El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 11°C
Finanzas

Parecía otro día duro, pero el anuncio del FMI salvó las cosas

mientras las leyes pedidas por el Gobierno siguen dando vueltas en el Senado, todo apuntaba a tener un lunes complicado. Pero llegó el aval del FMI y los bonos se sostuvieron, el riesgo país bajó y la pax cambiaria continuó.

Lo único que sigue mostrando una reacción negativa es el valor de las empresas: tanto la Bolsa local como los ADR argentinos se siguen desinflando
Lo único que sigue mostrando una reacción negativa es el valor de las empresas: tanto la Bolsa local como los ADR argentinos se siguen desinflando
Luis Varela 13 mayo de 2024

Urgidos, ya sin llamarlos "ratas" o acusarlos de "vivir en Narnia", en el entorno presidencial ahora dicen que tanto legisladores como sindicalistas están en otra sintonía. La necesidad de pasar la ley de Bases y demás reformas por el Senado, o de vuelta a Diputados para que la Cámara Baja le apruebe las primeras leyes, hacen que el  Gobierno asuma una posición más diplomática.

Y la semana se abrió este lunes con noticias nada buenas. Inundaciones en Concordia con crecidas importantes sobre el río Uruguay (por desagüe del desastre en Río Grande do Sul). Declaración de emergencia ferroviaria por el choque de trenes. Y hasta algunos de los analistas serios de la economía local han llegando a plantear si es sostenible la vertical recuperación que tuvieron los bonos argentinos en los últimos tiempos, en paralelo con un derrumbe del riesgo país.

Con vueltas y más vueltas en la Cámara Alta, con senadores que le buscan la vuelta a un punto y coma, todo parecía plantear un inicio de semana bien complejo. Pero ¿afortunadamente? llegó justo a tiempo la declaración del FMI, donde se dijo que "Argentina sobre-cumplió las metas acordadas, por lo que se da aval a una competencia de monedas y se aprueba un nuevo desembolso", que algunos cuantifican en US$ 800 millones, pero que otros afirman que puede ser algo más.

La declaración del Fondo quitó algunos de los nubarrones oscuros que se ceñían sobre el mercado local. Y con eso, contra todo pronóstico, el precio de los bonos aguantó, el riesgo país bajó 24 unidades hasta 1.248 puntos básicos, los dólares libres mantienen la pax cambiaria absoluta, a pesar de que el BCRA compró algunos dólares, pero perdió reservas. Y la que no se pudo salvar fue la Bolsa, que anotó nuevas caídas en las cotizaciones locales y una baja en bloque para los ADR argentinos que cotizan en Nueva York.

¿Podrá hacer pie el mercado argentino con esta coyuntura tan disputada? La situación es incierta incluso a nivel internacional. Antes de conocerse el miércoles el IPC de abril en EE.UU., las tasas largas norteamericanas cedieron apenas: se pagó 5,2% anual a 1 año de plazo, 4,5% a 5 años, 4,5% a 10 años y 4,6% a 30 años. Y con eso en el exterior el dolar subió 1% en China, 0,3% en Japón y 0,2% en México, pero bajó 0,1% en Brasil, 0,2% contra el euro y la libra y cedió 0,5% en Chile.

A nivel local, a las puertas del cobro de la cosecha, el mercado cambiario siguió muerto. Con el dólar exportador a $ 954,41, el BCRA compró US$ 101 millones en el mercado, pero al final del día el BCRA perdió reservas por US$ 35 millones, y con grandes interrogantes por lo que definirá China sobre el swap por casi US$ 5.000 millones que está al caer. Con ese marco, el dólar blue subió $5 hasta $1.045, pero el Senebi cayó $6,86 hasta $1.075,81 pesos, el MEP bajó 34 centavos hasta $1.035,39 y el contado con liquidación cayó $6,86 hasta $1.075,81.  Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 13% y del CCL con el mayorista fue del 22%.

Con los dólares de la cosecha en puerta y con el Fondo afirmando que el tubo de oxígeno sigue abierto, el mercado de títulos públicos argentino logró evitar otra rueda para abajo, algo que hubiera sido muy preocupante. 

A las puertas de conocerse qué está pasando con la inflación norteamericana, y esperando descartar que la Fed quite de su agenda una posible suba de tasas de interés, hubo cierre mixto en la bolsa de Nueva York: el Nasdaq subió 0,3%, el S&P cedió 0,1% y el Dow bajó 0,2%. Y detrás de eso la Bolsa de San Pablo subió 0,4% y la de México terminó sin cambios.

Con $20.522 millones operados en acciones y $20.316 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó otro 2,2%. Y, lo peor del caso es que los ADR argentinos que se transan en NY terminaron con una baja en bloque del 1% al 6,3% para Edenor, Loma Negra, Telecom, Bioceres, IRSA, Cresud, Central Puerto, Pampa E, TGS, Banco Macro, Supervielle y Francés.

Debajo de lo que ocurre con monedas, bonos y acciones, las materias primas siguen danzando en medio de un mundo geopolíticamente muy incierto. El petróleo subió 1% con presiones intra Opep. Los metales preciosos actuaron mixtos. Los metales básicos volvieron a estar en alza ya que la industria bélica seguirá demandando insumos clave. Y en granos la estrella del día fue el trigo, que saltó en Chicago y subió muy sostenido en Rosario, con el resto de los granos bien posicionados pero no tanto. Donde sí hubo un alivio fue en los cripto-adictos: los calmantes tomados en los últimos días surtieron efecto y con eso el Bitcoin subió 4% con rebotes menores para el resto de los valores del panel.

¿Está ganada la batalla? Cada jornada plantea un nuevo e intenso desafío. Este martes a las 16 en punto el Indec dará a conocer qué pasó oficialmente con la inflación de abril en Argentina. Y el miércoles hará lo suyo el organismo que mide la inflación en Estados Unidos. Y más allá de esos datos clave, nadie sabe bien dónde está parado. Putin acaba de cambiar a su ministro de Defensa, era un militar y ahora será un economista. Algunos dicen que es para ahorrar recursos en una realidad rusa más limitada. Pero el primer ministro del Reino Unido Rishi Sunak dijo una frase que estremeció: "El mundo no está tan cerca de una guerra nuclear como desde los misiles rusos en Cuba".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés