El Economista - 70 años
Versión digital

jue 11 Ago

BUE 13°C
Versión digital

jue 11 Ago

BUE 13°C
Primer día de Batakis

Sin cambiar, con más hipoteca, frenaron la corrida al dólar

A puro fuelle, con gasto de reservas y aumento en la deuda del BCRA, el Gobierno logró calmar algo los precios

El tema de enorme preocupación fue que el BCRA logró que tras la suba de $25 en los dólares libres del lunes, pudieran bajar $7 ayer.
El tema de enorme preocupación fue que el BCRA logró que tras la suba de $25 en los dólares libres del lunes, pudieran bajar $7 ayer. Archivo.
Luis Varela Luis Varela 05-07-2022
Compartir

Acomodándose a un cúmulo de funciones que tiene que asumir, la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis, arrancó su gestión con algunas señales que calmaron algo a los inversores, pero también generó gran confusión y cayó ciertamente mal que repitiera lo que hace casi todo el oficialismo, que hablan con los medios adictos, que no hacen las preguntas que quieren hacer los inversores, y de ese modo el mercado argentino tuvo ayer otro día complejo.

A puro fuelle, con gran gasto de reservas y fuerte aumento en la deuda del Banco Central, el Gobierno logró calmar algo los precios de los dólares libres, las acciones mostraron una mejor cara que el lunes, pero los bonos siguieron débiles, con un riesgo país que trepó otras 200 unidades, hasta un récord post canje de Guzmán de agosto de 2020, alcanzando nada menos que 2.574 puntos. Con esto, Argentina escaló ayer dos lugares en los tristes rankings de naciones con más riesgo para invertir y con más inflación.

A nivel interno hay una gran convulsión en todas las empresas y los comercios, porque nadie sabe qué hacer con sus stocks. Tienen productos para vender, pero si se desprenden de ellos a un precio determinado, nadie sabe cuáles van a ser los precios de reposición. 

Pablo Gaitán (de Corralón Ciudadela) pintó claramente lo que sucede "nosotros vendemos productos para la construcción y si nos piden algo grande, pedimos que nos esperen 48 horas para consultar a nuestros proveedores y saber qué precio les podemos dar, con certeza, para no quedar descalzados". 

Esta situación está generando escasez en las góndolas de muchos centros comerciales, en medio de un momento en el que todo el mundo se quiere desprender de los pesos. La sensación es que julio tendrá una inflación mucho más alta que el 5% promedio que se vino registrando mensualmente últimamente, y nadie se quiere quedar con pesos en el bolsillo o en sus cuentas. 

Algunos entienden que quizás los precios del dólar ya han subido demasiado y la opción que más se elige es consumir, comprar productos no perecederos que se puedan guardar para los inciertos tiempos que vienen.

Pero mientras Argentina vive su propia maraña, el principal tema económico financiero no estuvo ayer adentro de nuestras fronteras sino en el mundo. Por temor a una probable recesión mundial, a más ecos de la guerra en Ucrania, a Covid en China y ahora a más problemas energéticos en Europa por un paro en Noruega, los precios de los commodities se dieron vuelta y se siguen alejando de los récords de diez años que anotaron hace ya dos meses, y con algunas bajas ciertamente importantes.

Mientras los inversores de todas partes vuelan hacia los bonos de EE.UU. como refugio, por lo que sus tasas largas bajan a 2,8% anual a 5 y 10 años, y 3,1% a 30 años, el dólar global se fortalece. Tanto que en el exterior subió 2,9% en Chile, 1,5% contra el euro, 1,2% contra la libra, 1,1% contra el real y el mexicano y 0,1% contra el yen. Y debe advertirse además que el dólar venció en su paridad al euro: las tensiones intra-europeas le están generando una herida en la sustentabilidad a la moneda que defiende el BCE.

Sufren las commodities

Y con la suba global del dólar, y sin que nadie sepa si habrá recesión, y problemas con problemas por delante, las materias primas sufrieron ayer de manera drástica. Hubo un derrumbe del 10% para el petróleo. También se vio una dura estocada para los metales preciosos, con gran debilidad en casi todos los metales básicos. Y lo preocupante para la Argentina fue que también sufrieron los granos: en Chicago se mantuvo el maíz, pero anotaron caídas importantes la soja y sobre todo el trigo. Mientras que en la Bolsa de Rosario, el girasol se sostuvo, pero trigo, sorgo, maíz y soja fueron notablemente para abajo. Todo con un clima híperselectivo en el panel cripto: con repunte del 3% para el bitcoin pero debilidad para el resto de los valores.

A nivel local, puede decirse que el segundo día con Batakis nombrada, primer día ya en actuación, fue algo mejor que el lunes, pero a fuerza de una hipoteca gigantesca y sin señales ciertas de que el Gobierno cambiará ni un solo milímetro la orientación de sus políticas económicas, que ahuyentan la inversión y siguen sin generar el campo propicio para que vuelva a generarse una creación de empleo en blanco, genuino, y se termine con tanta miseria, tanto pobre, tanto indigente.

El tema de enorme preocupación fue que el BCRA logró que tras la suba de $25 en los dólares libres del lunes, pudieran bajar $7 ayer, pero atención: ayer, con un costo gigantesco, el BCRA perdió US$ 284 millones en reservas, por lo que el sistema entra en emergencia, y no solo eso, Reconquista 266 también chupó depósitos de los bancos por $ 551.960 millones en Leliq cortas al 52% y $ 222 millones en Leliq largas al 58,5% y por $ 47.818 millones en Notaliq a seis meses.

Bajó el dólar blue

Gracias a esta hipoteca, el dólar blue bajó $8 hasta $252, el dólar Senebi bajó $3,88 hasta $282,28, el dólar MEP bajó $6,46 hasta $265,28 y el contado con liquidación bajó $6,84 pesos hasta $274,16. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 90% y la del CCL con el mayorista fue del 117%. 

Y, como el dólar mundial subió fuerte, medidos en pesos, el real bajó 25 centavos hasta $23,42, la libra bajó $1,53 hasta $150,90 y el euro bajó $1,73 hasta $129,55, una variación que amenaza el superávit comercial de Argentina, única fuente genuina de dólares que le queda al país.

Mientras el mercado cambiario fue defendido, el Central también se involucró para defender los bonos en pesos, por lo que la emisión sigue. Así, tras la contundente baja del lunes, ayer (con Wall Street operando tras el feriado del lunes) los papeles argentinos estuvieron con una gran selectividad, intervenida, y en definitiva el riesgo país terminó volando en un nivel ciertamente astronómico.

A nivel bursátil, la suba del global del dólar y la baja de los commodities provocó un cierre mixto en la bolsa de Nueva York, con el Nasdaq repuntando pero el Dow bajando algo más. Mientras que las bolsas latinoamericanas cedieron: la de San Pablo perdió 0,3% y la de México bajó 1,1%.

Y a nivel local se dio una particularidad: la Bolsa de Buenos Aires recuperó 4%, pero el volumen operado no fue en papeles locales, sino en compañías extranjeras. Con $1.573 millones operados en acciones y un récord histórico de $9.287 millones en Cedear, el MerVal repuntó 4%. Con los ADR argentinos que se negocian en Nueva York mostrando dos subas (Mercado Libre y Despegar), pero luego hubo baja en bloque del 2% al 8% para Cresud, Pampa E, TGS, YPF, Galicia, Telecom, Bioceres, Macro, Francés, Loma Negra, IRSA, Central Puerto y Edenor.

La palabra que reina entre los inversores locales es una sola: incertidumbre. Están convencidos de que las disputas internas dentro del Frente de Todos no han concluido. Sienten que el cambio de ministro no ha variado ni un ápice la política. No hay indicios de que el kirchnerismo duro apruebe el recorte en el gasto que quería Guzmán, ni poner las cuentas en orden como pretende Batakis. 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés