El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 May

BUE 13°C
Tras compra de Twitter

Musk cambió el rumbo de lo que parecía otro día apagado

Los mercados arrancaron mal. Pero a media rueda apareció Elon Musk, comprando Twitter y el pulso de Wall Street cambió

Al confirmarse la compra de Twitter por parte de Elon Musk, los mercados rebotaron.
Al confirmarse la compra de Twitter por parte de Elon Musk, los mercados rebotaron.
Luis Varela 26 abril de 2022

El último lunes de abril pareció abrir con una movida catastrófica, ya que las restricciones por Covid, la desaceleración y la devaluación del yuan provocaron caídas de hasta el 6% en las bolsas chinas de Shanghái y Cantón. Ese inicio provocó también debilidad en la mayoría de las commodities y malos resultados en las bolsas europeas, a pesar del triunfo de Macron en su reelección como presidente de Francia. Hasta ese momento la corriente era la misma: movida de inversiones hacia el dólar y hacia bonos norteamericanos. Pero cuando parecía terminar un día otra vez complicado, apareció Elon Musk, el hombre que nos quiere llevar a Marte, y pagando US$ 44.000 millones (lo mismo que Argentina le debe al FMI) se terminó comprando Twitter, provocó una suba del 5% en ese papel, y detrás de eso Wall Street, que bajaba más del 1%, terminó entre sonrisas, con subas en todos sus índices.

La movida de Musk multiplicó todo tipo de debates en todas partes. ¿Para qué la quiere? ¿Qué busca? ¿Qué objetivos tiene? ¿Qué piensa lograr? Y todo ese "run run". Por ahora con muchas hipótesis pero sin respuestas ciertamente concretas, sacaron a los mercados de la sensación de que con la desaceleración china, la recesión en Japón, el Covid, la guerra en Ucrania y la suba de las tasas de la Fed, el mundo va a una ralentización y la idea de que se viene una inevitable caída en todos los mercados dejó de ser el gran tema del día, aunque más no sea que por una jornada.

El mercado local sin cambios

En Argentina la realidad no cambió demasiado. Tras varias reuniones de fondos de inversión a las que los argentinos no fueron invitados, sorprendió ayer una editorial del reconocido diario Wall Street Journal, en la que se planteó algo absolutamente lamentable para el país: “Cuando se trata de malas prácticas económicas, es difícil superar a Argentina". Y lo concreto es que Martín Guzmán volvió de la reunión de primavera del FMI en Washington, se reunió con el Presidente, hubo encuentros con gente de la UIA, pero no aparecen elementos que puedan mostrar grandes cambios por venir, por lo que la noticia local del día fue un nuevo cepo recargado del Banco Central, asustado un poco por la gran suba que tuvo el dólar la semana pasada, y otro poco intimidado por un proyecto legislativo que busca eliminar el secreto bancario, algo que Reconquista 266 rechazó de plano, por temor a que eso termine provocando una masiva salida de depósitos, que el débil sistema bancario argentino no está en condiciones de soportar.

El tema concreto, sin embargo, después de que el contado con liquidación subiera nada menos que $21 la semana pasada, fue una instrucción del Banco Central a la Unidad de Información Financiera (UIF) para que de manera obligada los bancos y las ALyC comiencen a informar sobre operaciones de inversores con dólar MEP que sean superiores a los $120.000 por mes, un valor equivalente a unos US$ 600, lo cual logró cortarle el volumen y el precio a ese mercado, pero genera más temor en los inversores, más ausencia de inversión, y finalmente terminó impulsando un poco más al contado con liquidación, al dólar Senebi y llevó al dólar blue a su valor más alto de las últimas ocho semanas.

En cifras concretas, el dólar MEP bajó 64 centavos hasta $207,96, el contado con liquidación subió 18 centavos hasta $209,56 y el dólar Senebi subió 62 centavos hasta $210,37, pero el que más se fue hacia arriba fue el dólar blue, que tuvo un incremento de $2,50, hasta $205,50.  Por lo que la brecha cambiaria vuelve a ser un problema, ya que entre el oficial y el blue fue del 71,6% y la entre el CCL y el mayorista fue del 82,7%.

El dólar en todas partes

Pero además, como en el mundo los inversores siguen buscando refugio en el dólar y en los bonos norteamericanos, esa movida hizo que con el dólar oficial anclado (con una inflación estimada arriba del 5,5% mensual, el dólar mayorista subió 3,9% en los últimos treinta días y 23% en doce meses contra una inflación del 54%), el peso se fortaleció contra monedas vecinas. 

Ayer medidos en pesos, el real bajó 25 centavos hasta $23,52, la libra bajó 39 centavos hasta $146,12 y el euro bajó 45 centavos hasta $122,83. Y eso sucedió porque en el exterior el dólar saltó 1,7% en Brasil, 0,9% en Chile, 0,8% contra el euro, 0,7% contra la libra y bajó 0,2% en México y cedió 0,3% en Japón. Todo con una leve mejora contado en los bonos estadounidenses y con sus tasas largas en baja: 2,8% anual a 5 años, 2,8% a 10 años y 2,9% a 30 años.

La inestabilidad china, y sobre todo la debilidad del yuan (el dólar acaba de subir en China de 6,30 a 6,56 yuanes), tuvo una repercusión absolutamente inesperada para Argentina. Como una parte de la reserva bruta (teórica) está integrada por un swap chino por un equivalente de más de US$ 20.000 millones, ayer el Banco Central perdió nada menos que US$ 228 millones de las reservas, por lo que desde que el FMI nos salvó del default hace un mes, la autoridad monetaria lleva perdidos nada menos que US$ 684 millones, y en lo que va del año se esfumaron de Reconquista 266 la enormidad de US$ 3.172 millones, en un momento en el que el país registra los mejores cien días de liquidación de divisas del campo de toda su historia.

Con esta condición, y con más cepo y más vigilancia, todo el mundo se pregunta qué pasará a partir de julio o agosto, cuando la liquidación de la cosecha gruesa termine. En principio, estaría ya aprobada la auditoría del FMI que revisará las cuentas del cierre de marzo dentro de cinco semanas, pero nadie sabe qué pasará en la revisión de fines de agosto. Por eso, a pesar de tener mejoras en pesos, los bonos argentinos declinaron levemente en dólares y con eso el riesgo país volvió a trepar en 42 unidades, hasta 1.780 puntos básicos, por lo que la suposición de un default inevitable sigue sobre la mesa.

Guzmán tomará más deuda

Todo esto se prepara, además, con un Guzmán que mañana (y el jueves como revancha) volverá a intentar tomar deuda en pesos en el mercado para cubrir vencimientos inminentes. La recaudación crece sin parar, pero el ministro saldrá a pedir pesos para pagar vencimientos de bonos emitidos por él mismo. Ofrecerá Lelites, Ledes, Lepase, bono dollar linked, Boncer y canasta de Lecer y Boncer a fondos comunes de inversión y a creadores de mercado. A los fondos comunes de inversión les ofrecerá una letra de liquidez del tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 23 de mayo de 2022 (nueva). Mientras que a los denominados creadores de mercado les ofrecerá cuatro letras, dos bonos y una canasta para canjear el bono T2X4. Ofrecerá puntualmente una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (s29l2 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos a tasa variable más 14% con vencimiento 16 de agosto de 2022 (sg162 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (s31g2 - reapertura); una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de septiembre de 2022 (s30s2 - reapertura); un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,40% vencimiento 30 de abril de 2024 (tv24d - reapertura); un bonos del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER 2,00% vencimiento 9 de noviembre de 2026 (Boncer 2026 2,00%) (tx26 - reapertura); y una canasta compuesta en un 60% por la letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 19 de mayo de 2023 (x19y3 - nueva) y en un 40% por el bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,55% vencimiento 26 de julio de 2024 (t2x4 - reapertura).

Bolsas con resultados mixtos

Con esta expectativa, mientras Wall Street se dio vuelta y terminó con subas (el S&P ganó 0,6%, el Dow mejoró 0,7% y el Nasdaq saltó 1,3%), con bajas del 0,3% en la Bolsa de San Pablo y del 1% en México, la Bolsa de Buenos Aires tuvo otro día mediocre. Con $1.475 millones operados en acciones y $2.793 millones en Cedears, el índice S&P Merval bajó 0,6%, mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos, con un buen día para Mercado Libre y Supervielle, y con bajas de hasta el 5% para Telecom, Edenor, Bioceres, YPF y Cresud.

Ayer la movida de Musk cambió el clima, pero las commodities mostraron que esperan un mundo sin tanta demanda. Hubo bajas del 3% para el petróleo, del 2,3% para los metales preciosos, del 2,8% para los metales básicos, un panel mixto para el precio de los granos tanto en Rosario como en Chicago, y lo único que pude respirar fue el panel de criptomonedas, ya que anotó repuntes del orden del 1%. ¿Habrá alguna noticia que sostenga a los mercados entre hoy y mañana? ¿O acaso todos los inversores seguirán mirando pesimistas el joystick de Jerome Powell, que dentro de diez días puede llegar a secar más al mercado y a anunciar una suba de tasas que provoque más susto?
 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés