El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 12°C
Panorama

Pagan cupones pero venden lo que sea para frenar al dólar

Mientras sigue demorando la negociación con el FMI (con China avisando que ayudará si los DEG no llegan), Argentina pagó los cupones de los bonos, los títulos subieron y el riesgo país cedió. La presión sobre el dólar continuó, con más pérdida de reservas. En la Bolsa el rally electoral se detuvo.

Ministerio de Economía (Mecon)
Ministerio de Economía (Mecon)
Luis Varela 11 julio de 2023

A apenas 33 días de las PASO, la semana financiera arrancó ayer con una buena señal del Gobierno, ya que envió el pago de los cupones de los bonos en dólares que vencieron el domingo (aunque todavía no entraron en las cuentas de los inversores, que tocan la tecla F5 cada media hora). Y con esos fondos ya en camino, y con la definición electoral tan cerca, una parte de los inversores presionó más sobre los dólares libres, por lo que el blue y el mep subieron. Mientras que los bonos continuaron repuntando por lo que el riesgo país cedió 59 unidades, hasta 2.044 puntos básicos. Pero no hubo buena reacción en los papeles privados: la Bolsa porteña perdió volumen y precio, y los ADR argentinos en Nueva York tuvieron mayoría de bajas.

Los pagos del día

ministerio-de-economia-mecon
 

El componente distinto del día es que se pagó la renta semestral de los Bonares AL29, AL30, AL35, AE38 y AL41, de los Globales en dólares 2029, 2030, 2035, 2038, 2041 y 2046 y los Globales en euros 2029, 2030, 2035, 2038, 2041 y 2046. El total pagado en todos estos servicios fue de US$ 1.027 millones, de los cuales US$ 705 millones fueron a manos privados y el resto a entidades del sector público. El pago, es considerado un trámite en otros países, tuvo centralidad en la información porque Argentina tiene un gran historial de ruptura de contratos, y más en las actuales condiciones de escasez total de reservas en el BCRA. 

Y a partir de esta instancia de pago se incrementa el nivel de desconfianza, no solo por el cambio de administración que se producirá a partir del 10 de diciembre, sino porque el escalonamiento de rentas organizado por el exministro Martín Guzmán hace que lo que se paga de intereses empieza a subir a partir del fin del gobierno de Alberto Fernández, tanto que el 9 de enero próximo hay que pagar unos US$ 1.500 millones, el 9 de julio de 2024 casi US$ 3.000 millones, y en el año 2031 el compromiso que debe ser cubierto por estos mismos papeles llega a US$14.000 millones en un solo año.

Por supuesto, al no ver los dólares colocados en sus cuentas, los inversores se comunicaron de inmediato con sus operadores, quienes les contestaron que la transferencia y depósito concreto demorará entre 24 y 48 horas. Y, obviamente, la pregunta siguiente fue ¿qué va a hacer con los dólares? Y según respondieron en los bancos, la respuesta fue repartida, mucha gente los retirará para ponerlos en cajas de seguridad o llevárselos al colchón, un pequeños sector recomprará papeles públicos largos, sobre todo ajustables por CER, que han quedado con precios muy atractivos, en algunos casos con tasas que están hasta 9% por encima de la inflación. Un grupo de personas seguirá huyendo, sacando dinero al exterior para comprar bonos investment grade privados (calificación AAA, con rentas del orden del 6,5% anual) o bonos de la Fed. Pero los bancos locales estuvieron muy interesados en seguir vendiendo la vedette de los últimos tres meses que fueron las Obligaciones Negociables locales, que han subido de manera vertical últimamente, tanto que sus tasas a vencimiento bajaron del 11 al 6% anual, amén de las licitaciones de papeles cortos se presentan para esta misma semana.

Esperando el IPC de EE.UU.

inflacion ee.uu.
 

Pero, por supuesto, una vez ya digerido el pago de los bonos se mira lo que asoma en lo que resta de la semana. Y el joystick mayor del movimiento proviene de EE.UU., ya que el miércoles se difunde del IPC norteamericano de junio, lo cual se convertirá seguramente en "el dato del mes y posiblemente del semestre", porque hay expectativa de que la inflación núcleo de Estados Unidos se sume por primera vez a la baja, algo que hasta ahora no ha ocurrido de manera contundente. Y el jueves, además, también saldrá en las estadísticas norteamericanas el índice de precios al productor. Hay todo tipo de especulaciones sobre lo que puede venir, ya que de ahí la Fed decidirá si la suba de 25 puntos básicos para su tasa base que ya tiene decidido aumentar ahora en julio, de 5,25% a 5,5%, puede seguir en setiembre con un aumento igual, o incluso mayor antes de fin de año.

Por lo pronto, como un dato que debe ser seguido con mucha atención, ayer hubo un paso atrás para las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,2% a 5 años, 4% a 10 años y 4% a 30 años. Se está empezando a normalizar la curva: esto quiere decir que la tasa más larga lentamente va subiendo, para ubicarse por encima de la tasa más corta, lo cual debería ser lo esperable. Y en base a eso el dólar global ya no se sigue manteniendo como la balsa preferida, por lo que ayer en el exterior el billete verde subió 0,7% en Chile, 0,2% en Brasil y China, pero bajó 0,2% contra la libra, 0,3% contra el euro y cayó 0,5% en México y en Japón.

Todos miran al dólar

dolar
 

En Argentina, mientras tanto, el refugio del dólar sigue siendo el preferido, ya que la incertidumbre electoral es absoluta y la gente prefiere poner las barbas en remojo, después de tantas décadas de sufrimiento y estafa. Por eso ayer se mantuvo la lenta corrida cambiaria, con ahorristas e inversores comprando todos los dólares que pueden, y con el Gobierno vendiendo lo que no tiene para que los precios no se le vayan de caja, justo ahora que se lanzó el "sprint" electoral, con "spots" que deberían ser estudiados a fondo por psicoanalistas especializados.

Por esta presión, ayer se dio una realidad muy particular: 14 de los 15 dólares de Alberto siguieron subiendo, con firme incremento en el blue y en el MEP, a pesar de que el BCRA compró US$ 37 millones en dólares en el mercado y vendió US$ 109 millones en yuanes también en el mercado, al tiempo que hubo una liquidación del dólar agro por casi US$ 13 millones. Y que derivó, al final del día, en otra jornada sin ninguna novedad sobre los DEG que se están esperando del FMI, por lo que la autoridad monetaria perdió reservas por otros US$ 64 millones, por lo que ya se esfumaron US$ 1.395 millones en julio y la friolera de US$ 18.040 millones en lo que va del año, la fuga de capitales más grande de este siglo, y todavía quedan exactamente cinco meses para que Alberto Fernández deje la Casa Rosada. 

A pesar de ese esfuerzo, el dólar blue saltó $3  hasta $495, el dólar Qatar ganó $2,08 hasta $551,62, el Senebi cayó $14,21 hasta $509,09, el MEP trepó $5,06  hasta 490,07 pesos y el contado con liquidación subió 82 centavos hasta $516,30. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue se mantiene en el 80% anual y la del CCL con el mayorista saltó al 97%.

El dato de inflación

indec
 

Este jueves, además, se difundirá el IPC de junio del Indec. La expectativa de mercado es que ronde el 7% mensual (118% anual), con especialistas denunciando que Marco Lavagna calcula el índice con productos de precios justos que están siendo denunciados como desabastecidos por los grandes centros de compras. Como sea, el Gobierno venderá el dato que salga como que por menor cantidad de pesos en la calle y caída en el poder de compra de los salarios la inflación ya está colocada a la baja. Mientras que los economistas profesionales advierten que la baja de junio fue posible porque Massa postergó pagos, para que el último índice que se difunda antes de las PASO  del 13 de agosto muestre una tendencia a la baja. Lo concreto es que con el pago de los cupones en camino, los bonos argentinos volvieron a subir (ayer mejoraron algo más del 2%), y veremos qué pasa una vez que los dólares entren en las cuentas de los destinatarios. Y veremos, además, que ocurre el viernes próximo, ya que ese día la secretaría de Finanzas realizará la primera licitación de deuda en pesos del mes, y los expertos especulan con que es posible que se vuelvan a ofrecer papeles a tasa de interés, y no solo ajustables por CER o tipo de cambio, como sucedió últimamente.

En cuanto a papeles privados el mercado norteamericano sigue sostenido. Este jueves se inicia la presentación de balances y arrancan esencialmente los bancos: de hecho este viernes llegan los números de JP Morgan y Wells Fargo, que actuarán como una brújula. Con todos estos números se verá si se mantienen los precios de las tecnológicas en el cielo, en un movimiento que arrancó hace casi un año con el balance de Nvidia y su Inteligencia Artificial, una empresa que a mediados de 2022 cotizaba a 124 dólares y ahora está a 420, casi 240% en dólares más en un año, con una cotización considerada por algunos como extravagante.

Lo concreto es que los inversores altamente especulativos siguen estimando que Estados Unidos logrará eludir una recesión (algo que no parece ocurrir ni en Japón, ni en Europa, y probablemente tampoco en China). De ahí que ayer hubo una nueva suba en la bolsa de Nueva York, donde se registró un alza del 0,6% para el Dow, suba del 0,2% para el S&P y alza del 0,2% para el Nasdaq. Mientras que en Latinoamérica la tendencia fue completamente opuesta: la Bolsa de San Pablo bajó 0,8% y la de México perdió 0,5%.

En el mercado bursátil local esta vez no fuimos los peores de todos, pero casi. Con $5.591 millones operados en acciones y $9.513 millones en Cedears, hubo una nueva baja del 0,7% en la Bolsa de Buenos Aires. Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York no pudieron sonreír como Wall Street: subas del 1% al 1,3% para Edenor e YPF, pero se anotaron bajas del 1 al 6% para Mercado Libre, Macro, Bioceres, Galicia, Cresud, TGS, Francés e IRSA.

Commodities mixtas

En commodities hubo una reacción mixta. El petróleo bajó 0,7%. Los metales preciosos actuaron sostenidos. Los metales básicos estuvieron en alza. Los granos tuvieron un muy buen día tanto en Chicago, pero sobre todo en Rosario, donde el trigo pegó un salto del 12%, ya que las lluvias no son suficientes en los lugares donde más se la espera para los últimos momentos de siembra. Y, finalmente, a la espera de las reacciones de Jerome Powell, y de la SEC, las criptomonedas lograron sobrevivir: el Bitcoin subió 0,9% con subas de hasta el 4% para el resto de los valores del panel.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés