A nivel global

Lunes rojo: culpan a Omicron, pero los motivos serían otros

Todas las Bolsas del mundo tuvieron ayer bajas del 1% al 2,4%. Se culpó de la baja a Omicron, pero hay otros motivos.

Coronavirus
Luis Varela Luis Varela 21-12-2021
Compartir

Ayer, antes de que ningún gallo empezara a cantar el amanecer del último lunes previo a la Navidad, una verdadera marea roja se fue extendiendo en los mercados bursátiles de todo el planeta: hubo caídas importantes, de más del 2% en Tokio, en las bolsas chinas, en las de India, la alemana de Frankfurt achicó 1,9%, la de San Pablo también se hundió más del 2%, incluso Wall Street sufrió un traspié del 1,2%, y Buenos Aires quedó en el medio con un descenso del 1,6%.

Como si se tratara de repetidoras que iban replicando cada uno de los títulos que iban saliendo en las redes de todos los sitios de noticias del mundo, la culpa de esta baja fue adjudicada por el periodismo global a una cuestión muy específica: la variante Omicron está sumando contagios a una velocidad mucho mayor a la esperada, hay países que están decidiendo nuevos confinamientos, como en los Países Bajos, y eso está generando fuertes bajas en todo, en un pulso parecido al que se vio con el Covid original en marzo de 2020 o con la llegada de la cepa Delta en agosto del año pasado.

Diferentes lecturas

Inmediatamente, la prensa más especializada empezó a recorrer el espinel tratando de confirmar la versión que ganaba terreno con la velocidad de un rayo. ¿Es Omicron el culpable de la baja en bloque que estamos viendo? Fue la pregunta que recibían los analistas más expertos. Y la respuesta fue contundente: "Sin dudas, esta suma de contagios suma intranquilidad, incertidumbre, y ayuda a que los precios bajen, pero los verdaderos culpables de este pulso estructural a la baja son el freno en la economía china y la decisión de la Fed de poner fin al estímulo y de terminar con el dinero gratis, programando tres subas para la suba de la tasa de interés en 2022".

Y por si alguna falta hiciera para que se sumara más desconcierto hubo dos decisiones, quizás no tan inesperadas, que movieron aún más el avispero: por un lado empiezan a aparecer legisladores demócratas que se suman a los republicanos en el Capitolio con la idea de bajarle el pulgar a la idea de Joe Biden de impulsar a EE.UU. con un gasto gigante de obra pública. Y por otra parte se sintió también en los mercados el triunfo del izquierdista Gabriel Boric, que será nuevo Presidente de Chile, en una elección que fue considerada ejemplar, porque fue realizada sin opositores encarcelados o proscriptos.

Con todo ese combo internacional, Argentina sigue sumergida en su propio enjambre. El Gobierno no termina de digerir que la oposición no aceptó un Presupuesto que venía con un cúmulo de incongruencias. Y a eso se sumó que el presidente de la Cámara de Diputados les dijo a las provincias que ahora recibirán menos dinero, lo cual parece preparar el escenario para que se presente un nuevo programa de 2022, con platita repartida por detrás, para conseguir la aprobación, y poder avanzar con el FMI en marzo, ya que no hay fondos suficientes para afrontar los vencimientos de ese mes, ni en dólares ni en pesos.

El dólar en el mundo

Este cuadro de situación generó para todos los mercados emergentes una situación de debilidad, y entre ellos Argentina está en el centro del escenario. Por ese motivo, ayer en el exterior, el dólar saltó 3,4% en Chile (por el triunfo de Boric, convirtiendo a la moneda chilena en la más devaluada del año), el billete verde también subió 1% en Brasil y 0,2% contra la libra, no cambió contra el yen, pero bajó 0,3% contra el euro y cedió 0,4% en México

.A nivel local, con algún pequeño uso de reservas, pero más de bonos, el Gobierno siguió domando a los dólares regulados con intervención estatal, pero el dólar Senebi volvió a escalar. Hubo pocos movimientos en el MEP y el CCL bancarios, el blue amagó con subir pero finalmente quedó clavado en $200, y el Senebi saltó $4,20 hasta $209, con el BCRA perdiendo US$ 11.000.000 de las reservas, quedando al límite ya que este miércoles debe devolver los DEG del FMI y el dinero del BCRA quedará decididamente en cero, luego de un año con una gran cosecha y con precios por el cielo.

Los bonos argentinos también sufrieron, bajaron 1% en promedio y acumulan de las últimas siete ruedas, cinco días con precios claramente en baja, por lo que el riesgo país acaba de pegar un salto, ayer de 28 unidades (60 puntos en dos semanas) hasta 1.749 puntos básicos, evidenciando que  Argentina sigue completamente fuera de todos los mercados, en la categoría "stand alone". 

Es cierto que la situación global es muy inestable. Omicron está afectando. Ayer Argentina sufrió 5.337 contagios en un solo día, con pocas muertes por suerte, pero el número de afectados está sumando gente en los hospitales. En medio de esa movida, los índices de la Bolsa de Nueva York bajaron 1,2% promedio, la de San Pablo achicó 2% y la de México 1,5%.

Y a Buenos Aires también le fue mal, ayer bajó otro 1,6%, se sigue desinflando, operando cada vez menos volumen de negocios, languideciendo. Ayer en la Bolsa local se operaron $1.179 millones en acciones y $2.753 millones en Cedears. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York tuvieron una sola suba (Despegar), mientras que el resto bajó n bloque hasta 4%, con Edenor, IRSA I y Cresud como las más perjudicadas, con el gerente general renunciando de manera sorpresiva en esta última compañía.

Buscado explicaciones

¿Es Omicron, es la promesa de suba de tasas de la Fed o será China? En base a su pobre crecimiento, el Banco Central chino hizo una movida que desconcertó: anunció una baja de tasas para darle préstamos a los consumidores, que están muy nerviosos porque temen una crisis hipotecaria como la que sufrió EE.UU. en 2008. 

El gran tema es que sea por Omicron, por la Fed o por China, las commodities están pisando el pedal del freno. El petróleo volvió a bajar, los metales estuvieron débiles, tanto los preciosos como los básicos. Algunos granos se sostuvieron, pero Brasil lanzó una expectativa de cosecha de maíz tan grande que aplastó las cotizaciones tanto en Chicago como en Rosario. Los únicos que parecieron resistir, tras las fuertes bajas recientes, fueron las criptomonedas: el Bitcoin subió apenas, con muchos fanáticos de estos valores nerviosos en Argentina porque el BCRA está acumulando datos con todos estos movimientos, preparando una movida que puede llegar a doler.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés