El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 10°C
Panorama

Esperando la carroza

Mamá Cora mira desde la terraza. Como la recesión, inflación y pobreza. Es un error "esperar la carroza".

Esperando la carroza
Carlos Leyba 08 marzo de 2024

Estupendo telón de números financieros -baja del dólar, brecha se acorta, suben bonos- se levanta el telón, aparecen números de la realidad económica y social. 

Recesión, desaprovechamiento de recursos disponibles y crecimiento de la pobreza. 

Los datos en "los medios" son, simplifico, la Bolsa, dólar, acciones, "los precios", la contabilidad pública, etcétera. De eso hablan los programas de radio y TV, porque "es lo que hay todos los días". Por dominio de escena, el telón de esos números es lo que creemos que es "la marcha de la economía". 

Perdone el hartazgo, pero eso es "la superficie", lo "superficial". 

Detrás de esa parafernalia -se corre el telón- aparecen radiografía, análisis, diagnóstico neurológico y aquello de "las apariencias engañan". Se puede adelgazar por una bendición o por una desgracia; recuperación de hábitos saludables o deterioro de adentro hacia afuera. Me pasó. "¡Qué bien que estás!". Bajando de peso por "fasciola hepática". Vieja enfermedad rural, difícil diagnóstico en tiempos modernos. Segunda lección: "No hay realidad sin teoría". Le pasa a la medicina y a la economía. 

En la "Conferencia Fiel 2023", Guillermo Calvo advirtió "lo peor en la economía es la iliquidez". 

La licuación Caputo, poca economía, mucha timba financiera, nos recuerda que no hay enfermedad más contagiosa emocionalmente que la ignorancia: multitud en Plaza de Mayo los días de Malvinas.

Se corrió el telón cuando anunciaban el dólar a $900. Bajó. Diagnóstico: no hay un peso. Somos caros en dólares. Feo. 

La economía real se desplomó. La construcción -¡hay Gerardo!- se desbarrancó como los insumos. El indicador de construcción (Indec) cae al ritmo de 22% anual. La manufactura se desplomó a 12% anual. Macha recesión urbana. 

Dos economías en la Argentina: la rural de productividad extraordinaria. Produce lo imprescindible, en ella vive poca gente. La urbana, de bajísima productividad promedio, en la que vive la inmensa mayoría y más de la mitad de los niños está sumergida en la pobreza: derivas al futuro. 

Muchos servicios se derrumban porque todo se derrumba cuando los fierros se detienen. Vamos a una excelente cosecha y la promesa de muchos dólares ¿pero con este dólar en picada? Mmmm. 

Estamos barranca abajo y en enorme recesión. ¿Es responsabilidad del ajuste amateur de Caputo? (Milei compró el programa de la consultora Caputo que era lo más barato en plaza). No, no.

Milei Caputo
 

Esto llegó por S. Massa, dicen que hoy ejecutivo, ¿sólo ejecutivo?, de un fondo buitre. ¿Será? Y por Alberto que tomó "seguro" para él y del barrio a Puerto Madero se "tomó el buque antes que llegue la yuta". ¿Será? 

Milei hereda un espanto moral, económico, social y profesional. Larga herencia de corrupción e ineficiencia. Vuelva a "Robo para la Corona" de H. Verbistsky, de Carlitos a la voladura de Río Tercero. 

En los últimos 50 años (1974/2024) el PIB ph (Montoneros, Rodrigo, Dictadura, Menem, Kirchner, Macri) creció 16%. En medio siglo: una miseria inexplicable.

Antes, entre 1924 y 1974, 50 años de desarrollo, industria, pleno empleo, el PIB ph creció 96%. En el mismo tiempo 16 veces más de bienestar. Volvamos.

Los consultores estiman para febrero inflación de 15%. Viajando hoy, como dice Milei, a 500% anual. Pero según la encuesta del BCRA, para 2024 será de 227% y para las de expectativas de la UTDT, 170,8%. Entre el ritmo al que vamos y lo que se espera, hay una expectativa de notable disminución. Para alcanzar 170% anual, partiendo de aquí, tendríamos que llegar a tasas equivalentes a un ritmo de 4% mensual ¿Cuál es el método de desaceleración en marcha? 

Uno de los grandes industriales nacionales le explicó a F. Olivera (estupenda nota en LN 7/2): "El que tiene stock lo convierte ahora en plata; lo liquida como puede porque nadie compra". La recesión aplasta los precios. Lo que avisó Guillermo Calvo: iliquidez. Aquí licuación a "lo bestia". 

El 53% de los empresarios, encuestados por UIA, retrasan sus pagos, salarios (baja el consumo), impuestos (baja la recaudación), etc. y 7%, seguramente, se está acercando a la convocatoria. 

En este clima (en Córdoba 16.000 niños de la escuela privada a la pública por razones económicas) cada día más obscuro, hoy se iniciará el diálogo para el Pacto de Mayo, autoría de la consultora de imagen Caputo, el joven. Otro Caputo, el de Tierra del Fuego, es el amigo del alma de Mauricio y van tres. ¿Nació el "caputismo"?

Hasta que los hechos demuestren lo contrario, el Pacto, se trata de un contrato de adhesión. El Ministro G. Francos, por haber sido parte de los gobiernos kirchneristas y amigo de D. Scioli, tiene trato familiar con los gobernadores peronistas y trata de persuadirlos de lo contrario. Pero la "contraprestación de alivio monetario" sólo se logrará, hasta ahora, con la previa sanción del DNU y de la Ley Ómnibus y el agregado de la 4° categoría en Ganancias. Comprometida la sanción de las normas de la revolución libertaria (Ómnibus, delegación de facultades, DNU) iríamos directo al Pacto de Mayo. ¿Habrá disposición de gobernadores trasladada a legisladores? ¿En qué clima? 

Supongamos todo sancionado. Para llegar al 25 de mayo habrá que construir condiciones climáticas para el encuentro (de adhesión o rendición). 

Según Milei, Caputo y consultores afines, esas condiciones climáticas previstas son: reducir drásticamente, sino eliminar, la tasa de inflación; recuperar, sino incrementar, el nivel de actividad económica en "V"; consolidar, sino hacer holgado, el sector externo de la economía; y dar vuelta al ciclo negativo de la inversión reproductiva con sus consecuencias en el empleo y en el nivel de vida. ¿Por qué esto ocurriría partiendo de aquí y ahora y con esta política? 

Según Milei, Caputo y los consultores, la "licuación", la macro en marcha (eliminación cómo sea del déficit fiscal, licuando jubilados y pobres) y eliminación, como sea, de la brecha (tasa negativa, quema del canuto), producirán un salto homérico en la confianza de los mercados y de ahí en más, la Argentina verá volar la inversión: el maná de las fuerzas del cielo. 

Ellos dicen que señales concretas se esperan en el amanecer del segundo semestre. Contrato de adhesión, ¡no! En ese caso será "pacto de rendición", el "sol del 25" será libertario, estabilidad y economía en expansión. ¿Será? No creo.

No es broma. "Celebrados consultores" afirman un primer semestre complicado, recesión profunda, el consumo y los salarios cayendo. Pero, mágicamente, la recuperación, dicen, ocurrirá desde entonces. Digamos fin de mayo. Los sectores "más dinámicos" energía, minería, agro, explotando. Nada nuevo. Nada urbano. 

Nada prevén donde se acumula la malaria extrema. Si existe esa recuperación básicamente extractiva, tardará en llegar a la zona urbana. El derrame, si empieza, será lejos y la distancia disipará los flujos. En el capitalismo la distribución primaria (la buena) es el salario que deriva del empleo que rinde con la productividad. ¿Es tan difícil entenderlo?

¿No pueden escapar de esa visión provinciana? El mundo occidental está en otra. Lo dinámico es hoy, entre otras cosas, "la industria" (la base promedio de la economía urbana). Ejemplos, en EE.UU., la "Ley de Reducción de la Inflación", bipartidaria, promoción colosal de industrias dinámicas; en la UE la "Ley de Compra Europea". Desde 2019 (pre pandemia) la producción industrial de Polonia aumento 22%, Dinamarca 41%, Eslovenia 13% y Suecia 7%. 

Situados en el tiempo y en el espacio, si usaran la teoría económica o si posaran la mirada en lo que hacen aquellos a los que les va bien, verían que el mundo -al que dicen querer emular- no es el que promueven en el "campus". Vamos mal. Ven mal.

Javier disertó en su colegio específicamente contra los "social demócratas", zurdos. Dos chicos se desmayaron. Todo raro. 

Milei, ¿cómo es el mundo? Dinamarca, Finlandia, Nueva Zelanda, Suiza, Suecia y Alemania, están entre los primeros 10 países en "Calidad de Vida" (Univ. Pennsylvania) y en "No corrupción" (Transparencia Internacional). Promedio del gasto público, 42% sobre PIB; promedio de inversión de capital sobre PIB, 26% y promedio de manufactura sobre PIB, 15%. Los seis están entre el puesto 2 y el 14 en el ranking de libertad económica. Dinamarca, monarquía, social demócrata; Finlandia república, coalición conservadora nacionalista de cuatro partidos; N. Zelanda, monarquía, Partido Laborista; Suiza, partido socialista; Suecia, monarquía, partido moderado y Alemania, social demócrata. ¿Qué?

¿El cambio? ¿Qué queremos inventar? Vamos al Pacto de Mayo. Insisto. Para llegar a esa reunión, además de firmas y sanciones, hace falta un clima económico y social que, si sigue dominando esta visión primaria y financiera de la economía, va a estar a años luz de lo necesario. Y en ese caso nada de lo imaginado ocurrirá. 

Como estrategia de marketing, para ganar tiempo, está bien. Pero al tiempo se lo consume la realidad. Cuanto más profundo es el pantano más difícil es salir haciendo fuerza. 

El kirchnerismo nos dejó dentro de un pantano y hasta ahora Milei ha empujado hacia abajo. Así no sólo no es fácil, es imposible. 

Los títulos del pacto son una simplificación que, curiosamente, en tres puntos -por lo menos- ignora la existencia de la Constitución. 

Se impone diálogo, búsqueda de acuerdos, construcción de consensos. En Grecia se dio "la mejor cosa que registra la historia universal: el descubrimiento del diálogo", o "la singular costumbre de conversar". "Dudaron...cambiaron de opinión". J.L. Borges (1985). 

Mamá Cora mira desde la terraza. Como la recesión, inflación y pobreza. Las tenemos encima. Un error "esperar la carroza". Para terminar con ellas hace falta una agenda productiva, piden los gobernadores; una estabilizadora, piden los inversores; una distributiva, ruegan los que sufren y la conciencia moral. 

No hacerlo es egoísmo e incapacidad. Con esta política la recesión y la crisis social, siguen vivas y coleando. No sigan "licuando" y "esperando a la carroza". Así nada bueno va a ocurrir. 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés