El Economista - 70 años
Versión digital

dom 19 May

BUE 8°C
Cruces

Macron versus Sunak: fuego cruzado por el Plan Ruanda

Reino Unido acaba de aprobar el Plan Ruanda que le permite deportar inmigrantes ilegales hacia el país africano. Teniendo en cuenta que Londres abandonó la Unión Europea, Rishi Sunak debería tener libertad en la materia. Sin embargo, Macron cree lo contrario.

Rishi Sunak y el presidente de Francia, Emmanuel Macron
Rishi Sunak y el presidente de Francia, Emmanuel Macron
02 mayo de 2024

Por Victoria Rinaldi y Damián Cichero (*)

Durante la semana del 22 de abril, se aprobó en el Reino Unido el controversial Plan Ruanda, con el objetivo de disminuir la llegada de inmigrantes ilegales a las costas del país. A pesar de contar con el apoyo del primer ministro británico, Rishi Sunak, la medida ha obtenido múltiples críticas desde distintos frentes, incluyendo países europeos, organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales.

La llegada de migrantes de forma ilegal al territorio no es solamente una cuestión del Reino Unido. Múltiples países enfrentan esta problemática, planteando distintos proyectos. Entonces, en un año electoral en el Reino Unido, cabe preguntarse: ¿qué implica este nuevo plan?, ¿qué impacto tiene en la política británica?, y también ¿qué dijeron otros actores del sistema internacional?

¿Qué implica el Plan Ruanda?

A grandes rasgos, este plan posee como principal atributo la deportación de cualquier persona que, de forma ilegal, haya ingresado al Reino Unido y luego solicitado asilo en el país. El destino de estas personas es Ruanda, un país africano que muchos recuerdan por  su reciente pasado violento.

Las solicitudes de refugio, entonces, serán procesadas allí. En caso de ser aprobadas, los solicitantes de asilo pueden permanecer en el país. Si las solicitudes fueran desaprobadas, las personas podrían quedarse en Ruanda alegando otros motivos, o buscar otro país donde solicitar asilo. Independientemente del resultado, una vez deportados del Reino Unido, no pueden regresar al mismo.

Esta medida no afecta únicamente a quienes arriben al país de forma ilegal recientemente, sino que también aplica a aquellas personas que hayan ingresado de la misma forma y hayan presentado su solicitud de asilo a partir del 20 de julio de 2023. Dichas solicitudes serán canceladas y, luego de identificar a estos solicitantes, los mismos serán deportados a Ruanda.

De acuerdo con The Guardian, el plan del gobierno incluye la detención de aquellas personas que participen de reuniones de rutina en oficinas de inmigración, como también de quienes no se presente a sus respectivos turnos para continuar sus trámites. Y si bien se esperaba que el plan fuera iniciado en el verano británico, el diario afirma que esta misma semana del 29 de abril, el gobierno comenzará operaciones para la detención de estas personas a lo largo y ancho del territorio británico.

Crédito: ZUMA vía Europa Press
Crédito: ZUMA vía Europa Press

Un contexto de tensión

Originalmente, el controvertido proyecto había sido planteado durante el gobierno de Boris Johnson, en 2022. Si bien las tratativas con Ruanda comenzaron en ese período, distintos dictámenes por organismos de justicia europea como también de la Corte Suprema del Reino Unido ralentizaron el desarrollo.

Sin embargo, el proyecto logró avanzar. Y Sunak ha tomado una posición firme al respecto, alentando la aprobación de una ley que considera al país africano como una "zona segura", con el objetivo de frenar cualquier tipo de acción contra el Plan Ruanda. Esto no solo genera tensión con la justicia local, ya que los jueces no podrán evitar el traslado de inmigrantes, sino también con el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha mostrado rechazo a la medida.

A pesar de las críticas, Sunak se muestra dispuesto a resistir. Y en un año de elecciones, consideró que la medida es esencial para la campaña conservadora. El Primer Ministro británico había incluido el freno a los arribos de embarcaciones que trasladan inmigrantes de forma ilegal en sus promesas de gobierno al inicio de 2023, y este plan es su solución a la cuestión.

Es relevante tener presente que esto se lleva a cabo en un momento en el que se considera que el partido oficialista no obtendrá los resultados esperados, ni en las elecciones locales, ni en las generales para primer ministro, que se harán más adelante durante este año.

ruanda
Protestas por el Plan Ruanda

Macron y una desesperada crítica

Siendo uno de los líderes de mayor trascendencia en la actualidad, Emmanuel Macron nos tiene acostumbrados a hacer importantes declaraciones.

No obstante, esta vez llamó la atención por sus duras críticas contra el Plan Ruanda, calificándolo como una medida de "geopolítica del cinismo".

Durante un discurso destinado a advertir a Europa contra la dependencia excesiva de Estados Unidos en materia de seguridad, Macron explicó que no creía en "este modelo que significa ir a buscar un tercer país, por ejemplo, en África, y enviar allí a nuestros inmigrantes".

"Esto es una traición a nuestros valores y nos llevará por el camino de nuevas dependencias de terceros países", agregó.

La realidad es que, tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Londres se ha ganado el derecho de resolver a su parecer la actual crisis migratoria.

Por ello, no deja de sorprender las duras palabras de Macron, a las que la portavoz de Sunak, como era de esperar, retrucó: "No estamos de acuerdo. Creemos que nuestro planteamiento es el correcto".

"Para acabar con el modelo del negocio de las pandillas criminales, necesitamos un fuerte elemento disuasorio. Necesitamos dejar claro que, si vienes en un barco ilegal, no podrás quedarte. Así es como romperemos ese modelo de negocio", agregó.

En este contexto, es difícil descifrar qué busca Macron con sus críticas. Pero, teniendo en cuenta su interés por que Francia se convierta en el líder de la UE, podríamos encontrar algunas respuestas.

Debe tenerse en cuenta que muchos de los inmigrantes que serán deportados cruzan hacia el Reino Unidos, desde Francia, a través del canal de la Mancha.

Por este motivo, es probable que Macron intente darle un mensaje adoctrinador al resto de los miembros de la UE: este tipo de crisis solo puede resolverse a través de la cooperación.

Sin embargo, quizás la mayor preocupación del líder galo es que, si el Plan Ruanda funciona, quien tendrá más problemas para controlar la inmigración será la propia Francia, ya que muchos inmigrantes desistirán en su idea de cruzar hacia el Reino Unido.

Así, a pocas semanas de las elecciones del Parlamento europeo, y en un momento en el que la inmigración es la mayor preocupación de casi todos miembros, el hipotético éxito de Londres obligaría a París a tomar medidas más duras en la materia.

Cabe recordar que, a fines de 2023, el gobierno de Macron, junto con los incómodos votos del partido  Rassemblement National, de Marine Le Pen, aprobó una legislación que, entre muchas cuestiones, dificultan que los hijos de inmigrantes se conviertan en ciudadanos franceses y retrasan el acceso de los inmigrantes a beneficios sociales.

Según diversas encuestas, el 70 % de los franceses respalda el proyecto y no sería de extrañar que, si el Plan Ruanda funciona, exijan medidas similares en su país.

Y para Macron, que siempre ha tratado de alejarse de las alas más conservadoras, aquí estaría lo más complicado: con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina, una política antiinmigración más dura solo reforzaría la retórica de la extrema derecha, lo que a su vez impulsaría más a estos partidos y pondría en peligro la existencia misma de la UE.

Como él mismo dijo durante su último discurso, la UE se enfrenta a un peligro "mortal" debido al creciente nacionalismo y la fragmentación.

Tajantes decisiones

A pesar de la firme decisión de Sunak de presentar el Plan Ruanda y defenderlo contra cualquier crítica o dictamen, no deja de tratarse de una acción presentada en pleno año electoral para el Reino Unido. Si bien el país se encuentra en libertad de manejar sus cuestiones migratorias de la forma que considere, tanto el polémico planteo como las inevitables tensiones con la UE pueden modificar la distribución de los votos de la población.

Hay que considerar que el laborismo permanece por encima del conservadurismo en las encuestas. Si bien esta medida implica un refuerzo del apoyo del ala más conservadora de su partido, probablemente provoque un rechazo mucho más marcado del resto de la población.

 (*) Licenciados en Relaciones Internacionales 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés