El Economista - 70 años
Versión digital

lun 15 Abr

BUE 21°C
ENTRETENIMIENTO

5 series y películas para ver este fin de semana en Apple TV, Star Plus, Amazon Prime, y cines

Una selección con las nuevas películas, documentales y series recomendadas para este fin de semana.

Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana
Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana
Oscar Mainieri 19 mayo de 2023

Con tantas plataformas de streaming a nuestra disposición, puede parecer casi imposible decidirse por algo para ver durante el fin de semana

Por eso reunimos en una selección especial las mejores series y películas, que incluye también estrenos en salas de cine, para convertir ese menú interminable en un problema del pasado.

Estas son las series y películas para ver en el fin de semana en Amazon Prime, Apple TV, Star Plus y cines.

1. Película para ver en cine: Misántropo

Este thriller dirigido por Damián Szifron (Relatos salvajes) es cualquier cosa menos convencional, como la mayoría de los críticos parecen haber concluido. Quizás la estructura suene conocida: mujer policía dañada persigue a un asesino serial tan roto como ella, pero nuestro compatriota le inyecta toda una crítica al sistema que lo transforma en un film muy curioso. 

Responsable también del guion junto a Jonathan Wakeman, el creador de Los simuladores quiere dejar bien en claro que su francotirador es producto de una sociedad que hace agua por varios lados. En ese sentido, la metáfora que pone en primer plano fuegos de artificio mientras tapa el sonido de los disparos de una masacre dice mucho sobre una sociedad que incentiva la acumulación sin sentido de objetos y los rituales que despersonalizan al individuo al transformarlo en consumidor como última y única meta mientras oculta los fallos del sistema judicial, del sistema de reclutamiento de las fuerzas de seguridad, la explotación de fuerza de trabajo no registrada y las estrategias informativas de los medios de comunicación.

Es en estas inoculaciones ideológicas en donde la primera aventura estadounidense de Szifron destaca, también en el rubro visual, en la caracterización de los personajes. Szifron construye imágenes poderosas, logra una buena interpretación de Shailene Woodley (también coproductora) y de Ben Mendelsohn, el investigador del FBI que recluta a la oficial de policía cuyas virtudes no habían sido valoradas por esa organización.

Los atentados están escenificados con gran verismo y hay suspenso, quizás no en las dosis que uno desearía. Lo que resulta abusivo es el paternalismo y las pontificaciones constantes del personaje de Mendelsohn. Si uno le resta importancia a este obstáculo, el visionado del film es agradable y ofrece una interpretación sobre las causas de la generación de asesinos en una sociedad como la estadounidense, asesinos que descargan su impotencia aplastando vidas humanas como si fueran mosquitos una noche en que se festeja el fin de año o cuando se va de compras a un shopping

2. Documental para ver en Apple TV: Still: una película sobre Michael J. Fox 

El conocido actor de la trilogía Volver al futuro cuenta frente a cámara su lucha contra el mal de Parkinson, desde su aparición en 1991 hasta el presente. También repasa su carrera, desde los arduos inicios hasta sus últimas participaciones en series y talk shows.

El documental de David Guggenheim (Una verdad incómoda) tiene como base una larga entrevista al actor en la que se insertan sus sesiones con un kinesiólogo (por apurarse al caminar se cae, rompiéndose muñeca, brazo, etc.), las citas con diversos médicos que evalúan sus progresos y retrocesos, cenas compartidas con sus hijos y esposa.

A ella la conoció en el set de Lazos familiares, la serie que lo lanzó a la fama. Desde entonces no se separan. Después vino el descomunal éxito de la trilogía, que lo transformó en una estrella a nivel global. 

Después, 8 años en donde ocultó la enfermedad, tratando de disimular los temblores que sacudían sus manos, batallando con adicciones al alcohol y a la dopamina, hasta que dejó de negarla y la enfrentó. Desde entonces se convirtió en uno de los principales voceros a favor de que se investigue más a nivel gubernamental la dolencia que lo aqueja y recaudó más de 2000 millones de dólares con tal fin.

La batalla continúa y Fox no se rinde. Es un optimista incurable, constituyéndose en un ejemplo de resiliencia y apego a la vida. 

3. Miniserie para ver en Star Plus: A Small Light

Miep Gies (Bel Powley) lo arriesgó todo por proteger a la familia de Ana Frank durante dos años, en los que los proveyó de comestibles y alimento espiritual que aliviaban su encierro. También, junto a su esposo (Joe Cole), ayudaron a ocultar niños que quedaban huérfanos ante la barbarie nazi.

Esta miniserie de 9 episodios de una hora aborda, desde una perspectiva inusual, la conocida historia de los Frank, ya que Miep era la secretaria del padre (Liev Schreiver), una mujer con mucho sentido del humor y comprometida con sus convicciones, capaz de romper con amistades de larga data que se aliaban con la causa de los invasores del territorio holandés.

Con una fotografía de tonos desvaídos, una buena reconstrucción de época y actuaciones portentosas de Powley y Cole, que logran con facilidad recrear personajes empáticos, la miniserie es un poderoso recordatorio de una tragedia que enlutó a la humanidad. Tiene la virtud de no abundar en escenas violentas y pone el dedo en la llaga en lo que hace a las elecciones morales que se deben enfrentar ante situaciones inauditas. Muy recomendable.

4. Serie para ver en Apple TV: Ciudad en llamas

Sam (Chase Sui Wonders) es encontrada baleada en el Central Park la noche del 4 de julio de 2003. Tiene 19 años, es una fotógrafa consumada, ha adoptado a Charlie (Wyatt Oleff), un joven dos años menor al que conoce en una disquería y al que le muestra los placeres de la ciudad, entre ellos una banda punk que esconde otras actividades.

Esa noche, en distintos horarios, Sam debía encontrarse en el parque con Charlie y con Keith (Ashley Zuckerman), un financista casado que es su amante. Quien descubre su cuerpo es Mercer (Xavier Clyde), un joven gay en pareja con el hermano de la esposa de Keith y ex líder de aquella banda.

Con una narrativa que se inmiscuye en la sociedad neoyorquina post atentado a las Torres Gemelas, y que incluye en sus diversos escenarios a una familia adinerada, la movida bohemia nocturna, un detective cojo de la policía investigando qué pasó con Sam y ciertos incendios que florecen en viviendas desocupadas, City on Fire despliega un patchwork de identidades motivadas por la búsqueda del placer.

Dirigida a un público joven, la primer temporada (8 episodios de una hora) pivotea entre la telenovela y la investigación policial. Los personajes viven situaciones emocionales complicadas y sus conductas de a ratos parecen extremas, pero no dejan de tener su encanto, al igual que el elenco que los interpreta. 

5. Serie para ver en Amazon Prime:La sorprendente señora Maisel

Miriam 'Midge' Maisel (Rachel Brosnahan, una fuente de recursos actorales inagotables), vive en el Upper East Side en un lujoso departamento, está casada con el hijo de un empresario textil (Michael Zegen), tiene dos hijos, y dos padres que se las traen, él profesor universitario de matemáticas (Tony Shalhoub, excelso, interpretando un mañoso de gran corazón) y ella, una experta en decoro y apego a las normas sociales (Marin Hinkle, notable en su hieratismo de opereta). 

Hasta ahí Miriam es una cruza entre Mary Poppins y La niñera; es la mujer perfecta, resuelve todos los problemas que se le cruzan con una capacidad de inventiva incesante. Pero una noche se le da por acompañar a su marido -que quiere ser cómico de stand up- al Gaslight, un tugurio de cuarta donde se presentan beatniks y otros miembros de diversas tribus, y descubre su pasión por el escenario, del que terminará adueñándose cuando su marido la decepcione y su vida se encuentre en un callejón -aparentemente- sin salida, alimentando los monólogos con las absurdas peripecias de su vida cotidiana, con adulta agudeza y más de una obscenidad que escandalizaría a su madre.

El tratamiento de los monólogos y de algunas situaciones tiene más de la conciencia feminista de nuestro presente que de los balbuceos incipientes de la época. Ambientada a fines de los años 50 -al igual que el comienzo de Mad Men-, en el ocaso de la era Eisenhower y el nacimiento del reinado de Camelot, cuando esos escenarios eran ocupados por figuras como el dúo conformado por Elaine May y Mike Nichols (posteriormente celebrado director de El graduado), o sobresalientes del humor de judío como Woody Allen, Joan Rivers o el politizado Lenny Bruce (aquí una especie de hermano mayor de la protagonista en una versión amable y pasteurizada, muy lejana a la retratada con acidez y verismo casi documental por Bob Fosse en Lenny en 1974).

Creada por Amy Sherman-Palladino, responsable también de The Gilmore Girls, la señora Maisel nunca se adentrará en aguas rojo profundo; por el contrario, siempre el tono predominante será el pastel de la comedia ligera, a lo Stanley Donen en Funny Face (1957), para el retrato de los pintores expresionistas (en lugar de los pensadores existencialistas), o el de Un americano en París (Vincente Minnelli, 1950), para las viñetas que transcurren en la ciudad Luz, en que los padres se reencuentran, durante los dos capítulos que inician la segunda temporada.

Sin dudarlo, lo mejor de la serie está en la química entre la protagonista y su agente (Alex Borstein), una mujer regordeta que muchos confunden con un muchacho, dueña de muchas de las mejores líneas de los guiones, más cercanas a la amargura de un Billy Wilder. La relación entre ellas es una especie de derivado de los women´s films de los años 40, donde la atribulada protagonista era una mujer de carrera que tenía de compinche a una mujer neutra sexualmente, pero siempre interesante e ingeniosa como contrapeso de su apasionada personalidad.

En ésta, la quinta y última temporada, Maisel consigue trabajo en un programa de televisión como la única mujer escritora de chistes, compitiendo con varones que le dejan poco espacio, pese a los flirteos del poderoso animador. A la vez, salta en el tiempo hasta 1981 y visita a su hija en la universidad; también a su hijo en un kibutz en 1985. Hace favores a mafiosos y... (faltan 3 episodios de los 9 de una hora para concluir la temporada)

Con las decenas de premios acumulados a lo largo de su desarrollo, uno no deja de asombrarse por la inteligencia de los guiones y la ligereza y frivolidad con que se abordan temas como el aborto o la discriminación racial.

El diseño de producción y la puesta en escena son de un lujo y un detallismo que no tiene nada que envidiarle a las mejores producciones de Hollywood. También hay florituras estilísticas de cámara y de montaje de primer orden. Vital, divertido y vertiginoso, vale la pena adentrarse en el universo de la señora Maisel.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés