El Economista - 70 años
Versión digital

jue 06 Oct

BUE 18°C
Versión digital

jue 06 Oct

BUE 18°C
Tendencias

Grand Theft Auto VI y el hackeo que puso en vilo a la industria de los videojuegos

La filtración del desarrollo del videojuego GTA 6, la secuela del producto de entretenimiento más rentable de la historia, amenazó con pérdidas multimillonarias para los estudios involucrados y derivó en la participación del FBI para la investigación del ciberdelito.

La saga de Grand Theft Auto es una de las más importantes en la historia de los videojuegos
La saga de Grand Theft Auto es una de las más importantes en la historia de los videojuegos
Pablo Planovsky Pablo Planovsky 22-09-2022
Compartir

El mundo de la industria de los videojuegos fue revolucionado esta semana cuando se filtraron más de 50 minutos de videos del desarrollo de Grand Theft Auto VI, el próximo título de Rockstar que es uno de los más esperados en todo el mundo. La filtración que hasta movilizó al FBI para encontrar al hacker que divulgó el material fue tendencia en todas las redes sociales. 

Lo primero a tener en cuenta es, más allá de una confirmación oficial sobre el desarrollo de GTA 6 en febrero de 2022, hasta ahora no se había visto nada, ni siquiera una imagen o fotografía, del videojuego en sí. 

El desarrollo de los videojuegos AAA (los de más alto presupuesto) es costoso, lleva años y trae consigo nuevas formas de explotación laboral, como el crunch: trabajadores (en este caso: programadores) mal pagos, haciendo horas extra para cumplir fechas de entrega y jornadas laborales de cien horas por semana sin descansos, un combo que termina causando distintos problemas de salud en los empleados. Videojuegos como Cyberpunk 2077, Uncharted 4: A Thief's End, Fortnite, Fallout 4 y Red Dead Redemption 2 (otro de los títulos más populares de Rockstar), entre otros, fueron algunos de los títulos de más alto presupuesto denunciados por explotación laboral. 

No hay una fecha exacta del comienzo del desarrollo de GTA 6, pero en base a filtraciones anteriores en distintos medios, se calcula que comenzó entre 2017 y 2018. 

Todavía no tiene fecha de lanzamiento, pero no es difícil suponer que puede llegar a acumular un total de 10 años antes de salir al mercado. The Last Guardian demoró ocho años, Duke Nukem: Forever tardó 14 años, y Cyberpunk 2077 costó nueve años de trabajo. Ninguno de esos tres títulos pareció justificar las demoras que los colocan entre los que tuvieron un desarrollo más longevo. 

Algunos tuvieron ventas y críticas modestas, en el mejor de los casos. El lanzamiento de Cyberpunk 2077, en 2020, fue tan terrible en cuanto a la recepción de los críticos y usuarios que amenazó con arruinar la reputación del estudio polaco CD Projekt Red, antes elogiado por haber hecho The Witcher 3: Wild Hunt, galardonado como Juego del año 2015.

La saga de Grand Theft Auto es una de las más importantes en la historia de los videojuegos. Por un lado, sus innovaciones técnicas permitieron popularizar un estilo de juegos basados en el concepto de “mundo abierto” que ofrece a los jugadores la posibilidad de elegir qué hacer dentro del marco de una ciudad virtual que ofrece historias más allá de la narrativa principal. 

El suceso que comenzó a tener un éxito notorio con Grand Theft Auto III en 2001, se extendió con Grand Thef Auto Vice City en 2002 y Grand Theft Auto San Andres en 2004. GTA Vice City y GTA San Andreas fueron los títulos más vendidos en sus respectivos años, apenas estando ambos disponibles en una sola consola (Playstation 2, de Sony). En menos de cuatro años Rockstar tuvo dos best-sellers, que también fueron reconocidos por el resto de la industria.

El éxito crítico y comercial volvió a acompañar a Rockstar y Take-Two Interactive (la empresa que se encarga de la distribución) con Grand Theft Auto IV. Pero, a pesar de contar con dos plataformas (Playstation 3, de Sony, y Xbox 360, de Microsoft), el juego quedó en la quinta posición de los más vendidos de 2008, superado por los títulos que acompañaban el arrollador éxito de la consola Wii, de Nintendo. 

Cinco años después llegaba el turno de Grand Theft Auto V. Aún estando al tope de los juegos de consola más vendidos de ese año, y generando ganancias por encima de los mil millones de dólares que lo ubicaban como el más exitoso de todos los GTA, los ingresos estaban apenas por debajo de juegos gratuitos para dispositivos móviles, como Candy Crush, donde la ganancia está en los micropagos.

La brecha de tiempo entre GTA V y GTA VI ya es la más grande entre las distintas entregas de la franquicia. La estrategia de mercado de Rockstar y Take-Two Interactive parece haber entendido que en la época de los juegos online, GTA V podía exprimirse mucho más que los anteriores. 

Aunque salió originalmente solo en Playstation 3 y Xbox 360, luego se expandió a PC, Playstation 4, Xbox One, Playstation 5 y Xbox Series X/S. A la fecha, vendió más de 169 mil copias en todo el mundo y es el segundo juego más vendido en la historia, solo detrás de Minecraft. Ampliar la disponibilidad en distintas plataformas fue una de las estrategias de mercado. 

Con GTA V el enfoque del desarrollo post lanzamiento cambió de manera drástica con respecto a juegos anteriores. En vez de enfocar recursos en robustecer la experiencia para un jugador en relación con la narrativa principal, el contenido posterior se enfocó en la experiencia Grand Theft Auto Online. Como su título lo indica, GTA Online, es multijugador en línea. Basándose en el concepto “juegos como servicio”, GTA Online se podía adquirir de manera gratuita para quienes tenían GTA V. El modelo copiaba al de los juegos gratuitos para dispositivos móviles, ofreciendo “dinero virtual” (la mercancía del mundo ficticio de los GTA) a cambio de dinero real. Los jugadores pueden comprar vehículos, ropa y otros artículos, para lucir en GTA Online.

Ese modelo de negocios convirtió a GTA V en el producto más rentable de la historia de la industria del entretenimiento. Para 2018 había generado más de US$ 6.000 millones de ganancia. Entre los videos filtrados del desarrollo, el hacker habría pedido un rescate por parte del código fuente del juego: es decir, un fragmento de la base del lenguaje de programación sobre la que se funda todo el resto.

Para las empresas involucradas la filtración del código fuente es la parte más delicada porque puede poner en riesgo el modelo de negocios futuro, como será el inevitable GTA Online de GTA VI. Por ahora, y pese a especulaciones que decían que el desarrollo del juego podía volver a cero, desde Rockstar confirmaron que no habrá demoradas en la producción planeada.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés