El Economista - 73 años
Versión digital

jue 25 Jul

BUE 18°C
Ya ingresaron casi 2 millones de uruguayos a Argentina en 2023
Panorama

Los empresarios orientales ven a la Argentina en crisis por varios años

Las empresas dicen que las "políticas de frontera" adoptadas por las autoridades uruguayas como paliativo son "lo correcto", aunque quizás insuficientes.

29 agosto de 2023

Por el feriado del pasado viernes 25 con motivo de la Declaratoria de la Independencia en su país, unos 100.000 uruguayos viajaron a Argentina tentados por la ventaja cambiaria. Es un flujo turístico -un "éxodo", según el diario El País de Montevideo- que desvía consumo y pega en el comercio y los servicios orientales, en especial en los departamentos (provincias) fronterizos como Río Negro, Paysandú y Salto, cuyos pobladores hacen cruces frecuentes para abastecerse del lado argentino mucho más barato.

Según un estudio realizado en abril por el Observatorio Económico de Salto de la Universidad Católica del Uruguay, seis de cada diez (61%) salteños dice efectuar compras quincenalmente en la vecina Concordia, en Entre Ríos; otro 18% asegura hacerlo una vez al mes, 3% va todas las semanas y 4% cruza ocasionalmente. 

La razón principal es una brecha cambiaria que, según su informe bimensual de julio, hizo que una canasta de consumo en Salto fuera 126% más cara que en Concordia, aunque el salto del dólar blue tras las PASO se amplió a cerca del 200%, estimaron provisoriamente integrantes de ese equipo de investigación.

Ya ingresaron casi 2 millones de uruguayos a Argentina en 2023
Ya ingresaron casi 2 millones de uruguayos a Argentina en 2023

Los empresarios de la frontera de distintos rubros hablan de una situación de crisis para sus negocios, solo atemperada por algunas medidas tributarias y de otro tipo dispuestas en los últimos tiempos por el gobierno uruguayo. 

Una nueva encuesta entre socios de la Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay (CCSU) dimensionó la pérdida de ventas en esa zona: la caída en términos reales fue del 7,4% en el primer trimestre y del 6,0% en el segundo, respecto a los mismos períodos de 2022.   

Pero el problema no se restringe solo al litoral oriental, limítrofe con la Argentina. También bajaron las ventas en el "noreste" vecino con Brasil en 4,4%, y en la zona "costera", que abarca a departamentos como Maldonado y Rocha, en este caso 5,4%. En el segundo trimestre solo aumentó la actividad comercial y de servicios en el centro del país (3,9%) y en Montevideo (1,1%), conforme con ese estudio presentado este lunes. Para el conjunto del país, la CCSU describió un panorama de "estancamiento" de esos sectores, dado que la variación interanual resultó negativa en 0,1%.  

Desde la Confederación de Cámaras Empresariales -una supra gremial que nuclea a cerca de una treintena de organizaciones de distintos rubros de actividad-, su vicepresidente, Leonardo Loureiro, declaró este martes a la radio M24 que Uruguay padece un fenómeno de "atraso cambiario" que afecta a las exportaciones y también perjudica al sector comercial y productivo nacional. 

"Nos pegan las dos fronteras, obviamente la argentina mucho más. No es un problema solo del litoral y eso ya traspasó todo y está afectando no solo al comercio. Los uruguayos pasamos al lado argentino y compramos muchas cosas de consumo masivo (...) que no consumimos en Uruguay y que también se fabrican en Uruguay. Hay muchas industrias y muchos comercios que están siendo afectados por el consumo importante que estamos teniendo los uruguayos del lado argentino", describió.

Dijo que las "políticas de frontera" adoptadas por las autoridades uruguayas como paliativo son "lo correcto", aunque quizás insuficientes. "Podría hacerse con mayor extensión, a más productos, un IVA diferenciado (...). No hay que sacarle el foco a esta problemática" porque los departamentos litoraleños tienen las tasas de desempleo más elevadas del país, reclamó.

Loureiro se expresó pesimista sobre la realidad económica argentina y escéptico acerca de los cambios que pudieran ocurrir con un nuevo Gobierno. "El problema de la Argentina es grande" y por factores "estructurales" que, más allá de quién asuma el poder el próximo 10 de diciembre, difícilmente logre "un cambio positivo en uno, dos o tres años. Una mejora en la Argentina no la veo" a corto plazo, dijo. Y refiriéndose a otro rubro en el que Uruguay es altamente dependiente del gasto de los argentinos, presagió que "eso va a impactar muy fuerte en la próxima temporada turística y capaz que en la siguiente".

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés