El BCRA suma reservas y le sugieren que lo siga haciendo

9 de junio, 2021

El BCRA suma reservas y le sugieren que lo siga haciendo

Por Luis Varela

Mientras el Gobierno busca explicaciones con los laboratorios por el atraso en la llegada de vacunas, ahora que están llegando un poco más, y con muchas provincias haciendo aplicaciones atrasadas, Argentina sufrió ayer otro día muy complicado en cuanto a contagios y muertes por Covid-19: se reportaron 722 muertes y 31.137 nuevos casos en 24 horas y con esto el país superó los 4.000.000 de casos de coronavirus y quedó en el top ten de los países con más contagios.

A pesar de esa dura foto de coyuntura, también ayer llegaron 300 litros del principio activo de la Sputnik V desde Moscú para ser envasados en el país por el laboratorio Richmond, y arribaron además 400.000 dosis del componente 2 y 800.000 del componente 1 de esa vacuna, por lo que de alguna manera la sociedad empieza a ver que este oscuro momento de epidemia tiene alguna luz al final del túnel. Por supuesto, para más adelante quedarán las responsabilidades de los que impidieron que llegaran millones de dosis en diciembre, que habrían evitado miles de muertes. 

Mientras ese complejo momento de pandemia se desarrolla, el país financiero tuvo una jornada llena de varios componentes: el mercado cambiario tuvo otra rueda de total tranquilidad, los bonos argentinos siguieron subiendo por lo que el riesgo país volvió a ubicarse por debajo de los 1.500 puntos y donde hubo algo de desánimo fue en las acciones, tanto en Buenos Aires como en Nueva York, porque muchos de los que habían comprando con el rumor (del cambio de categoría de riesgo del mercado local, de emergente a fronterizo) decidieron vender con la noticia, y los papeles privados terminaron bajando.

El joystick global, con todo, sigue ubicado en la Reserva Federal de Estados Unidos. Ayer volvió a comentarse que mañana se informará que la economía norteamericana tuvo en mayo una inflación del 4,7 o 4,8% anual (desde el 1,2% que se anotaba hasta enero), y eso hace temer a los inversores que la compra de papeles que hace Jerome Powell cada mes (por US$ 120.000 millones) empiece a desacelerarse de un momento a otro, lo cual tiene a Wall Street en una especie de animación suspendida, con vistas a un posible retroceso cuando el riego con dólares termine.

Con esa situación, el dólar tuvo una jornada mixta en el exterior y la Bolsa de Nueva York tuvo un día neutro, por lo que el ritmo de los mercados fue indicado por las materias primas. Con un petróleo que volvió a subir, a máximo desde octubre de 2018, y con los metales básicos y los granos también hacia arriba. Pero los metales preciosos y sobre todo las criptomonedas, que venían siendo utilizados como reservas de la pérdida de valor de las monedas, estuvieron en otro día débil, sobre todo en las estrellas del sector como por ejemplo el bitcoin, que ya cae 50% desde la cumbre que tuvo hace dos meses.

Con los granos muy sostenidos, el dólar global sin fuerza, y la postergación del MSCI en el cambio de categoría para Argentina (se empezó a decidir ayer, pero se anunciará el jueves 24), el mercado local tuvo un día excelente en cuanto al valor del peso argentino, que estuvo muy tranquilo, una fuerte acumulación de reservas de parte del Banco Central, buenas sonrisas con los bonos, y una toma de ganancias en la Bolsa, que no debería provocarle demasiada angustia a inversores que ganaron casi 38% en dólares en dos meses.

Nuevas colocaciones

El foco del macro movimiento de ayer fue una operación con Leliq y la posibilidad de que los bancos cambien voluntariamente los fondos que colocan en ese tipo de titulos por bonos del Tesoro. En un movimiento que será decisivo para la licitación número 43 que realizará hoy el ministro Martín Guzmán, que seguirá tomando deuda en pesos para continuar viviendo al día, para ir pagando vencimientos de deuda que ahora tienen un par de semanas tranquilas, pero que en julio y agosto significarán una prueba muy exigente.

En el menú de títulos que ofrecerá hoy, habrá una Letra del Tesoro en pesos a descuento con vencimiento 30 de septiembre de 2021, una Lete en pesos a tasa variable más 2,00% con vencimiento 30 de septiembre de 2021, una Lete en pesos a descuento con vencimiento 30 de noviembre de 2021, una Lete en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 31 de marzo de 2022 y una Lete en pesos ajustadas por CER a descuento con vencimiento 23 de mayo de 2022.

Más reservas 

Y esta operación viene precedida de un excelente día para el Banco Central. La autoridad monetaria logró sumar US$ 138 millones a las reservas hasta US$ 42.430 millones. En un día en el que, además, hubo un nuevo incremento de casi 1% para los títulos públicos argentinos, por lo que el riesgo país cedió en 12 unidades, hasta 1.494 puntos básicos.

En las operaciones con papeles del Estado está empezando a observarse entre los expertos un principio de rotación. Están dejando los bonos que evolucionan por CER y se están volviendo a mudar a títulos que ajustan por dólar linked, es decir por el tipo de cambio. Ocurre que desde el lunes faltarán sólo 90 días para que se celebren las PASO y si el 12 de setiembre hay un resultado parecido al que hubo este domingo en Misiones, es posible que el mercado entregue un movimiento completamente diferente.

Ayer, por lo pronto, el dólar y las otras monedas estuvieron anestesiados. Mientras el BCRA adjudicó $270.000 millones en Leliq (canjeables por bonos) al 38%, con los plazos fijos pagando 37%, los dólares casi no se movieron. El dólar turista subió 5 centavos hasta $165,61, el oficial subió 3 centavos hasta $100,37, el blue bajó $1 hasta $156 y el mayorista subió 3 centavos hasta $95,01. El dólar MEP bajó 10 centavos hasta $160,48 y el contado con liquidación cayó 28 centavos hasta $165,63. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue fue de 55,4% y entre el CCL y el mayorista de 74,3%. Con el peso argentino casi inmóvil contra la libra, el euro y el real. Y con el dólar global mixto contra la principales monedas del mundo.

Acciones y commodities

La tranquilidad pudo ser emanada desde Wall Street, donde los índices se movieron prácticamente nada, con el Nasdaq apenas mejor. Mientras que a nivel regional la Bolsa de San Pablo cedió 0,8% y la de México achicó 1,1%, porque empiezan a aparecer pronósticos que hablan sobre la desaceleración de la Fed y un principio del fin, lento, para este glorioso momento para las materias primas. “Y deben cuidarse -dijo un analista de Nueva York- junten reservas ahora, porque el apagón de compras de la Fed vendrá en agosto o septiembre, justamente cuando un país como Argentina estará preparándose para las elecciones de medio término”.

Por ahora, el petróleo volvió a estar muy sostenido. El oro, la plata y las criptomonedas bajan desde el paraíso. Y los metales básicos y los granos siguen llenándole los bolsillos a los países y los productores de materias primas. Esto alienta un momento especial para los emergentes, por una sola razón: la rotación, la venta de lo caro, y la compra de lo barato. Y en esto, el mercado local tiene en este momento una gran ventaja, porque hay un gran desacople: las acciones argentinas cotizan a un valor equivalente a 7 veces ganancias de las empresas, mientras que las compañías de Wall Street rozan 23 veces ganancias, cuando en términos históricos el promedio es de 16 o 17 veces en ambos mercados.