de este universo para los no iniciados (es un desfile de personajes protagónicos y secundarios que aparecen en pantalla como si fuera una pasarela de cameos) los números la acompañaron. 

En todo el mundo superó los US$ 160 millones, vendiendo más entradas que Pasaje al Paraíso (la comedia romántica con George Clooney y Julia Roberts), Halloween Ends, o El Teléfono Negro. Es el animé más exitoso del año en cines.

Las claves del éxito 

Algunas de las razones que explican por qué One Piece es uno de los mangas más exitosos se trasladaron también a la serie de animé, que disparó un universo de productos como películas y videojuegos. En primer lugar, el estilo de animación que acompaña a las escenas de aventura y acción en donde se desarrolla la historia le dan un toque distintivo respecto de sus competidores. En segundo lugar, One Piece ofrece una gama variada de personajes con personalidades bien diferenciadas. En tercer lugar, hay todo un universo que sigue una lógica interna en el relato, donde hay seres más o menos poderosos que se enfrentan para alcanzar distintos objetivos.

A diferencia del manga, la serie de One Piece tiene varios capítulos de "relleno", de esos que no necesariamente hacen avanzar la trama principal, sino que se desvían por tangentes. Pese a que puede llegar a generar alguna división entre los espectadores, algunos arcos narrativos "de relleno" consiguieron la aprobación de los fanáticos y seguidores. Tanto el desarrollo de los personajes como el del mundo que los nuclea está supervisado, desde el inicio del manga, por el creador Eiichiro Oda. 

La promoción de One Piece Film: Red entendió que había que impulsar los conceptos claves que atraerían a los fans: destacar que es una película que involucraba la visión de Oda, aún cuando no fuera canon para el animé, y presentar a todos los personajes secundarios posibles en los trailers, mostrando a uno de los más queridos (Shanks) como un elemento central para el argumento. Funcionó: en poco tiempo se convirtió en la película más exitosa de One Piece.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés