El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 10°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 10°C
Se estrena el jueves 23

El Teléfono Negro

El Teléfono Negro fue expandido de un cuento corto a un largometraje de más de una y hora y media por Scott Derrickson y su socio C. Robert Cargill

La historia se centra en Finney, un preadolescente que vive con su hermana (Madeline McGraw) y su papá alcohólico
La historia se centra en Finney, un preadolescente que vive con su hermana (Madeline McGraw) y su papá alcohólico
Sebastián Tabany Sebastián Tabany 22-06-2022
Compartir

A esta altura, la productora Blumhouse es sinónimo de género de terror, aunque dentro de sus producciones también se encuentren dramas y documentales. Gracias al estudio creado por Jason Blum y con contrato con Universal, la compañía ha venido produciendo varias películas de género por año destacándose la saga de La Purga, las Insidious, las nuevas Halloween y ¡Huye! y Nosotros de Jordan Peele. 

Publicado en 2005 en la antología Fantasmas de Joe Hill, El Teléfono Negro (se estrena el jueves 23 en Argentina) fue expandido de un cuento corto de menos de treinta páginas a un largometraje de más de una y hora y media por Scott Derrickson y su socio C. Robert Cargill. 

  • Derrickson viene del terror: su primera película fue Hellraiser: Inferno (la quinta de la saga) del año 2000. Después subió de escalafón con El Exorcismo de Emily Rose (2005) y Siniestro (2012) con Ethan Hawke. Entró al MCU dirigiendo la primera aventura del hechicero en Doctor Strange (2016) y estaba preparando la segunda parte pero se separó de Marvel por las vagas “diferencias creativas”. Finalmente, Doctor Strange en el Multiverso de la Locura la terminó haciendo Sami Raimi y esta semana ya está disponible en Disney+.

El cuento de Hill toma la referencia directa del asesino serial John Wayne Gacy, quien se vestía de payaso como animador de fiestas infantiles. El villano de El Teléfono Negro se llama El Raptor y también se viste de clown, porta globos negros y usa una camioneta para secuestrar niños y después matarlos. 

En la película, El Raptor es un mago y usa una máscara de dos piezas con la parte inferior intercambiable según su estado de ánimo (creada por el mago de los efectos especiales de maquillaje Tom Savini). Reencontrándose después de Siniestro con el director, el actor Ethan Hawke interpreta por primera vez a un villano en la pantalla grande. Este año ya había hecho su debut de malo en la serie Moon Knight donde era el líder una de secta egipcia. 

“Después de comprar los derechos del cuento se estrenó It y fue el mismo Joe Hill quien nos dijo 'Ahora que It es un éxito, El Raptor no puede ser un payaso'”, cuenta Derrickson. “La idea que fuera un mago fue idea de Joe, así que el crédito va para él”. Y continúa: “La máscara permite ser un personaje más misterioso y me gusta la idea que sea un personaje que pueda ser él mismo cuando la usa. Se siente auténtico y original. Puede demostrar sus verdaderos sentimientos. Pensé que daría más miedo. Las máscaras dan miedo”.

La historia se centra en Finney (Mason Thames, en su debut cinematográfico) un preadolescente que vive con su hermana (Madeline McGraw) y su papá alcohólico y abusivo (Jeremy Davies) en un pueblito al norte de Denver, Colorado, durante 1978. Finney no se destaca en nada: pierde en el baseball, no se anima a hablarle a la chica que le gusta y hasta unos bullies le pegan a la salida del colegio. 

ethan hawke the black phone
 El actor Ethan Hawke interpreta por primera vez a un villano en la pantalla grande

No pasa mucho para que Finney se encuentre con El Raptor y sea una de las víctimas del asesino, encerrado en un sótano sin escapatoria y con solo un teléfono negro desconectado como única compañía. Sin contar demasiado la trama, el teléfono es una vía de comunicación sobrenatural con las víctimas anteriores de El Raptor que lo van a ayudar a Finney a intentar escapar del asesino, algo que los otros chicos no pudieron. 

  • Chicos y un tema sobrenatural no es ajeno al mundo Stephen King ya que Joe Hill, el escritor original, es uno de los hijos del autor. 

“Mucho de lo que se ve ahora está inspirado en historias de chicos en edad escolar en los '80”, prosigue el director. “Stranger Things es un homenaje a Steven Spielberg. Pero todo lo que hicimos acá no está anclado en la nostalgia sino que está sacado de mi propia experiencia. Yo vivía en el norte de Denver cuando tenía doce años en 1978 y había mucha violencia familiar. La mayoría de mis amigos eran víctimas de la violencia también. Había muchos castigos corporales con cinturones. Me pegaban yendo a la escuela, me pegaban volviendo de la escuela. Ese sentimiento es el que quise llevar a la película”. 

El personaje de El Raptor no devela nunca su nombre verdadero ni tampoco el porqué hace lo que hace. El asesino serial simplemente es, no hay explicación psicológica como había en el epílogo de Psicosis donde un psiquiatra describía las causas del comportamiento de Norman Bates. 

Durante los '70, dos asesinos de la pantalla grande redoblaron el misterio al ser fuerzas de la naturaleza sin razón alguna: Leatherface de La Masacre de Texas y Michael Myers de Halloween. “Explicar las razones no lo veo muy honesto en cuanto al comportamiento psicopático”, describe Derrickson. “Hubo casos donde los asesinos tuvieron una infancia de abusos como Richard Ramirez, 'el acosador nocturno', pero Ted Bundy tuvo una infancia feliz. Jefrrey Dahmer tenía padres amorosos. Muchos de estos monstruos son malvados sin razón aparente. Hay mucho misterio detrás de su malevolencia, detrás de su psicopatología. Siempre pensé que eso daba más miedo. No sabemos por qué Hannibal Lecter come gente. Hay misterio en el mal y hay que dejar ese misterio si querés tener un villano efectivo”, señala Derrickson. 

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés