El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 11°C
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 11°C
Todos corren a los commodities

No es tiempo para ganar, sino para perder lo menos posible

Ayer saltó por los aires el trigo. Y también subieron los metales básicos. El petróleo en cambio, cedió. Y las posiciones refugio (oro, plata y Bitcoin) se tranquilizaron.

Wall-street
Wall-street
Luis Varela Luis Varela 04-03-2022
Compartir

Con un vértigo y una volatilidad pocas veces vistos, dignos de una época de guerra como la actual y de un acuerdo con el FMI al filo de la navaja, los precios de los mercados internacionales se movieron ayer como libélulas, con diferencias notables en cuestiones de minutos, que dejaron a los operadores congelados, antes de volver a actualizar pantallas en sus celulares o computadoras.

El ataque de Rusia a Ucrania se sigue intensificando, con novedades terribles minuto a minuto, provocando otra vez notables alteraciones en los commodities, pero con una diferencia respecto de los días anteriores. Esta vez los metales básicos y los granos siguieron subiendo (principal rubro de exportación de Rusia y Ucrania), pero el petróleo no solo se frenó, sino que bajó. Y hubo también un apaciguamiento en las posiciones de reserva, con los metales preciosos mixtos y con bajas en las criptomonedas.

De hecho, metales como el aluminio o el níquel saltaron 5%, pero lo que más dejó desconcertado a todo el mundo fue el valor del trigo, que escaló más del 15% en Chicago, alcanzando el valor más alto de todos los tiempos (y anotando también fuertes incrementos en Rosario, aunque allí la soja y el maíz subieron incluso más). El petróleo, valor fundamental para las cuentas de Putin, que hasta ahora había volado porque la Unión Europea sigue comprando crudo y gas que llega desde Moscú, se encontró con dos noticias que movieron de su silla al líder ruso.

Por un lado, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, le aumentó la presión a la Casa Blanca para que prohíba las importaciones de petróleo ruso: "No podemos ser hipócritas y ponerle sanciones en lo que no nos molesta, pero seguirle abasteciendo con nuestros fondos a algo que nosotros debemos afrontar". Y lo que verdaderamente sacudió a Putin fue otra gran novedad: con cede en China, el Banco Asiático de Inversión e Infraestructura, creado hace una década para competir con el Banco Mundial, decidió suspender todas las actividades con Rusia y Bielorrusia. Y en esa entidad China tiene el 26% del poder de voto, lo cual de alguna manera significa que Xi Jinping le está dando una señal a Putin para que frene con la presión sin límite que está ejerciendo.

Impacto en las bolsas

La fuerte suba en las commodities determinó una caída promedio del 2% en las bolsas europeas y una baja inferior al 1% en la Bolsa de Nueva York (las tecnológicas sufrieron algo más). Y otro efecto que sobresalió también fue la debilidad en bloque de todas las monedas europeas. Ayer  en el exterior el dólar subió 0,6% contra el euro, 0,5% contra la libra y 0,2% en México, pero bajó 0,1% contra el yen y descendió 1% en Chile y 1,3% en Brasil, que con estos precios del petróleo y los granos está bailando samba sin parar.

Por supuesto, todo esto está rodeado de una incertidumbre que crece hora tras hora, ya que Putin parece estar decidido a todo, y demostrándole a todo al que se le acerque no tiene vuelta atrás aunque genere un masivo repudio mundial. Con ese escenario internacional conmocionante, el presente que se vive en Argentina es, por supuesto, completamente otro. Mientras la calificadora de riesgo MSCI rebajó la nota de Rusia de “mercado emergente” a “mercado aislado” o "standalone" es decir en la misma categoría donde fue colocado nuestro país, ayer se dio un paso a favor en dirección al avance en el programa con el Fondo Monetario Internacional, aunque ese movimiento todavía fue a medias.

El acuerdo con el Fondo

Un comunicado con el Fondo confirmó que esa entidad cerró un acuerdo por la deuda de US$ 45.000 millones, un monto equivalente al 1.000% de la cuota que tiene Argentina en el FMI, y que se procederá a un programa a 30 meses, que aún no fue aprobado por el board del organismo, a la espera de lo que decida el Congreso. Esencialmente, si el acuerdo se aprueba, Alberto Fernández no pagará nada durante su mandato, y los pagos comenzarán a realizarse entre 2026 y 2034.

Ver la comunicación en la página web oficial del Fondo fue un verdadero alivio para algunos, pero los representantes de todos los bloques de Diputados se reunieron a partir del mediodía, hora en la que supuestamente iba a llegar a la Cámara Baja todo el contenido de lo inicialado. Pero fueron pasando las horas y llegaron otra vez detalles macro, sin los números chicos, por lo que la condición sigue estacionada en más de lo mismo, y la posición de los legisladores lentamente va rotando, poniendo en duda la aprobación de lo enviado por el Poder Ejecutivo.

Ahora se dice que el lunes se presentará todo, que el ministro Guzmán y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, irán para entregar todo con todos los números. Pero de los 257 diputados, los extremos de la izquierda y la derecha ya dijeron que rechazarán lo propuesto, el kirchnerismo se inclina entre el rechazo o la abstención, en el peronismo que está en el Frente de Todos parece haber predisposición a apoyar, pero en Juntos por el Cambio son cada vez más lo que dicen "si Máximo y Cristina no lo aprueban, con las dos manos, nosotros no lo haremos". Saben que lo establecido en el acuerdo es muy difícil de cumplir, y no quieren meter la firma en algo que después los K salgan a decir "se los dijimos, esto era un desastre, y la culpa es de ustedes".

Esto determinó un día que arrancó bastante complicado en el mercado local pero que fue mejorando con el correr de las horas. Se ve en el acuerdo que finalmente el acuerdo de tarifas será importante (lo cual achicará los subsidios del Estado), también se ve la limitación a la emisión y en el comunicado del Fondo se hizo mucho énfasis: la prioridad en este momento es bajar la inflación. Sobre todo en este momento en el que varias consultoras están midiendo febrero con una suba cercana al 4% mensual, con chances de que marzo venga peor.

El gran foco del tema de ayer estuvo en torno al trigo, a la harina, el pan y los derivados. Sucede que la tonelada de trigo, que costaba US$ 200 por tonelada hace pocos meses, ayer llegó a US$ 309, el mayor precio de toda la historia, con un cierre insólito de US$ 449 en la Bolsa de Chicago. Este salto preocupa de manera inquietante al Gobierno, por lo que el secretario de Comercio, Roberto Felettim decidió avanzar con el fideicomiso, para que haya 800.000 toneladas que garanticen precio quieto para la harina y los fideos secos para el resto del mandato de Alberto. 

En realidad, en el comunicado del FMI quedó abierta una expresión que hizo carne en todos los privados: tienen que bajar el rojo fiscal, como sea, como si no importara si se procediera con recorte en el gasto público y más peso sobre los hombros de los privados. Y, detrás de la revaluación de los impuestos, el crecimiento de los peajes y las multas, ahora llega esta estocada al trigo, y los productores se reunirán el sábado en la santafesina Alcorta, porque entienden que la movida del fideicomiso es otro impuesto o retención encubierta.

Las señales del Gobierno

Sin embargo, de a poco, el Gobierno le va dando señales al Fondo, mostrando que está siguiendo de alguna manera sus indicaciones de cogobierno. Desde el lunes harán que el cepo cambiario sea apenas más flexible: eliminarán desde el 7 de marzo, el cupo semanal de 50.000 Valores Nominales para la liquidación de títulos en dólares bajo legislación local en moneda extranjera, lo cual supone más fluidez en los negocios vía MEP y CCL. Y eso tuvo impacto ayer en los dólares libres, que bajaron todos en bloque: el dólar blue bajó otros $2 hasta $204, mientras que el dólar MEP cedió 45 centavos hasta $196,39 y el contado con liquidación bajó $1,06 hasta $201,17. Esto se concretó con una señal a favor y otra en contra: el BCRA pudo sumar US$ 17 millones a las reservas, pero al mismo tiempo tomó otros $389.364 millones en Leliq a 28 días de plazo al 42,5% anual.

Detrás de esta movida cambiaria, con un dólar mayorista que sube a un ritmo mensual del 2,6%, cuando la inflación corre a doble velocidad, empieza a comprobarse que Argentina ingresa no solo en un proceso de inflación en pesos, sino también inflación en dólares, y la consultora Abeceb resaltó que durante febrero hubo una fuerte caída de las exportaciones y aceleración de las importaciones con Brasil, por lo que creció el rojo bilateral con ese país, principal fuente de dólares genuinos que le queda a Argentina.

Bonos y acciones

Con ese marco, los bonos arrancaron el día con fuertes bajas, que fueron mejorando hacia el cierre, lo cual permitió que el riesgo país bajara 14 puntos, hasta 1.851 puntos, es decir casi sin impacto el día en el que el Fondo anuncia que acordó con el país. Pero donde sí hubo mejor respuesta fue en la Bolsa: con $2.025 millones operados en acciones y $4.254 millones en Cedears, la Bolsa de buenos aires subió 1,5% (evitando la baja de Wall Street y un día sin cambios en San Pablo). Con los ADR argentinos en Nueva York  mostrando mayoría de subas, sobre todo de Bioceres, que saltó 11%, lejos del mal día que tuvieron YPF y Mercado Libre.

¿Cómo sigue esta película? Los analistas advierten que estos no son tiempos para intentar ganar sino que debe buscarse perder lo menos posible. Nadie sabe lo que hará Putin en los próximos cinco minutos. Y tampoco puede saberse si el Congreso le dará el "sí" a Alberto. 

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés