El Economista - 73 años
Versión digital

mar 23 Jul

BUE 16°C
Informe de Equilibra

Cuál es el costo fiscal de las medidas que anunció Massa y qué impacto real tendrá en los ingresos familiares

Pese a que la mejora del ingreso promedio de las familias "es significativa", Equilibra dice que "no pareciera compensar la aceleración inflacionaria posterior a la devaluación".

La inflación de agosto y septiembre será MUY alta.
La inflación de agosto y septiembre será MUY alta.
30 agosto de 2023

El Gobierno anunció el "Programa de Fortalecimiento de la Actividad Económica y el Ingreso", que apunta principalmente a "compensar" el efecto de la devaluación sobre el poder adquisitivo. 

El paquete incluye la ampliación del bono extraordinario que recibirán los jubilados y pensionados durante los meses de septiembre, octubre y noviembre; el pago de una suma fija a cuenta de futuros aumentos para empleados en relación de dependencia y de casas particulares; refuerzos para beneficiarios de Tarjeta Alimentar y Potenciar Trabajo; exenciones impositivas para monotributistas y créditos a tasas subsidiadas, entre otras medidas. 

Un informe de Equilibra analiza su costo fiscal e impacto sobre el déficit primario del sector público nacional y, por otro lado, si todas las medidas alcanzan para recomponer el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones.

Sobre el costo fiscal, dicen: "Estimamos que esta batería de anuncios tendrá un costo total en torno a los $1,5 billones (0,8% del PIB). Pero sólo una parte será absorbida por el Tesoro Nacional, dado que algunas de las medidas serán instrumentadas y financiadas a través de otros organismos como Anses, Banco Nación y BICE. Es decir que el impacto sobre las cuentas fiscales rondaría los $590.000 millones (0,3% del PIB) según nuestras estimaciones".

El costo fiscal de las medidas de Massa
El costo fiscal de las medidas de Massa

Ese costo fiscal, dice el informe, sumará "presión adicional" sobre el cumplimiento de la meta contemplada en el acuerdo con el FMI. El objetivo de reducción del déficit primario desde 2,4% del PIB en 2022 hasta 1,9% en 2023 fue el único que no sufrió modificaciones, a pesar del fuerte impacto de la sequía sobre los ingresos tributarios y la actividad económica en general. Según las estimaciones del FMI, esta meta implica que el déficit primario acumulado durante todo el año no debería exceder los $3,2 billones. "De acuerdo con la nominalidad de nuestro escenario base, el rojo podría alcanzar un máximo de $3,5 billones", dice el trabajo de Equilibra.

Según los datos oficiales que llegan hasta el mes de julio, el déficit primario acumulado en el año ascendió a $ 2,2 billones (1,3% del PIB) y el margen para los próximos meses luce muy acotado. "Más aún si tenemos en cuenta que el segundo semestre del año es estacionalmente el más deficitario, y que en diciembre el déficit primario suele rondar un punto del PIB", recuerda el informe. 

El FMI estimó que, para cumplir la meta fiscal, el gasto primario deberá caer en torno al 11% interanual en términos reales hasta fin de año." Contemplando la estimación de ingresos de nuestro escenario base, calculamos que el recorte debería ascender al 14% real para cumplir con la meta pautada con el Fondo", dice Equilibra

Sin embargo, la realidad sería otra y el gasto primario real caería -en el mejor de los casos- "10% en los últimos 5 meses del año, compatible con un rojo primario de 2,4% del PIB, en línea con el de 2022". No hay mucho más margen para seguir recortando, dicen. El gasto en jubilaciones, prestaciones y asignaciones ya cayó 7% en términos reales en lo que va del año (equivalente a 0,4 p.p. del PIB), explicando más de 80% de la caída interanual del gasto. El otorgamiento de bonos extraordinarios le pone un piso a este rubro. 

En tanto, la suba de tarifas asociada a la reducción segmentada de subsidios energéticos generó un ahorro de 0,2 p.p. del PIB de subsidios económicos (ayudado por la menor demanda de importaciones de gas). Pero el recorte de este ítem también pareciera tener un límite, porque son los sectores más vulnerables y de ingresos medios los que reciben la mayor parte de las subvenciones energéticas. 

A pesar del desvío de 0,5 p.p. del PIB respecto a la meta, "el esfuerzo fiscal que llevaría adelante el gobierno no es para nada despreciable, no sólo porque deberá efectuarse en un año electoral, sino durante la recta final de la carrera presidencial". El Gobierno, señala Equilibra, tiene un gran desafío en materia fiscal por delante. 

Impacto en los ingresos

La segunda pregunta que se hace la consultora que capitanean Diego Bossio y Martín Rapetti: ¿cuán efectivas son estas medidas para recomponer el poder adquisitivo de las familias? 

Las medidas que impactan sobre los ingresos de los trabajadores se concentran mayormente en septiembre y octubre. Tanto la suma fija de $60.000 para asalariados formales privados y públicos (este beneficio se concentraría en el ámbito nacional, ya que hasta ahora 14 provincias han desistido de otorgarlo) que cobran un sueldo neto inferior a $400.000, como el bono de $25.000 a empleadas domésticas y el refuerzo para la Tarjeta Alimentar ($10.000 para familias con un hijo, $17.000 con dos hijos y $23.000 para 3 hijos o más) y el plan Potenciar trabajo ($20.000) se cobrarán en dos cuotas mensuales en septiembre y octubre.

Los jubilados y pensionados que cobren la mínima percibirán un bono mensual de $37.000 en septiembre, octubre y noviembre, los monotributos de las categorías bajas (de la A a la D) no pagarán el componente impositivo por seis meses y todos los jubilados y pensionados se beneficiarán de un incremento del tope de la devolución del IVA por compras con tarjetas de débitos (desde $4.056 a $18.000).

grabois massa
 

"Dado que la mayoría de los beneficios se otorgarán en los próximos tres meses (septiembre, octubre y noviembre), podemos comparar dichos montos con la masa salarial de los trabajadores (asalariados formales, informales y no asalariados) y los ingresos de la seguridad social (jubilaciones y pensiones + planes Trabajar, AUH, AUE, tarjeta Alimentar, entre otros) de dicho período. Según nuestros cálculos las sumas fijas y alivios tributarios para los trabajadores en el trimestre septiembre-octubre-noviembre representa una mejora del 1,6% de la masa salarial, que se eleva a 2,5% si tenemos en cuenta sólo el bimestre septiembre-octubre. En términos del gasto en seguridad social, las mejoras anunciadas para el trimestre septiembre-octubre-noviembre representan 5,9%. En total, estimamos que la masa de ingreso familiar (suma de masa salarial y los ingresos de seguridad social) mejore 2,3% en dichos tres meses", dice el trabajo.

Pese a la mejora del ingreso promedio de las familias por las sumas fijas a trabajadores y beneficiarios de planes sociales, la exención de impuestos y la devolución de IVA a jubilados es significativa, "ésta no pareciera compensar la aceleración inflacionaria posdevaluación". Antes de las PASO, Equilibra estimaba una tasa de inflación acumulada en torno a 15,5% para el bimestre agosto-septiembre y tras el salto del tipo de cambio oficial espera que roce 25%. 

Queda claro que el ingreso de las familias de mayores ingresos, que no percibieron mejoras por las medidas anunciadas, no podrá compensar en el corto plazo una aceleración de más de 9 p.p. en la inflación del bimestre agosto-septiembre. 

"Ahora bien, dado que la mayoría de las medidas benefician a las familias de menores ingresos, es probable que estas perciban mejoras suficientes como para que sus ingresos reales no caigan", dicen. 

Un ejemplo sencillo: un matrimonio con un solo ingreso laboral (asalariado privado formal con un sueldo neto de $300.000) va a percibir una mejora de sus ingresos más allá de paritarias de 10% durante dos meses ($30.000), compensando la aceleración inflacionaria mencionada. 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés