El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 11°C
Tendencias

QEPD el Snyderverse: una década de Batman y Superman con luces y mucha oscuridad

Con el estreno de Aquaman: El Reino Perdido, el DCEU (DC Extended Universe) llega a su fin después de diez años. Un nuevo Batman ya ha sido presentado y un nuevo Superman llegará en 2025. ¿Qué pasó que el mundo creado por Zack Snyder tuvo un agonizante final?

QEPD el Snyderverse: una década de Batman y Superman con luces y mucha oscuridad
Sebastián Tabany 02 enero de 2024

Hace diez años, en 2013, se estrenaba Hombre de Acero, la nueva película de Superman con el inglés Henry Cavill como Clark Kent/Superman. Escrita por David Goyer, quien venía de colaborar con Christopher Nolan en su trilogía de Batman, Hombre de Acero, dirigida por Zack Snyder (300 y Watchmen) sería el puntapié inicial para el nuevo universo de los superhéroes de DC, los más famosos del mundo. Cuando uno piensa en un superhéroe lo primero que le viene a la cabeza es Batman o Superman, ambos propiedad de Warner Bros. desde comienzos de los setenta. 

Pero fue Marvel quien en 2008, mientras Warner se regocijaba con el éxito de crítica y público que era El Caballero de la Noche, la segunda de la trilogía de Nolan, presentó al mundo dos películas de mediano presupuesto pero que prometían un mundo interconectado, una serie de films donde los superhéroes se crucen y hasta se junten: el MCU, el Marvel Cinematic Universe. 

Las escenas después de créditos de Iron Man y El Increíble Hulk, estrenadas en abril junio respectivamente, daban el puntapié inicial a eso. En ellas aparecía primero Nick Fury (Samuel L. Jackson) dando ya su clásico discurso a Tony Stark (Robert Downey, Jr.): "¿Pensabas que eras el único superhéroe que existe? Estás por convertirte en algo más grande que todo el universo. ¿Conocés la iniciativa Vengadores?". 

Y en la segunda, Tony Stark comenta algo similar al General Ross (William Hurt): "Estoy armando un equipo". El MCU vino de la mano del productor Kevin Feige quien convenció a los ejecutivos de Marvel de la iniciativa. En ese momento, la empresa aún no había sido comprada por Disney y Hulk y Iron Man fueron distribuidas por Paramount. 

Pero Warner sí era dueña de todos los superhéroes de DC, Marvel no. Los X-Men eran de Fox (hasta que, de nuevo, Disney compró Fox) y Spider-Man era de Sony (lo sigue siendo). Sin embargo no había un arquitecto como Feige que tuviera una visión de un películas conectadas. 

La trilogía de Nolan era auto conclusiva y Superman Vuelve de 2006 no tuvo el éxito esperado para asegurarse una continuación. Para cuando el MCU empezó a ganar terreno en taquilla y la atención del público, Warner se vio en desventaja. Hubo varios intentos después de Nolan de retomar un Batman pero el MCU se hacía cada más fuerte y eso a los ejecutivos de Warner los apuraba. Había que hacer algo. Y rápido. 

whatsapp image 2024-01-02 at 11.52.51 (1)
 

La solución vino por parte de Snyder que propuso el DCEU, un universo de películas conectadas con una donde se junten todos, al estilo Avengers de Marvel que para 2012 ya se habían aunado después de cuatro años. La diferencia: el tiempo. DC estaba rezagado, por eso apuraron el paso y en vez de que cada superhéroe tenga su película en solitario (Iron Man, Thor, Capitán America, por ejemplo), había que juntarlos rápidamente. 

Hombre de Acero presentó a Superman. Pero ya en Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia de 2016, cuatro años de la primera Vengadores, uno después de la segunda y 8 de la creación del MCU, ya había un nuevo Batman (Ben Affleck) y se presentaba a Cyborg (Ray Fisher), Aquaman (Jason Momoa), Flash (Ezra Miller) y la Mujer Maravilla (Gal Gadot). Fue un ágape sin masticar de superhéroes sin haberlos establecido cada uno por separado con anterioridad. Al revés que Marvel, la idea del DCEU era juntarlos primero y presentarlos después en un películas individuales. 

whatsapp image 2024-01-02 at 11.52.52
 

Otra diferencia que afectó el DCEU o también llamado Snyderverse, por ser el director el primer impulsor y el que convocó a los principales actores, era que no había un Feige al volante. Si bien Snyder tenía poder de decisión, Warner confió en un comité de DC situado en Nueva York para supervisar el universo. Fue así que surgieron Escuadrón Suicida (2016) y Mujer Maravilla (2017). 

La primera fue un fracaso estrepitoso porque al escritor y director David Ayer le sacaron la película de las manos y le re editaron. Mujer Maravilla, dirigida por Patty Jenkins - quien había sido la primera opción de Marvel para Thor: Un Mundo Oscuro - fue, por el contrario, un éxito. Pero ya se empezaba a vislumbrar problemas en las películas, especialmente los últimos actos donde se repetía siempre lo mismo: los buenos luchando contra un monstruo digital no demasiado inspirado. 

2017 fue un punto de quiebre para el DCEU con La Liga de la Justicia, dirigida por Snyder. Faltando unos meses de rodaje, el director abandona el proyecto por problemas personales: su hija se había suicidado. Y entra Joss Whedon, el director de las dos primeras Vengadores. El resultado fue negativo: una película inconexa, de menos de dos horas de duración y con humor más cercano al de Marvel que a lo propuesto por DC. 

A medida que pasó el tiempo, la información que comenzó a llegar no ayudó al DCEU. Varias acusaciones por abuso verbal de parte de Joss Whedon comenzaron a surgir, especialmente de Ray Fisher, quien comenzó una vehemente campaña en las redes, apoyado por Gal Gadot y Jason Momoa. Y también la información de que Snyder no había dejado la película para afrontar el duelo sino que había sido echado por el estudio por no lograr un producto que los satisficiera. Si bien problemas internos tienen todos los estudios, y el MCU en los últimos años tiene de sobra, las películas de DC comenzaron a verse afectadas en el resultado final, algo que ocasionó una suerte de burla por parte de los medios y del público. 

Un año después, en 2018, Aquaman, dirigida por James Wan, fue un éxito comercial lo que parecía abrir un camino de esperanza para el DCEU. Pero las tres siguientes, Shazam! (2019), Aves de Presa y Mujer Maravilla 1984, ambas de 2020, volvieron a sembrar un manto de duda sobre la calidad del DCEU. Entre 2019 y la pandemia, por si fuera poco, comenzó a crecer por las redes un movimiento que promovía que Warner estrene el corte original de La Liga de la Justicia de Snyder. 

Con el hashtag #ReleaseTheSnyderCut (estrenen el corte de Snyder), el lobby terminó siendo aceptado por Warner que le dio 70 millones de dólares para que la termine. En épocas de cuarentena y con Warner enfocado en lanzar la plataforma HBO Max, tener esa película le pareció una decisión correcta. Estrenada a mitad de 2020, La Liga de la Justicia de Zack Snyder es una gran épica de cuatro horas, con todo lo bueno y lo malo del director. Como corolario, diversas medios revelaron un año después que el éxito del hashtag en redes se debió en gran parte a una proliferación de bots pagados por...Zack Snyder. 

whatsapp image 2024-01-02 at 11.52.52 (1)
 

El snyderverse temblabla y Warner vio con buenos ojos una diversificación: estrenar películas pero no atadas a ese universo. El experimento de Joker de 2019 con Joaquin Phoenix resultó ser una gran decisión. Una película de mediano presupuesto, US$ 50 millones, recaudó más de mil, mucho más que las otras que costaban cuatro veces más. En 2022, The Batman con Robert Pattinson con dirección de Matt Reeves, también fue un éxito de crítica y público. Ambas transcurren en otros universos y no están relacionadas con nada.

Quizás fue que el estudio se vio engañado por Snyder, o que económicamente ya no le convenía, o que creativamente ya no confiaba en él, lo cierto es que desde 2020 a Snyder le fueron sacando poder de decisión hasta dejarlo prácticamente afuera. La secuela de La Liga de la Justicia, que el propio Snyder desde sus redes mostró cómo sería con una serie de storyboard, fue rechazada por Warner quien se acercó a otro escritor y director, quien había sido echado por Marvel por una serie de tuits ancestrales donde mostraba cierto humor sarcástico: James Gunn. 

El director de Guardianes de la Galaxia y se secuela del MCU fue tentado para encauzar el rumbo del DCEU. Con un estilo menos solemne, menos oscuro y más bonachón Gunn creó para HBO Max la serie Peacemaker basado en el personaje que presentó en El Escuadrón Suicida, de 2021, una secuela más jocosa que la anterior. 

Gunn, junto al productor Peter Safran, comenzaron a tener más voz y voto en las decisiones de DC. El único tema era que todavía quedaban películas anunciadas y en diferentes procesos de producción, varias atrasadas por la pandemia. Entre 2022 y ese año se estrenaron cinco del DCEU: Black Adam con The Rock (y un cameo de Henry Cavill que por un momento parecía que le daba un vida extra el DCEU), Shazam!: La Furia de los Dioses, The Flash (dirigida por nuestro compatriota Andy Muschietti), Blue Beetle (creada originalmente para HBO Max) y la actual Aquaman: El Reino Perdido. 

Este año, Warner anunció que Gunn y Safran se encargarían de DC; ese anuncio que hicieron dejaba de lado prácticamente a todos los protagonistas superheroicos creados por Snyder. Sí, quedan algunos secundarios como el personaje de Amanda Waller (Viola Davis) pero Superman, Batman, Mujer Maravilla, Flash, Cyborg y Aquaman dejarán de ser interpretados por los actores que lo hicieron estos años. Con ese anuncio, el DCEU dejó de existir y la secuela de Aquaman se convirtió en el último suspiro del Snyderverse, un universo que nunca terminó de despegar ni de consolidarse pero que deja algunas películas atendibles, otras espantosas y la nostalgia de lo que pudo haber sido pero nunca terminó de ser. 

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés