El Economista - 73 años
Versión digital

dom 14 Jul

BUE 11°C
ENTRETENIMIENTO

5 series y películas para ver este fin de semana en Netflix, HBO Max, Apple TV, Star+ y cines

Una selección con las series y películas recomendadas para este fin de semana.

Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana. El Economista El Economista
Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana. El Economista El Economista El Economista
Oscar Mainieri 12 octubre de 2023

Con tantas plataformas de streaming a nuestra disposición, puede parecer casi imposible decidirse por algo para ver durante el fin de semana

Por eso reunimos en una selección especial las mejores series y películas, que incluye también estrenos en salas de cine, para convertir ese menú interminable en un problema del pasado.

Estas son las series y películas para ver en el fin de semana en Netflix, HBO Max, Apple TV, Star+ y salas de cine.

1. Película para ver en los cines: Puan

Esta tragicomedia escrita y dirigida por María Alché y Benjamín Naishtat revela al mundo de los no iniciados las particularidades de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, un edificio en el barrio de Caballito, sito en la calle Puan, que anteriormente fuera una fábrica de cigarrillos y, desde el gobierno de Raúl Alfonsín, concentra la mayoría de las carrera humanísticas.

El conflicto se desata cuando fallece el titular de la cátedra de Filosofía. Comienza la puja entre su mayor discípulo Marcelo Pena (Marcelo Subiotto) y Rafael Sujarchuck (Leonardo Sbaraglia), un profesor recién llegado al país, también formado en la UBA, que estuvo trabajando en el extranjero, que cita a Heidegger en alemán y exhibe unas ansias desaforadas de quedarse con la titularidad.

El problema es que Pena, agobiado por la situación de ser profesor en la Argentina, cumple sus tareas con pasión y diligencia, pero si no es impulsado por su mujer o los que lo rodean, no ve la posibilidad de ponerse los zapatos de su mentor. Para redondear un sueldo decente se ve sujeto a dar clases a una grotesca y demandante señora mayor con dinero que se duerme cuando le habla de Albert Camus; montarse a una combi junto a un gendarme para dictar un programa de Filosofía en los barrios populares.

Conociendo el paño de la propia universidad y de la sociedad en que se mueve, Pena tiene la virtud de relacionar los dichos de grandes filósofos con situaciones prácticas, cotidianas, algo que su adversario - un egocéntrico de look moderno, que sale con una actriz de moda - está lejos de lograr, y menos, de continuar la tradición de los logros del fallecido titular de la cátedra. 

Alché y Naishtat descollan en la dirección de actores, y el guion (justamente premiado en el reciente Festival de San Sebastián, al igual que la labor de Subiotto), no ahorra apuntes sabrosos sobre ese particular microcosmos que es la universidad de Filosofía y Letras. Más allá de mostrar el amor por los libros de sus integrantes y las tentaciones de quedarse encerrados entre los muros protectores de la facultad sin conectarse con la realidad circundante, se observa el cholulaje ante lo que viene del exterior, la dificultad de pensarse como argentinos y latinoamericanos en relación a los centros de reflexión europeos, la necesidad de desarrollar un pensamiento crítico que no pueden brindar las disciplinas vinculadas a lo económico y a lo tecnológico.

Porque en el fondo, lo que se discute en Puan no es sólo la necesidad de mantener gratuita la educación universitaria, sino la funcionalidad de estudiar Humanidades en un mundo en que crecientemente los individuos no son considerados seres pensantes sino borregos manejados por los algoritmos, en donde el pensamiento subjetivo se ha deteriorado a niveles de trivialidad, cualidades degradantes que colaboran en transformar a los seres humanos en cosas. 

2. Película para ver en Netflix: Zona de choque

Un inmigrante muere a manos de la brutalidad policial. Hay una revuelta, justo cuando dos integrantes de la fuerza están cumpliendo con su deber en el gueto, un barrio de monoblocks destinado a los extranjeros. 

Mike Andersen (Jacob Lohmann) está muy curtido y tiene muy poca paciencia con las faltas de respeto de un muchacho de origen árabe. Su compañero de patrulla, Jens Høyer (Simon Sears), es más idealista y recela de sus métodos, drásticos y violentos. La visión de ambos sobre los inmigrantes se modificará a lo largo de la odisea en el gueto, plena de emboscadas y trampas que ponen la supervivencia a prueba. ¿Conseguirán salir del lugar? ¿A qué costo?

Este policial abunda en escenas de acción muy bien logradas, con suspenso y amplia disponibilidad de recursos. Por otro lado, muestra a la sociedad danesa como muy estratificada, y a la fuerza policial con suficiente equipamiento en su auto como para enfrentar a una centena de elefantes enloquecidos. Sin embargo, destruido el auto... Vale la pena ingresar a esta zona de choque para averiguar qué sucede.

3. Serie para ver en Apple TV: Physical

En la tercera y última temporada de Physical, Sheila Rubin (Rose Byrne) debe seguir batallando con esa feroz voz interior crítica que la tortura, la obliga a atosigarse de dulces (que después vomitará en el inodoro más cercano) o le dice que es una inútil o que está demasiado gorda o...

Estamos en 1983, Sheila ya se ha divorciado de su marido y trata de diversificar su incursión en el fitness con un espacio televisivo que le dan en el canal de noticias de San Diego. Si bien hace terapia con un grupo de mujeres en el garaje de su casa, en donde cada una expone cómo son acechadas por los anhelos súbitos de comida, Sheila sigue asediada por esa voz.

Esta vez, la voz adopta la imagen de su competidora, la exitosa Kelly Killmartin (Zooey Deschanel), que está construyendo un imperio del fitness a lo Jane Fonda, con todos los productos derivados. Por más que Sheila tiene un nuevo novio, el pobre Carlos que la aburre con su charla sobre los vegetales orgánicos, nada hace que la competencia con Kelly deje de atormentarla. En su imaginación, la blonda rival se le aparece en momentos de estrés y le susurra las cosas más bochornosas sobre su persona.

Habrá un salto a 1986 en el último episodio (son 10, de 30 minutos por temporada) en que veremos a una Sheila apacible, habiendo ganado la lucha sobre el control maniático de cada actividad que ejerce sólo con dejarse fluir, finalizando esta sinuosa historia de empoderamiento femenino.

Esta comedia negra, con su exótico tratamiento del tema de la bulimia y la lucha por superarla, ha sido un tanto desigual desde sus guiones, pero siempre ha mantenido un nivel de actuación superlativo

La australiana Rose Byrne ha mostrado aquí su versatilidad tanto para la comedia como para el drama, amén de su extraordinaria belleza. No le va a la saga la invitada Zooey Deschanel, que tiene la oportunidad de mostrarse como una rubia sexy, -perversa en la imaginación de Sheila-, haciendo ejercicios o protagonizando un número musical para una publicidad en el que se luce. 

4. Miniserie para ver en Star Plus: Nunca lo dejó ir: investigando un asesinato

En 1988, el cadáver de Scott Johnson, un estudiante de doctorado de la Universidad de Canberra, apareció en una playa de Sidney, habiéndose -aparentemente- caído de un acantilado. Se inició una investigación policial y, rápidamente, el caso fue caratulado como suicidio.

Steve, el hermano de Scott, nunca quedó satisfecho con esa investigación. Tenía un lazo muy estrecho con su hermano; ambos habían enfrentado la separación de sus padres desde pequeños, y para ayudar a su madre tuvieron que vender diarios. Confiando en los poderes transformadores de la educación, ambos se inscribieron en universidades desarrollando carreras como matemático y técnico de programación. De hecho, Scott había logrado la resolución de 3 difíciles problemas matemáticos y fue admitido en la universidad de Cambridge. Por su parte, Steve elaboró un programa para la compañía de George Lucas y se hizo millonario.

A través de diversos testimonios, Steve cuenta que su hermano era muy introvertido, pero nada hacía pensar que quisiera suicidarse. Se había mudado a Canberra en donde mantenía una relación de pareja satisfactoria con otro egresado de Cambridge, y estaba en pos de un doctorado en la universidad de esa localidad.

En 2006, Steve inicia una cruzada para saber qué sucedió con su hermano. Vuela a Sidney e insiste a la policía para que reabra el caso. Contrata a un periodista de investigación y empieza a recopilar datos que le suministra a la policía. Las autoridades policiales no lo toman a bien; se sienten escudriñadas por un extranjero rico.

El caso se reabre. La policía no descubre mucho más pese a la data de que había crímenes de odio en esa región, que había otros 15 muertos o desaparecidos cuyos casos no se habían resuelto, todos ellos gays

Steve ofrece una recompensa de un millón de dólares para quien ofrezca información sobre el asesinato de su hermano. Unos años más tarde, la incrementa a dos millones. 

El caso de Scott gana notoriedad nacional a través de un programa televisivo que lo revisita. Se cambia el jefe de la investigación, más dócil en la aceptación de la información que Steve suministra. 

No vamos a develar cómo termina la cuestión, lo cierto es que Steve, con su persistencia y sus millones logra que la policía acepte que se trató de un homicidio, y que los investigadores hallan al asesino recién en el año 2020.

Este documental dirigido por Jeff Dupre y Jacob Hickey (4 episodios de una hora), devela que la policía hacía la vista gorda ante los crímenes de odio y que sentía un fuerte resentimiento ante la intromisión de un extranjero en sus asuntos. Pero también nos deja ver cómo el dinero obra para que se haga justicia, ya que ofrece declaraciones de otros deudos de víctimas que -al no contar con recursos económicos- nunca sabrán qué sucedió con sus familiares. Muy interesante.

5. Película para ver en HBO Max: El engaño

Durante la guerra de Secesión en los Estados Unidos, en territorio sureño, un soldado del Norte es herido y, para restablecerse, se refugia en un internado de señoritas. Allí, como gallo en gallinero, seducirá de distintas maneras a la directora, a una maestra, a una alumna muy atrevida, a la sirvienta de color, y hasta a una niñita que ama recolectar hongos. 

Si el argumento les resulta conocido es porque hace poco Sofía Coppola hizo una remake, protagonizada por Colin Farrell y Nicole Kidman, que le valiera la Palma de Oro en Cannes como directora. La versión no es mala, pero muy lavada, y con un estilo digno de las páginas de una edición de la revista Vogue europea.

Nosotros nos referimos a la original, dirigida en 1971 por Don Siegel, un especialista en films policiales como Harry, el sucio o Los asesinos (basada en un cuento de Hemingway y realizada en 1964). Y Colin Farrell es un muy buen actor pero no puede superar los encantos del viejo Clint Eastwood cuando se pone en el rol de galán.

Si la versión de Coppola olía a lavandas, ésta huele a sudor y almizcle. No hay más que ver los sueños lúbricos que tiene la directora (la grandiosa Geraldine Page, más desbordada que nunca) inspirados por la presencia de su huésped. O la fiebre histérica que recorre a la joven profesora (Elizabeth Hartman, a punto de deshilacharse) ante una palabra de afecto. O el descaro de la alumna adolescente (Jo Ann Harris) para meterse en la cama del convaleciente. 

Pero no hay nada peor que desilusionar a una niñita (Pamelyn Ferdin) inocente... 

Film intenso en emociones, es uno de los menos conocidos del viejo Clint como actor, y uno de sus mejores.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés