El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 7°C
Finanzas

Por el paro y por trabas en el Senado, el mercado retrocede

Hartos de las trabas, los empresarios se montaron en el camino de retirar capitales, y la posibilidad de recibir inversiones y crear empleo se aleja.

El mercado reaccionó de manera negativa: subieron los dólares libres, bajaron los bonos, y la Bolsa porteña fue la peor.
El mercado reaccionó de manera negativa: subieron los dólares libres, bajaron los bonos, y la Bolsa porteña fue la peor. Pexels
Luis Varela 09 mayo de 2024

"Este país no cambia más, no nos dan las patas para salir corriendo", la frase surgió de una de las empresas que decidió tomar posición en la serie 3 del bono Bopreal que permitirá ir enviando al exterior dividendos en cómodas cuotas. El contundente rechazo, que obviamente diluye la posibilidad de un próximo acceso al financiamiento voluntario internacional y a la llegada de inversiones que generen empleo surgió de un día en el que la CGT realizó el segundo paro general en apenas cinco meses de gobierno de Milei, con el duro agregado de postergaciones en el Senado para tratar la ley bases y demás reformas que impulsa el Gobierno, y que ya tienen media sanción de Diputados.

En los hechos, el paro de la central obrera no tuvo el impacto que todos esperaban que iba a tener. Con la traba de ausencia de servicios de trenes, subtes y colectivos, hubo mucha gente que igual se las ingenió para llegar a sus puestos de trabajo, y buena parte del comercio de todo el país estuvo trabajando a puertas abiertas, con poca afluencia de clientes. Pero la sensación que gana la calle es que los sindicatos, unidos a ala peronista más vinculada con el kirchnerismo, es que se está realizando una extorsión, con amenazas a los senadores para dar de baja la ley Bases y demás reformas, para desgastar al gobierno de Milei.

El mercado financiero argentino operó como si fuera un día absolutamente normal, con buen volumen en todos los canales, sin que nada de los gremios afecte nada. Pero el resultado fue negativo, ya que los dólares libres estuvieron para arriba, los bonos volvieron a perder precio, el riesgo país siguió subiendo y la Bolsa de Buenos Aires bajó con más negocios, al tiempo que los ADR argentinos que operan en Nueva York finalizaron con una baja en bloque de hasta el 3%.

Este paso atrás del mercado argentino se da mientras el mercado norteamericano se sigue reacomodando, a la espera del dato de inflación y de los pasos que dará la Fed en cuanto a tasa de interés y a operaciones con bonos en el mercado secundario, para ir proveyendo cada vez menos dólares, con la idea de combatir la inflación pegajosa desde distintos frentes. Con eso como fondo, hubo un freno para las tasas largas de norteamericanas, que se ponen cada vez más planas: se pagó 5,1% anual a 1 año de plazo, 4,5% a 5 años, 4,5% a 10 años y 4,6% a 30 años. Y con ese resultado, en el exterior el dólar subió 1% en Brasil pero bajó contra todas las demás monedas: 0,1% en China y Japón, 0,2% contra la libra, 0,4% contra el euro, 0,7% en México y 1,1% en Chile.

A nivel local, el mercado cambiario no tuvo un buen día. Con un dólar exportador de $ 956,70, el BCRA compró en el mercado apenas US$ 59 millones y al final del día el BCRA pudo sumar apenas US$ 4 millones a las reservas. Frente a esto, en un momento en el que el país debería estar recibiendo un aluvión de dólares por el cobro de la cosecha gruesa, los dólares libres se colocaron con leves subas. El dólar blue subió $5 hasta $1.045, el Senebi subió $8,41 hasta $1.086,53, el MEP subió $7,30 hasta $1.046,24 y el contado con liquidación subió $6,09 hasta $1.087,23.  Por lo que la brecha entre oficial y blue fue del 13% y la del CCL con el mayorista fue del 24%.

Mientras el Ministerio de Economía recibe presión incluso de la embajada de EE.UU. por no realizar los pagos correspondientes con las generadoras eléctricas, el mercado de bonos se sigue alejando del violento rally que tuvo a comienzos de año. Así, con buen volumen y muy diversificado, los bonos argentinos bajaron otro 1,5%, por lo que el riesgo país trepó 29 unidades hasta 1.263 puntos básicos, alejándose cada vez más de los casi 1.100 puntos que se tocaron hace dos semanas y del objetivo de 800 puntos para volver a acceder al crédito voluntario mundial.

Entretanto, a la espera de conocerse cuál será el IPC norteamericano, la Bolsa de Nueva York volvió al alza, ya que hubo suba del 0,9% para el Dow, alza del 0,5% para el S&P y mejora del 0,3% para el Nasdaq. Mientas que se anotó una baja del 1% en la Bolsa de San Pablo y suba del 1,3% en la de México.

El mercado bursátil argentino, en tanto, fue otra vez el peor de todos. Con $25.287 millones operados en acciones y $20.051 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 1,1%. Mientras que los ADR marcaron una suba del 1% para Bioceres, pero con bajas en bloque del 1% al 3% para Despegar, Telecom, Central Puerto, Banco Macro, Galicia, Mercado Libre, TGS, Supervielle y Pampa E.

Debajo de todos los negocios con monedas, bonos y acciones, las commodities se siguen reacomodando. Hubo una suba del 0,3% para el petróleo. Se registró una fuerte mejora para los metales preciosos, sobre todo para la onza de plata, que se está convirtiendo en la inversión del momento. También hubo una mejora para los metales básicos. Pero como mal dato para Argentina, se registró una caída sobre todo para la soja en la Bolsa de Chicago y también en Rosario, con valores más repartidos en el resto de los granos. Al tiempo que, con regulaciones por todas partes, hubo cierre sin cambios para el Bitcoin con valores sostenidos para el resto de las criptomonedas.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés