El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 13°C
ENTRETENIMIENTO

5 series y películas para ver este fin de semana en Netflix y Prime Video

Una selección con las series y películas recomendadas para este fin de semana.

Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana.
Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana. El Economista
Oscar Mainieri 10 julio de 2024

Una selección especial con las mejores series y películas, que incluye también estrenos en salas de cine.

Estas son las series y películas para ver en el fin de semana en Netflixy Prime Video.

1. Miniserie para ver en Netflix: El proceso

Para quienes gusten de los dramas tribunalicios, El proceso es una buena opción.  Una adolescente resulta asesinada tras una fiesta. La fiscal que investiga el caso, Elena Guerra (Vittoria Puccini), descubre algo que la une con la víctima. Cuando su marido le pide que elija entre su trabajo e irse a vivir con él a Nueva York, Elena decide quedarse en Mantua.

La investigación deriva en una acusación de homicidio: Linda Monaco (Camilla Filippi), conocida por sus celos y por ser hija de un millonario que hará lo imposible por liberar a su hija de semejante imputación, esposa de un hombre involucrado sentimentalmente con la finada.

Linda afirma ser inocente. La labor de su abogado defensor, Ruggero Barone (Francesco Scianna), acicateado por el progenitor, será buscar pruebas que refuten los argumentos de Elena, aun cuando deba cruzar la línea que separa el bien del mal. 

Ruggero es ambicioso, gusta del sexo al paso, y la impetuosidad a veces le resta posibilidades de triunfo en su carrera. Por su parte, Elena trabaja concienzudamente y desoye las advertencias de su padre, un ex juez, de que anida un conflicto de intereses en la base de su investigación, lo que puede llevar a que todo el andamiaje que ha construido para acusar a Linda se desmorone.

A lo largo de sus 8 episodios, El proceso escenifica variadas escenas en el tribunal, en donde Ruggero y Camila se hacen zancadillas y se sacan los ojos, acrecentando la tensión del relato. 

Guerra construye un personaje muy convincente; su belleza a veces contrasta con la aspereza de su voz, que hace pensar que el audio del televisor funciona mal. Scianna, por su parte, pone su apostura al servicio de un abogado sardónico cuya ambición podría no reconocer límites.

El nivel de la producción es muy alto y la ciudad de Mantua, con su belleza arquitectónica, es recorrida por sus cuatro costados. 

Recomendada.

2. Película para ver en Netflix: Goyo

Dirigido por Marcos Carnevale (Elsa y Fred, Viudas, Corazón de León) Goyo es un film popular que busca conmover y entretener sin miramientos. 

El guion, del mismo Carnevale, narra la historia de amor entre Goyo (Nico Furtado) y Eva (Nancy Dupláa), dos empleados del Museo de Bellas Artes. Él es un muchacho que sufre del síndrome de Asperger, que destaca como guía y puede explicar hasta el mínimo detalle de un cuadro, pero tiene dificultad para afrontar situaciones sociales. Eva es una madre de familia que acaba de echar a su marido de la casa y se consigue un empleo como seguridad en el museo. 

La relación se complica porque Goyo tiene una hermana, Saula (Soledad Villamil) que lo sobreprotege, mientras que su hermano Matute (Pablo Rago) lo alienta para que tome riesgos. Y Eva tiene a Miguel (Diego Alonso) que quiere volver a casa y con su violencia podría dañar a Goyo.

Una excelente dirección de arte a cargo de Graciela Fraguglia permite que los ojos se deleiten con interiores muy bien elegidos y vestidos, tanto del Museo como de la vivienda de Goyo, una casona opulenta donde el dinero y el buen gusto no escasean.

No exento de momentos tiernos y risueños, el film crece por la labor de sus actores. Furtado resplandece como Goyo, y la suya es una composición muy meritoria. Dupláa derrocha el encanto de una madurez vivida sin complejos. Villamil y Rago, con su veteranía, saben cómo expresar amargura y simpatía. Quizás Cecilia Roth desentone un poco como la madre del joven: su interpretación suena un poco exagerada. 

Goyo es uno de los mejores films de Carnevale junto con Anita, lo que no es poco decir.

3. Película para ver en Netflix: El abismo de Kimura

El pueblo de Kimura tiene sus días contados: la mina que le dio origen está socavando sus cimientos. 

Frigga (TuvaNovotny) debe tomar la decisión de cerrar la mina y ordenar la evacuación del pueblo, justo cuando llega su interés romántico, Dabir (KardoRazzazi) de otra ciudad. Ella todavía no ha firmado los papeles del divorcio de Tage (Peter Franzen), el padre de sus hijos.

Explorando los daños en las paredes de la excavación, Frigga queda atrapada con Tage y dos compañeros de trabajo. Mientras, unos adolescentes caen en unas hendiduras en la tierra en el límite del pueblo.

En cuestión de minutos el pueblo puede hundirse en las entrañas del planeta. Frigga no puede comunicarse, ni con sus hijos ni con las autoridades del pueblo; no hay señal en el interior de la mina. ¿Quién podrá avisarles que evacuen la zona?

Este thriller sueco, con buenos efectos especiales, es un correcto exponente del cine catástrofe. No figurará en los anales de la historia del cine, pero sí que es un buen entretenimiento, con abundantes dosis de suspenso.

4. Documental para ver en Prime Video: Nahir, el secreto de un crimen

Dividido en dos partes de una hora, este documental aporta más datos sobre el caso de Nahir Galarza, la mujer más joven en recibir una condena a cadena perpetua por haber asesinado a su novio Fernando Gabriel Pastorizzo el 29 de diciembre de 2017 en la ciudad de Gualeguaychú.

Con guion y dirección de Alejandro Hartmann y Tatiana Mereñuk, aparecen testimonios que no se habían dado a conocer. Por ejemplo, hay abundante material del juicio, y se ven las declaraciones de los padres de Nahir, de la madre de Federico, de compañeros de colegio y amigos de ambos.

A raíz de esas declaraciones y de nuevas entrevistas a esos personajes, más una nueva confrontación de Nahir con las cámaras, el documental clama por un juicio en donde la acusada sea vista como víctima de maltratos por parte de Fernando, y de su propia familia.

A esa postura contribuyen los endebles testimonios de un remisero que pasaba por el lugar del hecho y del padre de Nahir, que cambió a la mañana siguiente -antes de ir a trabajar- el cargador del arma utilizada. 

La abogada que defendió durante un tiempo a Nahir (Raquel Hermida Leyenda) aporta profusa información, en donde quedan expuestas cuestionables decisiones de los padres, sobre el acoso sexual que la muchacha sufriera entre los 7 y los 12 años por parte de un pariente, una violación a los 15 años, un aborto.

De todo esto, Nahir emerge como una víctima de stress post traumático ante los dramáticos eventos que vivió en su vida.  Se da a entender que el padre podría ser quien hizo los disparos que terminaron con la vida de Federico y que Nahir habría confesado para hacerse cargo de un crimen que no cometió, en salvaguarda de sus progenitores (que tendrían que cuidar al hermano con retraso madurativo).

La madre de Federico insinúa que podría haber un pacto entre padre e hija.

El documental está muy bien realizado, se sigue con atención, y para quienes siguen las derivaciones del caso es de visión imprescindible.

5. Película para ver en Prime Video: Último tango en París

La plataforma avisa que el film será dado de baja en pocas semanas. Para quienes no lo han visto, ha quedado en la memoria de muchos por haber utilizado la manteca fuera del ámbito culinario. 

En las últimas décadas se ha querido cancelar a su director, Bernardo Bertolucci, por haber abusado de su actriz -Maria Schneider- al no advertirle, en complicidad con el actor Marlon Brando, sobre esa terrible escena...

Las personas pasan (Bertolucci y Brando y Schneider están fallecidos hace años), las obras artísticas quedan...

Paul, un estadounidense que ha pasado las cuatro décadas, sufre una crisis existencial en el París de 1972. En caída libre, una manera de aferrarse a la vida son los encuentros sexuales -anónimos, primitivos, salvajes- que mantiene con una joven parisina de 18 años, que está a punto de casarse con un director de cine (Jean-Pierre Léaud, insufrible en la vacuidad de su personaje), muy entusiasta y jovial.

El departamento en que Paul y Jeanne desarrollan su relación es cavernoso, oscuro. Cuando finalmente lo abandonan y los recibe la luz del día, recalan en un salón de baile en donde Paul arrastra a Jeanne al famoso último tango, una exhibición de decadencia social compartida. 

La muchacha huye del bohemio salvaje, desbordante de un espíritu romántico que podría arrastrarla a su propia destrucción. Se encierra en el departamento de sus padres. Paul la alcanza, quiere saber el nombre de su amada, quiere casarse con ella. Jeanne, criada en una lata de conserva, se aferra a los valores en los que ha sido educada... Por ahí anda la pistola con que su padre -un militar- asesinaba "salvajes" durante la aventura colonialista francesa en Argelia...

Último tango en Paris es una de las películas más famosas de la historia del cine.  En Italia, Bernardo Bertolucci fue inicialmente condenado a una pena de cárcel y a pagar una multa por obscenidad, aunque luego se le redujeron las penas y finalmente se levantó la prohibición del film en 1987.

Aunque no fue prohibida en Francia, la película generó controversia debido a su representación de la sexualidad unida a la violencia. La censura allí fue menos severa que en otros lugares.

En Argentina, se estrenó en Buenos Aires el 4 de octubre de 1973, en el cine Cinema Uno, una sala pequeña y no de las principales. El gobierno de Héctor José Cámpora había abolido la censura. Apenas asumió en el Ente de calificación cinematográfica Octavio Gettino (codirector con Pino Solanas de La hora de los hornos, otra película también prohibida) aprobó su estreno sin cortes.

Durante 13 días la sala tuvo sus funciones abarrotadas, hasta que un "particular" hizo una denuncia y la copia fue secuestrada por orden judicial. Recién se lo pudo volver a ver en todo su esplendor durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

Último tango en París forma parte del periodo de madurez estilística de Bertolucci, después de su obra maestra, El conformista, que también hemos recomendado aquí. Nacido en Parma en 1941, fue el más cosmopolita de los directores italianos.

Fuertemente estimulado en esa época por los escritos de Marx y de Freud, Bertolucci desarrolló el guion en base a sus fantasías sexuales. Junto con Brando -el actor faro de su generación en una de sus mejores interpretaciones- y a través de la improvisación, aderezaron a Paul con cuestiones derivadas de su biografía pública, creando una frontera porosa entre personaje y actor.

La sensualidad no se ve solamente en las situaciones que juegan los actores. Los movimientos de cámara, la música del argentino Gato Barbieri -con sus solos de saxo-, el diseño de producción de Ferdinando Scarfiotti... ¡La fotografía del maestro Vittorio Storaro! Todos esos elementos contribuyen a hacer del film un evento estimulante.

Hay pocos directores con un estilo tan voluptuoso como el de Bertolucci. Hoy día lo que más se le asemeja es el Luca Guadagnino de Soy el amor (2009) y Llámame por tu nombre (2017), pero éste se apoya más en el Bertolucci de Cautivosde un amor (1990), más ligero, desprovisto de la densidad viscosa de su periodo maduro.

Cabe remarcar que en el film las escenas de sexo están simuladas por los actores y que nunca se trató de un film pornográfico. Ahora, es cierto que el erotismo va unido a la violencia, por la necesidad del macho de colonizar el cuerpo de la joven, en su intento iracundo por aferrarse a una vida que se le escapa. 

Paul no sólo quiere someter el cuerpo de Jeanne, también su mente. Finalmente, la muchacha reacciona ante lo que puede ser una opción desintegradora de su visión del mundo, de los valores en los que fue criada.

También se debe tener en cuenta que el film muestra a un personaje que se halla en crisis, en un estado anómalo de conciencia, al borde de la disolución de su identidad, que no se está en situación de deshojar una margarita y contemplar el arco iris con la amada, sino en estado de desesperación, como las figuras de los cuadros de Francis Bacon, que ilustran los títulos de crédito. 

Cuando la pareja sale al exterior de esa caverna uterina que es el departamento, el París que nos muestra Bertolucci es gris, sin espacio para postales románticas junto a la torre Eiffel, sin lugar para establecer una relación amorosa que sea nutritiva para Paul y Jeanne. La propia naturaleza del hombre, en ese contexto, no lo permite. Tampoco los valores de la muchacha, por más lanzada y desprejuiciada que se muestre en la intimidad.

Film de estatura mayor que obliga al espectador a confrontarse consigo mismo, señalado por PaulineKael -la crítica de cine más importante de los Estados Unidos- como un hito tan significativo para el cine como lo fuera para la música La consagración de la primavera de Igor Stravinsky, es una obligada cita amorosa para quien venere el séptimo arte. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés