El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 14°C
Panorama

Con quema de bonos, Massa logró parar la corrida

El Gobierno realizó una venta masiva de bonos para aplastar la corrida cambiaria y, de momento, lo consiguió. Entregó papeles que prometen pagar 39% anual en dólares a vencimiento, pero la movida bajó el valor del blue y frenó al CCL y el MEP, aunque el Senebi siguió subiendo.

Con quema de bonos, Massa logró parar la corrida
Luis Varela 31 agosto de 2023

Con riesgo bien concreto de que los todos dólares libres pasaran como un poste la barrera de los $ 800, el ministro candidato Sergio Massa ordenó ayer quemar las naves: además de encontrarse en un día con pérdida de reservas en el BCRA, ordenó una masiva, gigantesca, venta de bonos, con una cantidad que nunca se había dado hasta ahora, para frenar artificialmente la suba de los dólares, algo que no sucederá porque la gente no quiere quedarse en pesos ni diez minutos.

La orden de Massa no fue casual: si los dólares libres siguieran subiendo y llegaran a la zona de los $1.000 para el momento de la elección presidencial, su posibilidad de entrar al balotaje desaparecería por completo. Por esa razón, el Gobierno concretó una venta masiva de bonos estatales, que prometen pagar una tasa a vencimiento del 39% anual en dólares, algo que no sucederá. Y así, reiteramos con el volumen diario más alto de todos los tiempos, los bonos argentinos se hundieron ayer más del 8%, se cayeron como un piano, y el riesgo país subió 42 unidades hasta 2.094 puntos básicos.

El objetivo del Central

Pesce: acuerdo con FMI "reduce incertidumbres" y permitirá que "Argentina crezca sustentablemente"
 

Con semejante operativo, desde la centralita del Banco Central se logró el objetivo de corto: paró la ola alcista de los dólares libres normales (blue, MEP y CCL) pero atención que el dólar Senebi, donde el Gobierno no tiene capacidad de operar, siguió muy hacia arriba. Y como todo este cuadro de situación deja casi desnudo al candidato de UxP, la Bolsa porteña, entre tanto, bajó levemente el volumen operado y perdió apenas precios en pesos, pero los mejoró algo en dólares, aunque los ADR tuvieron mayoría de bajas en Nueva York.

Esta inquietante situación del mercado local confronta con un panorama completamente diferente que se vive en el mercado norteamericano. En EE.UU. se acaba de informar que hubo una creación de empleo no agrícola 177.000 puestos cuando se esperaban al menos 195.000. También se puntualizó que en la revisión del segundo trimestre, el PIB estadounidense estimado para este año bajó a un incremento del 2,1% anual, por debajo de la marca anterior del 2,4%. 

Este jueves se conocerá el índice de precios de consumos personales, el indicador que más mira el Banco Central norteamericano. 

Estas malas noticias, que pueden indicar que un aterrizaje suave está más cerca de lo que se podía imaginar hasta ahora, pueden llegar a desactivar la suba de la tasa base de la Fed que podría ejecutar Powell en septiembre. Y con eso, ayer las tasas largas de EE.UU. volvieron a invertirse: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,3% a 5 años, 4,1% a 10 años y 4,2% a 30 años. Y así, con muchos pensando que la suba de tasas de la Fed está muy cerca, el dólar global empieza a perder sustento, por lo que ayer en el exterior el billete verde subió 0,7% en Brasil y 0,2% en Japón, pero bajó 0,1% en China, 0,2% en México, 0,4% contra el euro, 0,6% contra la libra y cayó 1% en Chile.

Y estas variaciones cambiarias no deben ser desestimadas, ya que empiezan a multiplicarse los analistas que advierten que puede haber una crisis en las monedas latinoamericanas, especialmente en Brasil, donde por las reformas impositivas que está aplicando Lula, y por salida de capitales que aprovecharon las tasas reales más grandes del mundo, puede comenzar a debilitarse el real, lo cual sería un problema ciertamente serio para Argentina.

El dólar en Argentina

dolar
 

Pero ayer, en el mercado cambiario local, luego de esa ola de venta de bonos, los dólares libres estuvieron tranquilos. El dólar blue bajó $10 hasta $740. El dólar MEP bajó 2 centavos hasta $671(en este andarivel es donde más presión hacen las ventas oficiales de bonos). Y el contado con liquidación bajó 83 centavos hasta $802,58. Pero atención que el dólar Senebi subió $6,87 hasta $784,87. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 102% y la brecha entre el CCL y el mayorista fue del 129%.

Esta pausa en el tsunami cambiario argentino se encontró con dos elementos contrapuestos. Por un lado, el Banco Central compró US$ 21 millones, cada rueda una cantidad menor, insistimos con notable venta de bonos para parar la corrida. Pero al final del día el BCRA perdió reservas por US$ 94 millones, y quiso chupar de los bancos depósitos en Notaliqs a seis meses, pero la oferta fue mínima.

Rechazo provincial bono

Mientras tanto, se ve con caras de preocupación la virtual rebelión que están enfrentando unas once provincias, la Ciudad de Buenos Aires, algunas intendencias y un cúmulo de empresas por no querer pagar la suma fija que anunció Massa de manera unilateral, algo que según indica la Constitución Nacional el Estado no puede obligar a nadie, y mucho menos a una pyme que quizás está sobreviviendo al límite de sus capacidades. Pero sin importar eso, en campaña, el Gobierno redobla la presión a provincias y empresarios para que paguen el aumento. Y casi desde el olvido reapareció el Presidente prosódico Alberto Fernández y dijo que esto no se trata de un plan platita, sino de un "plan justicia" (100 alfajores para compensar una devaluación del 22% en los ingresos).

Además, el mismísimo BCRA informó ayer que en agosto (hasta el día 25) se fueron de los bancos depósitos privados por US$ 496 millones. Es decir, ya se fueron en seis meses casi el 8% del total de depósitos totales de los privados en dólares. Esto indica que la manada está empezando a inquietarse, y el riesgo de una estampida ya no es algo que se descarte de plano, lo cual de producirse determinaría una crisis bancaria que no se podría enfrentar, porque los bancos tienen 6 de cada 10 depósitos convertidos en Leliq. Y, con las tasas actuales, las Leliqs pagan $ 2 billones en intereses por mes, que es pura emisión, es decir más nafta para el fuego inflacionario.

Otro escalón para la inflación

pesos inflacion precios
 

Y sobre la inflación ayer aparecieron más indicadores que adelantan que el IPC de agosto puede llegar a estar incluso arriba del 12% mensual. Por el dólar maíz, la carne subió en agosto 60%, la mayor suba de los últimos 18 años. Y la medición de alta frecuencia que se realiza en el estudio de Orlando Ferreres muestra que los precios se están recalentando a las variaciones más altas desde que esa prestigiosa consultora mide los precios con esa precisión: y allí se adelanta que la semana pasada la inflación núcleo saltó nada menos que 4,2% y que en todo agosto el IPC estaría en la zona del 14,5%.

Mientras en Argentina los precios vuelan, en EE.UU. -paradójicamente, y también de manera absurda- las malas noticias de la economía real son buenas noticias para los especuladores. Como ahora hay chance de que Powell no toque la tasa de la Fed, ayer la Bolsa de Nueva York subió de nuevo: el Dow avanzó 0,1%, el S&P 0,4% y el Nasdaq sumó 0,5%. Al tiempo que la Bolsa de San Pablo bajó 0,7% y la de México sumó 0,2%.

En el mercado bursátil local, con $15.770 millones operados en acciones y $25.960 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 1,1% (pero subió apenas en dólares). Mientras que los ADR argentinos en Nueva York mostraron suba del 3% para Mercado Libre y bajas del 1% al 5% para Supervielle, Francés, Edenor, Pampa E, Telecom, PF, TGS, IRSA, Despegar, Central Puerto, Macro y Cresud.

Desde el costado de las commodities los precios estuvieron con tendencia repartida. Hubo suba del 0,6% para el petróleo. Los metales preciosos y básicos actuaron mixtos, al igual que los granos tanto en Chicago como en Rosario. Y lo que se dio vuelta tras la suba de la rueda anterior fue el mundo cripto: el Bitcoin bajó 2,7%, con descensos de hasta el 5% para el resto de los valores de ese panel.

La visión del mercado

¿Qué se dice en el mercado? La situación está al límite. Hoy la brecha cambiaria está en el 129%, pero perfectamente podría saltar hasta el 160% que hubo en tiempos de Silvina Batakis al mando de Economía. Y ahora, con el BCRA sin un dólar de más, y con depósitos privados de salida, a 52 días de la presidencial, tenemos tipo de cambio congelado, con una inflación volando. Por lo que a la hora de votar el dólar oficial estará aún más atrasado, lo cual lo convertirá en la tercera bomba de tiempo que deberá afrontar el Presidente que asuma en diciembre, además de los vencimientos en pesos que deja como herencia el Tesoro y del agujero de las Leliq, que ningún candidato está planteando con algún tipo de solución posible.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés