El Economista - 70 años
Versión digital

dom 23 Jun

BUE 13°C
Netflix es la aplicación web responsable de la mayor cantidad de tráfico de Internet (download, descarga) en el mundo.
Tendencias

Netflix está en la cima del tráfico de datos en internet

Domina el tráfico de Internet y el de suscriptores en todo el mundo. Sin embargo, Netflix enfrenta problemas respecto a su futuro.

Pablo Manzotti 08 marzo de 2023

Netflix es la aplicación web responsable de la mayor cantidad de tráfico de Internet (download, descarga) en el mundo. Su caudal es de 14,9% del total de megabytes de uso anual. El dato surge de un nuevo informe de la consultora web Sandvine evaluando el mercado y el uso de la tecnología en 2022. Más allá del dato de uso palpable de los anchos de banda, el análisis deja ver la popularidad de los servicios de streaming y su inserción en el mercado que no para de crecer en oferta de contenido, al menos. 

YouTube se quedó con 11,4% de la torta de megabytes circulantes. Le siguen Disney+, con el 4,5% y Amazon Prime Video que tiene una participación del 2,8%.

Las redes y plataformas como TikTok, Facebook o las descargas en Playstation y Xbox, rondan entre el 3% y 4% del caudal de tráfico total.

Más allá de la importancia del título, no siempre una pintura de esas características es correlato de una situación económicamente saludable. Netflix, al igual que otras grandes tecnológicas similares como Apple y Meta, también vio su valoración reducida a la mitad ¿La explicación en grandes rasgos? Aumento de las tasas de interés, deterioro de perspectivas económicas y rechazo de inversores a las acciones de alto crecimiento.

Un nuevo modelo

Lo cierto es que Netflix, que cuenta con el "gap" de ser la iniciadora del negocio, está en pleno proceso de modificar su modelo de acción en distintas variables. A partir de la pérdida, por primera vez en su historia, de millones de usuarios en el primer semestre el año pasado, la empresa de la N roja anunció una metamorfosis en su oferta de contenidos, en su relación con el suscriptor. La posibilidad de ofrecer una modalidad que incluya anuncios y un costo menor en el pago mensual de la suscripción (algo ya adelantado y comentado en esta misma sección meses atrás) ya se ha implementado en varios países de Europa y, por supuesto, en Estados Unidos

En algunos casos el resultado ha sido positivo, lo que lleva a la empresa a evaluar expandir el concepto globalmente. En España, por ejemplo, cuatro de cada diez usuarios nuevos ha optado por la modalidad con anuncios y la encuentran como la oferta más favorable. El incremento de nuevos suscriptores se elevó en 10%, número respetable aunque no suficiente. 

Lo que encendió una luz de alarma es el registro en los Estados Unidos. Solo 0,2% de los suscriptores. De hecho, la empresa tuvo que devolver el dinero a los diferentes anunciantes que habían invertido en las nuevas publicidades porque no cumplieron con las metas prometidas.

Hay todo una línea que se abre al análisis con estos datos duros: una demostración más de lo que está sucediendo en esta era de la saturación de contenidos. Una industria que no termina de dimensionar cuál es el tamaño real de la torta a repartir. Y, si bien se trabaja en metas a mediano plazo, no se termina de vislumbrar si esto es un bajón correspondiente a un globo inflado en el boom pandémico por el consumo hogareño o es una pendiente irreversible. Si es el segundo caso, estamos ante la transformación del negocio transformador, ¿cómo es eso? Si Netflix supuso una nueva idea/forma de relacionarse con el consumo cultural hoy parece encarar hacia un trayecto circular en el que se retorna a viejas estructuras. O sea: no solo es la tecnología en sí misma sino el concepto detrás del uso de esa tecnología. Además del streaming, por caso, la ene roja modificó el consumo de la serialidad al ofrecer una temporada completa al mismo tiempo, un arco argumental a demanda del televidente. La respuesta, volviendo a una fórmula tradicional, parece ser desacertado en más de una aspecto: no sólo no ha dado el resultado esperado en términos cuantitativos (socios + ingresos) sino que también plantea un retroceso que echa por tierra la fórmula que le otorga identidad

Los buenos resultados y el futuro mediato

Según un reporte difundido por la agencia Reuters la empresa, en 2022 y luego de la caída a mitad de año, obtuvo un crecimiento de 2,4 millones de nuevos suscriptores en todo el mundo. Lo interesante es que ese crecimiento no tuvo que ver con cambios en el acceso a las cuentas sino en el contenido: se vio ampliamente impulsado por su producto insignia, Stranger Things y el estreno de Dahmer - Monster: La historia de Jeffrey Dahmer que se ubicó como una de las más vistas de todos los tiempos de la plataforma.

  • Es una variable más a considerar en el análisis general de la biografía de la empresa. Y clave para entender lo que puede suceder en el futuro mediato con el universo total del streaming. El motor del crecimiento sigue teniendo que ver con el contenido.

Por un lado eso puede ser negativo: Netflix ha anunciado el recorte de sus producciones de alto presupuesto, con el perjuicio que esto puede generar para proyectos interesantes por resultó la película El Irlandés, de Martin Scorsese, o la restauración y el estreno de la obra inconclusa y perdida de Orson Welles, Al Otro Lado del Viento. La decisión es trabajar sobre las fórmulas probadas de éxito como El Juego del Calamar o Merlina y bajar en el contrato de grandes estrellas. La prueba piloto para lo que viene el resto del año será el reflote de la franquicia de la serie Luther, esta vez con una película de dos horas de duración. Se estrena en marzo y es el producto que marca el estilo de lo que se viene en la plataforma.

Pero, además, la empresa ha comenzado una cruzada para anular definitivamente el uso de cuentas compartidas. Esto ha significado un problema irresoluble para la empresa de contenidos y, a priori, puede ser un precedente para el resto de las compañías de streaming que todavía no han echado mano al asunto.

En principio es algo que, hasta ahora, ha demostrado enojar bastante al suscriptor. Por ello plantean la posibilidad de una suscripción que, por un precio mayor, ofrezca la opción de cuentas compartidas. Pero hasta ahora, los estudios realizados son bastante negativos: en general, uno de cada tres usuarios consultados, dejaría la plataforma si le obstaculizan la posibilidad de compartir la cuenta.

Actualmente Netflix lidera en el mundo porque tiene mayor número de suscriptores en más países respecto de otras plataformas: es el servicio de streaming número uno en 78 países.

El total de cuentas de suscriptores es de 231 millones. Domina en Europa, toda América del Sur, y en países como México y Australia.

Amazon Prime Video con 200 millones de cuentas, es la segunda plataforma con más suscriptores en el mundo, pero "solo" domina en 5 países (como Estados Unidos y Canadá).

Habrá que esperar para ver si la empresa de la N logra mantenerse firme en el top del podio o el cambio de época la relega a instancias inferiores.

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés