El Economista - 73 años
Versión digital

sab 20 Jul

BUE 10°C
Star+

Nada y un poco de todo

Nada consta de 5 episodios de media hora y cuenta como protagonista a Luis Brandoni y la presencia estelar de Robert De Niro.

Hay un hermoso paralelismo entre Manuel Tamayo Prats, el personaje que porta Luis Brandoni y Larry David
Hay un hermoso paralelismo entre Manuel Tamayo Prats, el personaje que porta Luis Brandoni y Larry David .
Pablo Manzotti 11 octubre de 2023

"Créanme, yo estoy tan molesto como ustedes por esto", dijo Larry David como promoción de lo que sería la 11° temporada de Curb Your Enthusiasm (está próxima a estrenarse la 12° y última). Y agregó:  "Solo puedo esperar que un día HBO recupere el sentido y me dé la cancelación que tanto merezco". 

Por supuesto que el personaje trasciende al hombre real aunque hay mucho de esa misantropía en el mismísimo creador de Seinfeld. Su sagacidad para extremar esa visión cínica del mundo y destruir cualquier posibilidad de empatía con todo lo que lo rodea hace que la serie de HBO que cumplió más de 20 años desde su primera temporada sea el refugio máximo de la incorrección política en épocas de militancia woke.

Pero, ¿por qué comenzar hablando de Larry David para una nota acerca de Nada, la nueva producción de Star+?

Porque es el producto más cercano que se ha desarrollado en argentina en términos de sitcom, o mejor, en línea comedia de media hora estilo HBO. Como Curb Your Enthusiasm.

Además hay un hermoso paralelismo entre Manuel Tamayo Prats, el personaje que porta Luis Brandoni, protagonista excluyente de la miniserie y Larry David. 

Prats también es un tipo inteligente con una aguda (y pesimista) mirada de su entorno y cierto desprecio por quienes lo rodean. Crítico culinario reconocido mundialmente, tuvo su apogeo en los '80 y '90 y ahora se dedica a pasar su vejez como un dandy en decadencia que se ríe de sus entrevistadores y subsiste gracias al trabajo de su ama de llaves, Celsa, que más que una empleada doméstica es una suerte de madre permanente con un hijo que no sabe ni realizar una compra en el supermercado. 

.
 

Celsa es interpretada por María Rosa Fugazot. Y esto es destacable no solo por el rescate de su presencia en pantalla sino porque es uno de los varios aciertos que tiene Nada en el buen pulso del relato generado por Mariano Cohn y Gastón Duprat

Hay una galería de personajes que funcionan como disparador de las acciones de Prats y de ese particular universo en el que transitan sus pensamientos. 

Otro rescate es el de Daniel Miglioranza, otra gloria de la televisión y maestro de actores. 

Así, con pequeños aportes secundarios se entreteje el andar del personaje de Brandoni que tiene una performance que lleva adelante de taquito, aprovechando al máximo su oficio y talento para la comedia.

Prats organiza sus rutinas culinarias con un grupo de selectos amigos mientras maltrata a su editor o a algún periodista que lo entrevista cual eminencia en retiro. Por supuesto esa ominosa y rígida cotidianeidad se va a ver quebrada por un suceso que conviene no revelar. Ahí es donde ingresa el personaje de Antonia Noguera, una joven paraguaya que se acerca al estricto Tamayo Prats en busca de trabajo. Los universos colisionan y, por supuesto, la miniserie encuentra su propio tono redentor en esa línea, aunque sin edulcorar nada como para transformarla en algo negativo. 

El factor De Niro

A esta altura el lector atento se estará preguntando: ¿pero esa no es la serie que Brandoni hizo con De Niro? 

Efectivamente, lo es. Y si alguien piensa que lo del actor de Taxi Driver es solo decorativo o está por unos segundos y un mero cameo, está completamente equivocado. 

De Niro personifica a Vincent Parisi, un escritor neoyorquino exitoso que, por diferentes vueltas de la vida es un viejo amigo de Tamayo Prats. 

Lo interesante que logra la dupla de directores Cohn y Duprat es estructurar todo el relato en función de Parisi. Es él quién rompe la cuarta pared y le habla al espectador, quien cuenta la historia del excéntrico Prats y de su amor por Buenos Aires, su descripción como bicho de ciudad. 

Cada uno de los cinco episodios de media hora inicia con un pequeño teaser (secuencia corta) dónde se presenta un modismo del lenguaje y su definición en inglés. Por ejemplo: "comerse un garrón", con la traducción literal y su semántica local. Así, toda la historia tan vernácula cobra un carácter muy interesante presentada desde la óptica del habitante de la Gran Manzana.

Es probable que, Tamayo Prats, al igual que Larry David, también desee su cancelación definitiva y lo dejen vivir y disfrutar de su cinismo en paz.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés