El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 6°C
Para darle independencia al BCRA hay que darle independencia también a la Anses
Clave

Para darle independencia al BCRA hay que darle independencia también a la Anses

Para que el BCRA sea independiente, el sistema previsional tiene que ser sustentable para dejar de ser un demandante voraz de emisión monetaria

Jorge Colina 28 marzo de 2023

La polémica en torno al canje de los títulos en dólares del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) por títulos en pesos es estéril. 

En primer lugar, porque el deudor de ambos títulos es el mismo y es un "defaulteador" serial: el Tesoro Nacional. 

Se puede pensar que, como los bonos Globales en dólares tienen jurisdicción en Nueva York, son más valiosos que títulos en pesos con jurisdicción argentina. Pero no hay que perder de vista que a la hora de "defaultear", el Tesoro Nacional argentino no se amedrenta ante nadie. Si tiene que "defaultear", "defaultea" aunque el acreedor pueda acudir a la Justicia de Nueva York. 

Además, se sabe de antemano que el FGS no va a hacerle un juicio en Nueva York al Tesoro Nacional en caso de no cobro de los Globales. 

En segundo lugar, porque es práctica corriente que el Tesoro Nacional le coloque bonos al FGS. Cuando el FGS recibió desde las cuentas de capitalización individual los ahorros previsionales estatizados que la gente tenía en las AFJP, el stock de activos tenía una cobertura de 18 meses de pagos de jubilaciones. Hoy esa cobertura es de 14 meses. Dentro de estas coberturas, en el 2008 el FGS recibió el 60% de la cartera en títulos públicos. Hoy los títulos públicos representan el 78% de la cartera. 

Claramente se estatizaron los ahorros previsionales en el 2008 para financiar al Tesoro desde el FGS. 

Varios dirigentes de Juntos por el Cambio que hoy se crispan por este canje forzoso aplicado al FGS votaron en el 2008, con convicción, por la estatización de los ahorros previsionales para conformar el FGS. 

Sería ingenuo -como mínimo- o hipócrita -como máximo- si argumentan que no pensaban que el FGS se utilizaría para financiar al Tesoro. 

La historia previsional argentina está llena de utilizaciones de los ahorros previsionales para financiar déficit fiscal. 

El círculo vicioso del sistema previsional

Pensar que el FGS es la reserva del sistema previsional es un grosero error. El sistema previsional argentino es deficitario en términos de que los aportes salariales y los impuestos que recibe no son suficientes para pagar las jubilaciones. Entonces, el Tesoro nacional tiene que ponerle plata a la Anses para que pague las jubilaciones. Es el Tesoro el garante. 

Como el Tesoro tampoco tiene plata, en términos de que los impuestos que cobra no le alcanzan para financiar el gasto público, le pide emisión monetaria al Banco Central. Así, el Tesoro termina pagando el déficit previsional con emisión monetaria. 

La emisión monetaria genera -a la larga, guste o no- inflación. Entonces, es la inflación la que le hace sentir a los jubilados el déficit previsional por el lado de la pérdida en el valor real de las jubilaciones. 

Lo otro que provoca la inflación es que el Tesoro Nacional se queda sin crédito. Nadie le quiere prestar voluntariamente. Ni siquiera a tasas exorbitantes. Entonces al Tesoro no le queda otra alternativa que colocarle títulos públicos al sistema previsional (en este caso al FGS). 

Así es como el Tesoro es el garante del sistema previsional, emitiendo para cubrir el déficit previsional, emisión que genera inflación, inflación que le saca crédito al Tesoro, quién entonces tiene que apelar a los ahorros del sistema previsional, Tesoro que dentro de estos ahorros previsionales se encuentra con sus propios títulos, que los canjea.

Hay que darle independencia a la Anses

Un paso muy importante para romper este círculo vicioso es regular la independencia de la Anses bajo lo que establece el artículo 14° bis de la Constitución: "...el seguro social obligatorio estará a cargo de entidades con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados...". 

La autonomía -para que sea creíble y efectiva- tiene que ser estricta, incluyendo la tipificación de sanciones penales para los funcionarios que promuevan o toleren la derivación de recursos previsionales para auxiliar el Tesoro Nacional o que no exijan estudios actuariales que demuestren el sustento financiero, antes de aplicar disposiciones -de cualquier poder del Estado- aumentando los beneficios previsionales.

En este sentido, la independencia de la Anses es el complemento inevitable que tiene que tener la independencia del Banco Central. Ya está instalado el consenso de que para vencer la inflación hay que tener un Banco Central independiente. 

Para que el Banco Central sea realmente independiente, el sistema previsional tiene que ser sustentable para dejar de ser un demandante voraz de emisión monetaria. 

Por esta razón, para darle independencia al Banco Central, hay que darle -si o si- independencia a la Anses también.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés