Contexto global complicado

Stiglitz habla de milagro argentino, pero los senderos de Guzmán se bifurcan

Ayer fue otro día negativo para las acciones y los bonos argentinos, en medio de un contexto internacional complicado

Martín Guzmán
Luis Varela Luis Varela 11-01-2022
Compartir

Como si jugaran al gato y al ratón, mientras el país tiene casi 50% de pobreza, y se espera una inflación superior al 60% anual, el Premio Nobel Stiglitz habla de "milagro argentino", pero los inversores ayer se pasaron el día actualizando sus posiciones de homebanking para ver si el Gobierno realizaba los pagos comprometidos en el último canje de la deuda.

Por la información que surgió desde Finanzas el dinero fue girado a las cuentas y en 24 o 48 horas estará disponible, pero "ver para creer", los ahorristas e inversores quieren saber si los bonos de Alberto que hereda Alberto son respetados o no. Y no se trata únicamente de los AL y GD de varias series que se colocaron en el canje, sino de los remanentes con alto volumen que quedaron sin pagar, y que se iban a normalizar el 1° de enero y todavía no se hizo: como el AY24, el AO20 o el AF20.

Es más: de manera sorprendente, el Ministerio de Economía le ordenó a las bolsas y mercados del país que suspenda la publicación de la cotización de esos valores, lo cual hizo caer en una gran incertidumbre y en una gran nebulosa a todos los tenedores de papeles argentinos, por lo que ayer los títulos nacionales volvieron a caer otro 0,5% y el riesgo país subió otras 18 unidades, hasta 1.918 puntos básicos, por lo que seguimos completamente fuera del planeta.

Las acciones para abajo

A las acciones argentinas tampoco les fue bien, pero eso no fue solamente local sino internacional. Casi todas las bolsas bajaron, porque la inflación sigue apretando en todas las latitudes y en Nueva York corrió un rumor que asegura algo que puede ser sofocante: la Fed cortará con todo el tapering en febrero y en marzo iniciará un proceso de suba de tasa de interés cortas, por lo que el fin del dinero gratis ya está muy cerca, por lo menos hasta que la inflación muestre otros números.

En ese contexto, el valor internacional del dólar estuvo mixto, pero con subas en las tasas largas de los bonos de la Fed. Ayer llegaron a pagar 1,5% anual a 5 años, 1,8% a 10 años y 2,1% a 30 años. Y ese atractivo hizo que el dólar global se sostuviera: en el exterior el dólar subió 1,5% en Brasil, 0,4% contra el euro y 0,1% contra el yen, pero bajó 0,4% contra la libra, 0,7% en México y cedió 1,9% en Chile.

A nivel local, mientras los inversores tocaban la tecla actualizar en computadoras y teléfonos, el mercado cambiario siguió con la misma tónica de las últimas semanas: el denominado chiquitaje mantiene más tranquilo al dólar blue, pero los dólares financieros, sobre todo el dólar fuga, siguen muy firmes. Generando un pronóstico complicado en los analistas: cuando la gente vuelva del veraneo, si el acuerdo con el Fondo se sigue demorando, todos los dólares subirán.

Con ese contexto, mientras las nuevas tasas implementadas por el Banco Central no hicieron ni cosquillas en los inversores (la tasa de las Leliq fue del 40% anual y la tasa de los plazos fijos fue del 39%), el dólar turista subió 16 centavos hasta $179,78, el oficial subió 10 centavos hasta $108,96 y el blue bajó $2 hasta $206 en la CABA y a  $211 en el Gran Buenos Aires. El dólar mayorista subió 23 centavos hasta $103,51, con el Banco Central logrando sumar US$ 50 millones a las reservas. Pero el dólar Senebi no cambio: volvió a cerrar a $214,45 mientras que el dólar MEP subió 40 centavos hasta $204,16 y el contado con liquidación cerró sin cambios a $214,43. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 89% y la del  CCL con el mayorista alcanzó a 107%. Y, medidos en pesos, la libra subió 4 centavos hasta $140,46, el real bajó 8 centavos hasta $18,26 y el euro bajó 13 centavos hasta $117,19.

Más colocación de deuda

En medio de un mercado argentino con volúmenes cada vez más chico, y sin ningún interés de parte de inversores internacionales, el ministro Guzmán convoca para este miércoles para colocar más deuda. Y debido a la falta de confianza de los ahorristas, intentará vender Lelites, Ledes y Lecer solo a fondos de inversión y a formadores de mercado: deja afuera de la licitación a los inversores individuales, porque en los últimos llamados las ofertas voluntarias fueron casi inexistentes.

O sea, involucra a fondos de inversión y a los denominados formadores de mercado porque si no proceden como se espera pueden perder su licencia para operar. Entre los fondos comunes de inversión ofrecerá una  letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de enero de 2022 (nueva). Y entre los creadores de mercado ofrecerá tres letras, una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 29 de abril de 2022 (s29a2 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de mayo de 2022 (s31y2 - reapertura); y una letra del Tesoro nacional en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 21 de octubre de 2022 (x21o2 - reapertura).

El panorama no es sencillo: además del cambio de escenario internacional, el Covid sigue castigando al país, suben los contagios y las muertes, hay ausencias laborales, se paralizan algunas empresas y servicios, y eso puede aplacar el repunte de la economía que viene necesitando el Gobierno para que Stiglitz pueda seguir viendo el espejismo del milagro argentino, con un ministro Guzmán que tiene diez semanas para acordar con el FMI

La amenaza de suba de tasas de la Fed sigue presionando a la baja a las bolsas de todas las latitudes. Ayer hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: el Nasdaq subió 0,1%, el S&P bajó 0,1% y el Dow Jones cedió 0,5%. Mientras que se anotó una baja del 0,7% para las Bolsas de San Pablo y de México.

En el mercado bursátil local todo fue mínimo y débil. Con $540 millones operados en acciones y $2.444 millones en Cedears, hubo una baja del 0,8% en la Bolsa de Buenos Aires. Al tiempo que los ADR argentinos que operan en Nueva York estuvieron mixtas, con subas para TGS, Telecom y Cresud, pero con bajas para YPF, Mercado Libre, Pampa E, Loma Negra, Edenor, Supervielle, Macro, Central Puerto, Galicia y Francés.

Todo el planeta está colgado de los contagios del Omicron, de las nuevas cepas y de la suba del costo del dinero. Por esa razón ayer hubo una baja para el petróleo, los metales preciosos actuaron sostenidos, los metales básicos estuvieron débiles y también hubo bajas sensibles en las criptomonedas, con el bitcoin acercándose a un piso crítico. Pero lo más negativo para Argentina fue lo sucedido con los granos: mientras el calor de "la Niña" nos castiga, hubo bajas en los precios de Chicago y sobre todo en Rosario, con la soja hundiéndose casi 4%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés