El Economista - 73 años
Versión digital

dom 14 Jul

BUE 11°C
Tendencias

Warner Bros. y las joyas de la abuela

La película terminada Coyote vs. Acme fue cajoneada y no se estrenará en ningún lado. La serie Six Feet Under de HBO debutó en Netflix. Y en diciembre suben en esa plataforma las últimas películas de DC. ¿Qué está pasando en Warner Bros.?

Warner Bros. y las joyas de la abuela
Sebastián Tabany 14 noviembre de 2023

La semana pasada WBD (Warner Bros. Discovery) anunció que la película Coyote vs. Acme, una mezcla de animación con actores reales entre los cuales está John Cena no se iba a estrenar en cine, ni en la plataforma HBO Max. Ni siquiera se iba a poder ver.

Utilizando la misma táctica de write-off (tomar el film como una pérdida para no pagar impuestos) que hizo con Batgirl y Scoob 2, el CEO David Zaslav anunció que Coyote vs. Acme nunca vería la luz del día.

La noticia tomó por sorpresa los mismos productores y gente involucrada que no estaban anoticiados.

El comunicado de la empresa decía: "Con el relanzamiento de Warner Bros. Pictures Animation en junio, el estudio ha cambiado su estrategia global para centrarse en los estrenos en cines. Con esta nueva dirección, hemos tomado la difícil decisión de no seguir adelante con Coyote vs Acme. Sentimos un enorme respeto por los realizadores, el elenco y el equipo, y estamos agradecidos por sus contribuciones a la película".

Dave Green, su director, el jueves 9 de noviembre emitió su opinión en X: "Estoy más que orgulloso del producto final y más que devastado por la decisión de WB. Durante tres años tuve la suerte de hacer una película sobre Wile E. Coyote, el personaje más persistente, apasionado y resistente de todos los tiempos. Estuve rodeado de un equipo brillante que puso su alma en este proyecto".

Coyote vs. Acme está(ba) basada en los clásicos dibujos animados del animal que persigue al correcaminos tomando como referencia un artículo humorístico escrito por Ian Frazier de 1990 y publicado en New Yorker donde el coyote la hace juicio a la empresa Acme por proveer aparatos defectuosos. Originalmente se iba a estrena en julio pero el estudio decidió reemplazarla por Barbie, algo que le dio muy buenos dividendos, y causó que Coyote vs. Acme quede en el limbo.

A partir de la noticia que la película nunca se podría ver, varios artistas que trabajaron ahí empezaron a compartir videos de su experiencia en el rodaje. Tal fue el caso del compositor Steven Price que subió un video de la grabación de la banda de sonido con un coro recitando el famoso "meep, meep" del correcaminos con música de la Obertura 1812 de Tchaikovsky. 

Otro video que fue circulando por las redes era un montaje de la filmación y los efectos especiales utilizados como roturas de mobiliarios, autos, etc. para que después se agreguen los personajes digitales en posproducción.

Tal fue la reacción negativa hacia WBD por parte de la comunidad artística en Hollywood que el estudio dio marcha atrás pasado el fin de semana. Sin embargo la solución no fue estrenarla ni subirla a la plataforma Max sino permitir que la película pueda ser comprada por otro distribuidor o subirla a la competencia, como Netflix.

El sitio Puck News cita a una fuente que dice que "la decisión fue tomada este fin de semana por los jefes de cine de Warner, Mike De Luca y Pam Andy, junto con el nuevo jefe de animación, Bill Damaschke". Puck News afirma que la película "en realidad no testeó tan bien" y que Damaschke que "está formulando su propia estrategia para los Looney Tunes", estaba preocupado por el "daño a la marca" en caso de que Coyote vs. Acme tuviera un mal rendimiento taquilla.

Pero ahora, al vender la película a otro distribuidor, Warner Bros. no tiene que preocuparse por nada de eso. De todas formas, cabe preguntarse cómo se verá un dibujo animado Looney Tunes en otro lugar que no sea Warner.

Mientras tanto, en Argentina, varias personas empezaron a compartir en las redes que la serie Six Feet Under ahora está disponible en Netflix. Con 5 temporadas emitidas entre 2001 y 2005, ahora que está en la plataforma, parece haber tenido un revival lo que habla de la penetración de la N roja ya que Six Feet Under fue emitida por HBO y está disponible con anterioridad en HBO Max. A la oferta de la serie creada por Alan Ball se sumó Band of Brothers producida por Steven Spielberg. O sea, WBD está licenciando, aunque no exclusivamente, su contenido a otros distribuidores.

Una noticia que pasó pero que seguramente va a resaltarse en diciembre es que Netflix anunció que a partir del primero de ese mes va a tener disponible varios títulos del universo DC. La lista sería: Hombre de Acero (2013), Batman v. Superman: Dawn of Justice (2016), Escuadrón Suicida y El Escuadrón Suicida (2016, 2021), Mujer Maravilla y Mujer Maravilla 1984 (2017, 2020), La Liga de la Justicia (2017), Aves de Presa (2020), Shazam! (2019), DC League of Super-Pets (2022), Black Adam (2022) y The Batman (2022), la última con Robert Pattinson. La joya de la corona, Joker, no está en la lista ni tampoco Aquaman, lo cual sería lógico porque la secuela se estrena en diciembre también.

¿Y por qué WBD cancela una película y licencia otras a sus competidoras? Simple: necesita dinero.

La semana pasada la empresa comunicó sus números del tercer trimestre. Tuvo una ganancia de US$ 2.970 millones contra un estimado casi igual: US$ 2.920 millones. Las huelgas de guionistas y actores (que terminó) la semana pasada ocasionó que, al no haber producciones, aumentara su liquidez de US$ 1.720 millones del trimestre anterior a US$ 2.060 millones. La unidad de streaming (allá HBO Max dio paso a Max con Discovery incluido) dio una ganancia de US$ 111 millones a diferencia de la pérdida del año anterior de US$ 634. Aún así la empresa tiene una deuda de US$ 45.300 millones, reduciéndola este año por US$ 2.400 millones.

La política de licenciar el contenido propio a otros distribuidores viene de la televisión tradicional. Antes de la plataformas, nadie sabía en realidad quien producía verdaderamente qué serie y si el canal que la emitía tenía los derechos de distribución solamente o era parte inversora también.

Con el modelo Netflix eso cambió. Los originales de esa plataforma no se ven en otro lado que no sea Netflix, pero no es así al revés. Sin embargo licenciar contenido no es una idea homogénea en Hollywood.

Bob Iger, el CEO de Disney dijo que es comparable a "dar armas nucleares a países del tercer mundo". El universo Marvel y Star Wars solamente se ven en Disney+.

Bloomberg publicó datos de Digital-I, una de las muchas firmas de análisis que intentan medir la audiencia de streaming. Los datos dicen que sólo el 5% de los originales de Netflix este año habrían calificado para un bono residual de acuerdo a las recientes negociaciones de la WGA (el sindicato de guionistas), lo que significa que fueron vistos por más del 20% de los suscriptores.

El 75% de los originales de Netflix son vistos por menos del 5% de los usuarios. Por eso, licenciar al estilo del viejo modelo televisivo tiene sentido.

Pero las plataformas todavía se están acomodando y la verdad no se ha dicho. Si WBD licencia su contenido a otras para ganarse unos mangos y reducir su deuda, entonces ¿cuál sería el atractivo para los suscriptores de HBO Max que esperan que haya algo original ahí y no esté en otro lados?

En septiembre el CFO de WBD, Gunnar Wiedenfels, dijo que la plataforma no estaba perdiendo suscriptores sino ganando y que "un pequeño porcentaje de títulos realmente impulsa la gran mayoría de la audiencia y el compromiso".

Esos títulos WBD no los licencia porque se los guarda para los nuevos suscriptores. Por ahora y solo por ahora.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés