El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 16°C
Invasión rusa

Zelenski en la UBA: "Para Ucrania esta es la guerra por la libertad"

En plena guerra, el presidente ucraniano participó de manera virtual en un conversatorio organizado por la Universidad de Buenos Aires. En diálogo con estudiantes de universidades públicas y privadas del país, el mandatario pidió mayor cooperación de América Latina con Ucrania.

Zelenski en la UBA: "Para Ucrania esta es la guerra por la libertad"
Damián Cichero 05 julio de 2023

Este miércoles 5 de julio no fue una jornada más para Argentina, ya que el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, participó junto a estudiantes de universidades públicas y privadas de un conversatorio virtual organizado por la Universidad de Buenos Aires (UBA).

El evento, en el cual El Economista estuvo presente, se realizó en el edificio de la Facultad de Ciencias Económicas, ubicado sobre la avenida Córdoba.

Zelenski, quien semanalmente realiza este tipo de exposiciones ante congresos, parlamentos y universidades de todo el mundo, consideró que los "pueblos y países de América Latina pueden hacer mucho para defender la libertad".

"Donde quiera que estemos, en cualquier país, en cualquier continente, la libertad se aprecia de la misma manera. Tienen su educación y eso los hará más libres. Después construirán sus carreras y eso los hará más libres. Cualquier cosa en la vida se mide por la escala de la libertad", agregó. 

Para Zelenski, y para toda Ucrania, este tipo de eventos le permite ganar más apoyo, algo que es fundamental a la hora de contener la invasión rusa. Hasta marzo de este año, el país europeo había recibido más de US$ 115.000 millones en ayuda. 

Además, de cara al próximo 9 de julio, Día de la Independencia de Argentina, el mandatario expresó el "deseo de que el país se sienta cada año con más libertad", ya que Ucrania tendrá su propia celebración el 24 de agosto, pero "en circunstancias absolutamente diferentes".

Ucrania no cederá

Como era de esperar, Zelenski responsabilizó completamente a Rusia por el actual conflicto: "Nunca hemos querido esta guerra. Fue Rusia la que vino a nuestra tierra, que quema nuestras ciudades, que mata y deporta a nuestra gente. Para nosotros es la guerra por la libertad. Por eso estamos luchando y nunca cederemos nuestra libertad".

Además, siguiendo la retórica del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien considera que esta es una guerra entre democracias y autoritarismos, Zelenski agregó que en el conflicto armado "no se resuelve solamente el destino de los ucranianos (...) Es por eso que necesitamos tanto su ayuda. Los pueblos y países de la América Latina pueden hacer mucho para defender la libertad y el derecho de cada pueblo a esa libertad".

"Es necesario trabajar todos juntos para respetar el derecho internacional, para que no haya amenazas a la libertad de los pueblos (...) el mundo unido puede destruir cualquier agresor", manifestó. 

Sin embargo, el mandatario ucraniano no hizo referencia sobre el hecho de que algunos países, como India, la democracia más grande del mundo, por el momento sigan sin condenar la invasión del Kremlin.

Zelenski pide más unidad 

Al momento de las preguntas, uno de los estudiantes de la UBA consultó a Zelenski sobre qué podría acelerar un triunfo de Ucrania, a lo que el mandatario respondió que será clave "la presión de todos los países, incluyendo los de América Latina".

En este sentido, y en un claro mensaje al brasileño Lula da Silva, quien no solo no ha condenado el ataque ruso, sino que además también responsabiliza a Estados Unidos del mismo, Zelenski agregó que "los líderes de los países no pueden comunicarse con un líder terrorista. Esto incluye a los líderes de América Latina. No es posible estrechar las manos de un presidente de Rusia, porque su mano está cubierta de sangre. Se trata de una presión política".

En este sentido, el mandatario a su vez explicó que se necesitan "relaciones más estrechas entre nuestros países. No veo las relaciones tan estrechas entre Argentina y Ucrania. Me gustaría que tuviéramos más comunicaciones entre nuestros gobiernos y pueblos".

¿Cómo terminar la guerra? 

No caben dudas de que Ucrania es el país agredido. Por ello, Zelenski consideró que "Rusia pudo terminar la guerra hace mucho tiempo saliendo de nuestro territorio; es mejor que se vayan ya porque así habrá menos víctimas. Después de restaurar nuestra integridad territorial será el fin de la guerra".

Sin embargo, el mandatario no especificó si se refería únicamente al territorio que su país ha perdido desde febrero de 2022 o si también incluye la península de Crimea, región que Rusia le quitó a Ucrania en 2014.

Además, tampoco hizo referencia a, quizás, la principal cuestión de este conflicto: desde Moscú argumentan que, ante el constante avance de la OTAN hacia sus fronteras, la posible llegada de la alianza a Ucrania era una línea roja que no podían tolerar. 

Es cierto que un país soberano tiene la libertad de unirse o aliarse con quien crea más conveniente. Pero es igual de cierto que, en un mundo anárquico, en donde no existe una autoridad supranacional que vele por los intereses de todos los países, se deben tener en cuenta los dilemas de seguridad de otros actores a la hora de tomar decisiones.

Como Kenneth Waltz explica en su libro "Teoría de la Política Internacional", "decir que un Estado es soberano significa que decide por sí solo cuál es la forma de enfrentarse a sus problemas internos y externos (...) pero decir que son soberanos no implica que puedan hacer lo que se les antoje", ya que estas acciones pueden molestar a otros países con mayores capacidades. 

Por ello, aquí una pregunta clave es cómo reaccionaría Estados Unidos a una hipotética alianza militar entre China y México o Canadá y Rusia. 

De todas formas, más allá de esta cuestión, el ingreso de Ucrania a la OTAN, que el 12 y 13 de julio celebrará su cumbre, parece altamente improbable: sin dudas, el pilar de la Alianza Atlántica es su artículo N° 5, que establece que, en el caso de que alguno de los miembros sea atacado, el resto saldrá en su defensa.

Por lo tanto, en el actual estado de guerra, una adhesión de Ucrania a la OTAN automáticamente significaría una declaración de guerra de la alianza militar a Rusia, algo que difícilmente convenza a Biden y compañía.

Quien sí tiene más chances de unirse a la OTAN durante la cumbre en Lituania es Suecia, que solicitó su ingreso el año pasado, aunque el mismo se encuentra frenado por Turquía, porque considera que Estocolmo defiende grupos terroristas kurdos. 

Para lograrlo, Suecia necesita el visto bueno de los 31 miembros de la OTAN. Sin embargo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cree que el país europeo "ha dado pasos en la dirección correcta al hacer cambios en la legislación antiterrorista (...) Pero los simpatizantes del PKK siguen organizando libremente manifestaciones ensalzando el terrorismo, lo que anula las medidas adoptadas".

Peligro en Zaporiyia

Por último, Zelenski habló sobre una de las cuestiones que más preocupan a la humanidad, que es el estado actual de la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de toda Europa, que hoy en día está bajo control ruso. 

Al respecto, el presidente cuestionó que tan solo cuatro representantes del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) hayan llegado a la región.

"Esta planta es como una ciudad, si solo hay 4 representantes de la OIEA, ¿qué pueden ver? Esas 4 personas pueden ser absolutamente honestas, pero no podrán controlar nada. Por eso, hay que ejercer la presión para que los militares salgan de la estación y vuelva al control de Ucrania", añadió. 

Según las fuerzas armadas ucranianas, las tropas rusas habían colocado "artefactos explosivos" en los techos de esas dos unidades de reactores.

Sin embargo, este miércoles los expertos de la OIEA, que es liderada por el diplomático argentino Rafael Grossi, comunicaron que "hasta ahora no han observado ninguna indicación visible de minas o explosivos".

"Los expertos del OIEA han solicitado acceso adicional que es necesario para confirmar la ausencia de minas o explosivos. En particular, el acceso a los techos de las unidades de reactores 3 y 4 es esencial, así como el acceso a partes de las salas de turbinas y algunas partes del sistema de refrigeración de la planta", agregaron. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés