El Economista - 70 años
Versión digital

jue 11 Ago

BUE 14°C
Versión digital

jue 11 Ago

BUE 14°C
"Batgirl"

Warner Bros., HBO Max y Discovery: la cancelación de Batichica en medio de una adquisición multimillonaria

El multimedio empresarial Warner Bros. Discovery parece estar redireccionando su estrategia de negocios en todo el mundo

El estudio gastó US$ 90 millones en financiar la película que iba a ir directamente a la plataforma de streaming de la empresa, HBO Max
El estudio gastó US$ 90 millones en financiar la película que iba a ir directamente a la plataforma de streaming de la empresa, HBO Max
Pablo Planovsky Pablo Planovsky 04-08-2022
Compartir

En una decisión inusual para la industria cinematográfica de Hollywood, la película Batgirl (basada en el personaje femenino creado por DC Comics en 1961, 22 años después de la primera aparición de Batman) fue cancelada cuando ya se había terminado de filmar y los realizadores estaban trabajando en la posproducción. 

  • El primer argumento que circuló en los portales de noticias, como Variety o Deadline, para justificar la decisión, no era muy convincente: se argumentaba que Warner buscaba darle un perfil más grande e importante a todas las adaptaciones cinematográficas de los héroes de DC. Las verdaderas razones pueden ser otras.

El estudio gastó US$ 90 millones en financiar la película que iba a ir directamente a la plataforma de streaming de la empresa, HBO Max, sin pasar por los cines. Esa cantidad de dinero es mucho más que el presupuesto de una película independiente o mediana, pero es “poco” en comparación con lo que suelen gastar otras películas basadas en cómics. 

Sin contar gastos de publicidad, Black Adam (próximo título de Warner/DC con Dwayne Johnson y Pierce Brosnan como protagonistas) costó US$ 200 millones.

La Liga de la Justica, la caótica producción estrenada en 2017, costó US$ 300 millones, y Zack Snyder's Justice League, la reedición con la visión original del director que exclusivamente a la plataforma, tuvo un precio de US$ 370 millones (de nuevo: sin contar gastos en publicidad), convirtiendo a estos últimos dos títulos en dos de los más caros de la historia del cine.

Para una producción como La Liga de la Justica recaudar en todo el mundo poco más de US$ 650 millones, como sucedió en 2017, es considerado un fracaso. No solo porque la recaudación empalidece cuando se la compara con otros tanques de Hollywood (en especial, los de la franquicia Marvel), sino porque en estos casos los gatos en publicidad suelen igual (o superar) el costo de toda la película. La principal fuente de ganancia para las franquicias, sean superhéroes de Marvel, DC, dinosaurios de Jurassic World, o magos de Harry Potter, no es tanto la película en sí, sino todo lo que generan con juguetes, videojuegos, artículos varios y, como diría Scorsese, atracciones en parques de diversiones.

El argumento del presupuesto “menor” para una película basada en cómics, con personajes salidos del mundo de Batman (el personaje más rentable para Warner y DC), no convence si se tiene en cuenta que Joker, en 2019, costó US$ 70 millones y recaudó más de US$ 1.000 millones en todo el mundo, convirtiéndola en una de las películas más exitosas de ese año.

fzr7ilywiaeuvzs
Leslie Grace compartió su dolor en redes

Nada personal, solo negocios

Contrario a lo que supone el debate en redes sociales, la cancelación de Batgirl tampoco tiene que ver con una batalla cultural a favor o en contra de una actriz estadounidense/dominicana (Leslie Grace, la protagonista), o de dos directores belgas. Otra justificación, más cínica y plausible —que puede o no tener que ver con la calidad de lo que se había filmado—, es que el estudio encontró una deducción impositiva al cancelar el estreno de Batgirl y otra película animada de Scooby Doo. Casi como si fuera una escena salida del clásico de Mel Brooks, Los Productores, la nueva gerencia de Warner descubrió que ciertas películas funcionan mejor sepultadas para siempre como reducción de impuestos que engordando el catálogo de un servicio de streaming.

Esta justificación también podría estar respaldada por la reciente adquisición de WarnerMedia por parte del grupo Discovery, que se realizó en abril de este año. El conglomerado mediático podría fusionar el reciente renombrado servicio de streaming, HBO Max, con Discovery+, otro de los servicios de streaming de la empresa, como parte de una agresiva campaña de redireccionamiento de todos los servicios.

Si Discovery+ termina nucleando a HBO Max, la cantidad de producciones originales como series o películas de ficción, se vería reducida. La reciente oleada de ficciones canceladas (entre las que se encuentran la premiada serie Full Frontal With Samantha Bee y la reciente Batgirl, entre otras tantas) podría indicar que le empresa planea hacer una reducción importante de gastos. La adquisición de Warner superó los USD 43 mil millones de dólares y el nuevo CEO, David Zaslav, quien viene de Discovery, quiere reducir USD 3 mil millones en los gastos de la compañía que produce series y películas.

¿Calidad antes que cantidad?

Que Warner/DC no encuentre la brújula para hacer más rentable su catálogo de superhéroes ya no es una novedad. Salvo casos aislados, como la trilogía de Batman de Christopher Nolan y Joker, no parece haber ninguna dirección creativa o comercial que guíe a los títulos. Batman, la última iteración del hombre murciélago protagonizada por Robert Pattinson, no fue un fracaso pero estuvo lejos de la recaudación de las últimas dos películas con Christian Bale interpretando al personaje. Y casos como Aves de Presa (US$ 201 millones acumulados, para US$ 100 millones de presupuesto, sin publicidad), con Margot Robbie como Harley Quinn, o Escuadrón Suicida (US$ 168 millones en todo el mundo contra un costo de US$ 185 millones), sí fueron fracasos comerciales en su paso por las salas de cine.

No es la primera vez que una producción “casi” terminada se cancela para ser guardada en las bóvedas de alguna empresa. Empires Of The Deep, una producción de China que buscaba rivalizar, dos años después, con Avatar (la mega taquillera película de James Cameron que se estrenó en 2009), nunca vio la luz del reflector en la pantalla grande. O en ninguna pantalla del mundo, para ser más específicos. 

A pesar de gastar US$ 130 millones en el rodaje, contar con una actriz como Olga Kurylenko, y más de 10 guionistas involucrados, la historia de fantasía en 3D parece que estaba más cerca del desastre narrativo y artístico que de la promesa de rivalizar con las mayores producciones de Hollywood.

Se puede argumentar que ninguna decisión es permanente en Hollywood, más cuando días antes de la noticia de la cancelación de Batgirl, Brendan Fraser, que interpreta al villano Firefly en esa película, hablaba entusiasmado con los medios promocionando su personaje. Es posible que el grupo empresarial Warner de marcha atrás y, finalmente, decida estrenar Batgirl aprovechando la publicidad que se genera con la cancelación. 

Algo similar a lo que ocurrió con la restauración de La Liga de la Justicia cuando se reestrenó cuatro años después como Zack Snyder, el director original, había imaginado. El estudio negó o minimizó, durante años, la existencia de una “versión del director”. Los seguidores de Snyder hicieron crecer una campaña en las redes que concluyó, en efecto, con la versión del director que sirvió para promocionar el lanzamiento de HBO Max. Puede que Batgirl nunca tenga un lanzamiento oficial, o puede que sí.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés