El Economista - 73 años
Versión digital

dom 14 Jul

BUE 4°C
ENTRETENIMIENTO

5 series y películas para ver este fin de semana en Netflix, Prime Video, Apple TV y MUBI

Una selección con las series y películas recomendadas para este fin de semana.

Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana.
Las 5 mejores películas y series para ver este fin de semana. El Economista
Oscar Mainieri 15 septiembre de 2023

Con tantas plataformas de streaming a nuestra disposición, puede parecer casi imposible decidirse por algo para ver durante el fin de semana

Por eso reunimos en una selección especial las mejores series y películas, que incluye también estrenos en salas de cine, para convertir ese menú interminable en un problema del pasado.

Estas son las series y películas para ver en el fin de semana en Netflix, Prime Video, Apple TV y MUBI.

1. Miniserie para ver en Netflix: Mi querida niña

Una mujer escapa en medio de la noche de la cabaña en que la mantuvieron cautiva. Atraviesa un bosque y cuando da con una ruta, es atropellada por un auto. La niña que acompaña el momento ha sido tan condicionada por su educación que parece una autómata. También hay un niño que tiene la orden de no despertar al hombre que duerme en el suelo de la habitación en donde está secuestrado, y la acata.

Ya en el hospital, hay un padre un tanto obsesivo que no reconoce a su hija accidentada pero sí es reconocido por la nieta. Las autoridades que investigan este rompecabezas no saben por dónde comenzar...

Este thriller psicológico (6 episodios de 45 minutos) abunda en pistas falsas, elipsis, flashbacks. Hay un relato astillado donde el espectador -ansioso y ávido de información- nunca se pierde. Se basa en una novela muy imaginativa de Romy Hausman que ha sido un éxito de ventas.

Como suele suceder en los productos que vienen de Alemania, la materialidad de los cuerpos y las formas se caracterizan por lo rotundo; no hay mucho espacio para la sublimación y los cuentos de hadas. Hay que ver el cuerpo y el rostro de la mujer cautiva -Kim Riedle, excelente en sus sucesivas transformaciones- para comprender la profundidad de sus sufrimientos. A su lado, la niña (Naila Schuberth) que luce etérea pero esconde la rigidez estructurada de las vías de ferrocarril, imprime un personaje inolvidable.

La gestualidad de los abuelos -cercano al grotesco uno, vaciada de ilusiones la otra- también deja su marca. Los investigadores, cargando su saco de culpas; en él, el cuerpo luce combado por la erosión de años de circular por callejones sin salida. En ella, los pantalones ajustados no pueden contener lo sensible de su corazón.

Con un elenco tan dúctil -masilla en sus manos- los directores Isabel Kleefeld y Julian Pörksen generaron uno de los mejores productos que Netflix tiene para ofrecer para los que amen los misterios embadurnados con lo siniestro, con dosis de horror y grave suspenso. Imperdible.

2. Miniserie para ver en Prime Video: El desafío: ETA

Este documental narra la historia de la banda terrorista ETA, desde su primer atentado en 1968 hasta su disolución en 2018. Se basa en el libro Historia de un desafío, escrito por Manuel Sánchez Corbí y Manuela Simón, ambos integrantes de la Guardia Civil.

A lo largo de 8 episodios (de 60 minutos) se cuenta el accionar de la banda que produjo 3517 atentados, 860 muertes (240 de la Guardia Civil). Suman los testimonios de cuatro ex presidentes (Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy), de ex lehendakaris (presidentes del País Vasco), altos mandos de la Guardia Civil, el ex jefe de la Casa Real Fernando Almansa, periodistas, víctimas y familiares, no sólo de asesinados por ETA, sino también de los terroristas. 

El material de archivo es abundante y demoledor y bastante gráfico en cuanto a los destrozos y la pérdida de vidas. Por más que se narre desde el punto de vista de una institución ligada al Estado español, no se deja de mencionar el accionar de grupos paraestatales (los GAL), que cazaban terroristas en la Francia de fines de los años 70 y comienzos de los años 80, afincados en la zona vasca.

Se reconocen muchos errores de parte de la Guardia Civil y, si bien se le otorga la voz a miembros de ETA, la cantidad de testimonios - muchos de ellos sobrecogedores- relacionados con sus víctimas y familiares sobrevivientes, es de una proporción de 10 a 1. 

Lo que comenzara por parte de la banda con reivindicaciones nacionalistas y ataques al franquismo, degeneró en salvajadas dirigidas a políticos y miembros de las instituciones responsables de salvaguardar la débil democracia española. Se subraya la matanza de inocentes; hay muchos niños entre las víctimas de ETA en su etapa de atentados a hipermercados o espacios recreativos. 

Dirigido por Hugo Stuven, el documental se sigue con interés, aunque de a ratos la provisión de datos pueda tornarse abrumadora. El tinte azulado de las imágenes produce una inevitable sensación de tristeza; el único color vivo que se registra es el de la sangre derramada.

3. Miniserie para ver en Apple TV: Secuestro aéreo

El vuelo KA29 sale de Dubai con destino a Londres. No tardaría más de 7 horas en arribar, sino fuera que es secuestrado. ¿Se trata de terroristas? No, no hacen demandas políticas ni desvían el curso de la navegación. Lo único que quieren es llegar a destino.

En el pasaje se encuentra Sam Nelson (Idris Elba, al que se contempla como un posible James Bond de color), un negociador corporativo que busca que las cosas lleguen a buen puerto y desea abrazar a su hijo en tierra firme. Los delincuentes se niegan a colaborar con sus propuestas y amenazan a los pasajeros, incomunicados porque les han sustraído los móviles y tampoco hay suministro de wifi. 

La primera alarma salta entre los controladores de vuelo de Dubai, pero es desestimada con gran derramamiento de sangre. Cuando el avión atraviese territorio rumano, aviones de la OTAN apuntaran sus misiles... La motivación para el secuestro recién se conocerá en el episodio 5. 

Esta producción inglesa abunda en suspenso porque algo advierte al MI5 y al Ministerio del Interior sobre la situación, que se ponen en acción. También la familia de Sam corre peligro. Un giro espectacular incrementa la tensión a niveles casi intolerables, desembocando en un desenlace altamente catártico en el episodio 7.

La producción es bastante pomposa en cuanto a recursos y efectos -algunos prestados de Aeropuerto, la serie de films catástrofe que reinó durante la década de los años 70. El personaje de Elba se desempeña con eficacia, entre el hombre de acción y de tácticas sensibles. Hay algunos pasajeros insoportables, otros altruistas; los delincuentes tienen razones para su comportamiento.

Sobrepasando cierto sopor que provocan los dos primeros episodios la recompensa es colosal: un gran entretenimiento, de gran despliegue, que se va acelerando a medida que se acerca el gran final. Aún con algunos lugares comunes, este thriller merece ser recomendado.

4. Película para ver en Mubi: La felicidad

Pocos films tienen un look tan maravilloso. Una fotografía digna de los pintores impresionistas si se hubieran dedicado al cine. Paisajes rurales rebosantes de girasoles. En los interiores de las casas hay margaritas en los jarrones, los colores de las paredes son hiper vibrantes. Las imágenes establecen una relación sensual y sensorial con los espectadores.

En la familia del carpintero François (Jean-Claude Drouot, que actúa junto a la que es su esposa y sus hijos en la vida real) la felicidad se derrama por todos los resquicios, como la miel sobre una tostada en una publicidad. Se suma al cuadro una empleada de correos, mirada fría y determinada en sus ojos azules. La disponibilidad y esos fríos ojos azules magnetizan al joven padre de familia.

Este polémico film de Agnes Varda (Sin techo ni ley, Los espigadores y la espigadora) causó escándalo en ocasión de su estreno en el Festival de Berlín, en 1965. Es el film que hizo que María Luisa Bemberg quisiera ser directora.

Varda no abre juicios y deja que el veredicto lo otorgue el espectador. ¿De quién es la felicidad en el film? Seguramente no del personaje de la esposa. Quizás de François, que acumula y reemplaza mujeres como se hace con una batería de control remoto.

La belleza de lo que se ve en pantalla contrasta con la música de Mozart, plena de claroscuros. Hay algo ominoso, siniestro en el film que anticipa a Las poseídas de Stepford (Bryan Forbes, 1975), las mujeres como robots para complacer las necesidades del hombre. 

Aquí el marco es totalmente naturalista. Ya desde los títulos se alternan girasoles radiantes con otros de pétalos desfallecientes, moteados por un insecto. En los interiores del departamento de la amante, las margaritas del florero ven acaecer su crepúsculo. 

Hay mucho material de Agnes Varda en la plataforma, caracterizado por trasgredir las fronteras entre lo documental y lo ficcional. Proveniente de la fotografía, con una gran formación en Historia del Arte, habiendo comenzado a filmar antes que los miembros de la Nouvelle Vague; contemplar su amplia y variada obra es siempre pura ganancia para el espectador.

5. Miniserie para ver en Prime Video: Jury Duty

Este falso documental (8 episodios de 25 minutos) es por un lado parodia de un juicio por jurados y, por otro lado, un reality show. Una vez elegido por el juez, un joven debe internarse con otros miembros del jurado en un hotel por tres semanas hasta que acabe el juicio. 

Lo que no sabe Ronald Gladden es que está rodeado de actores que componen un personaje y que todo el procedimiento judicial es falso, una construcción que decenas de cámaras registran para captar sus reacciones ante los hechos mas insólitos. 

El juez afronta su última tarea antes de jubilarse; está siembre apurado por irse a almorzar. El acusado es un impresentable que apenas puede articular una frase. El abogado defensor parece no haber terminado el secundario. La demandante, una ricachona que lo único que hace es enrostrar al mundo sus privilegios de clase.

Entre los compañeros de Ronald, que es nombrado portavoz del grupo por el juez, hay un nerd que funciona a cámara lenta y lleva su propia silla incorporada al cuerpo. Una muchacha de bombacha floja dispuesta a corromper al joven católico que se niega a aceptar que la novia lo engaña con un semental. Una señora de 70 años que teje durante las comparecencias y de a ratos se duerme con la boca abierta. Un coreano que habla como si estuviera a 12 revoluciones por minuto. Un hindú que lee el destino por las expresiones faciales. Y un actor -James Marsden- que se interpreta a sí mismo y es fuente de varios gags disparatados, ya que es un egocéntrico que cree que todos están pendientes de lo que ocurre en cada minuto de su vida.

El encanto de Ronald (un muchacho de casi dos metros de altura) es la argamasa que coagula las diversas situaciones, que provocan carcajadas o expresiones de vergüenza ajena. También hay espacio para la escatología y el romanticismo en esas tres semanas.

Muy divertido y con gran desempeño de los actores, hay un gran trabajo de montaje de todo el material registrado, lo que deriva en la agilidad y el punch necesario para lograr el ritmo y el efecto cómico. Muy recomendable.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

MÁS NOTAS

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés