El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 11°C
Versión digital

jue 18 Ago

BUE 11°C
Agenda internacional

El BCE subirá la tasa después de una década

El ajuste será menos intenso que el de la Reserva Federal que en su reunión del 27 de julio subirá la tasa 75 puntos básicos.

El euro que esta semana se ubicó por debajo del dólar.
El euro que esta semana se ubicó por debajo del dólar.
18-07-2022
Compartir

La reunión del Banco Central Europeo concentrará la atención de los mercados durante la semana. La entidad subirá la tasa de interés por primera vez en casi once años y sería el inicio de un ciclo alcista que continuará en los próximos meses para hacer frente a una tasa de inflación anual de 8,6%. Pero al mismo tiempo deberá hacer equilibrio para no afectar más el nivel de actividad de la región del mundo que más sufre el impacto de la invasión de Rusia a Ucrania.

El incremento sería de sólo 25 puntos básicos por lo que la tasa de depósito se iría a -0,25%, manteniéndose en terreno negativo hasta la suba de la tasa en septiembre que podría ser de medio punto. El ajuste de la política monetaria del BCE será menos intenso que el de la Reserva Federal que en su reunión del 27 de julio subirá la tasa 75 puntos básicos. 

La debilidad del euro que esta semana se ubicó por debajo del dólar, y que por el diferencial de tasas podría seguir cayendo hasta 0,90 según Nomura, aviva la tasa de inflación porque encarece los productos importados para los consumidores europeos. 

Pero, por otra parte, operará en sentido contrario, y ayudará a moderar la suba de los índices de precios, la reciente baja de casi todas las commodities muchas de las que están en valores inferiores a los que tenían antes de la invasión de Rusia a Ucrania, aunque siguen en niveles superiores a los previos a la pandemia. 

Los expertos en los mercados de materias primas consideran que los precios seguirán altos, pero tenderán a estabilizarse trayendo algo de alivio a los índices de inflación. Un precio clave como es el del barril de petróleo bajo de US$ 120 a principios de junio a menos de US$ 100 en la actualidad. 

Los mercados estarán particularmente atentos a la conferencia de prensa de Christine Lagarde posterior a la reunión y las proyecciones económicas de la entidad. La del BCE será la reunión más relevante, pero esta semana también tomarán decisiones sobre política monetaria los bancos de Japón, Turquía y Rusia que bajaría la tasa el viernes. 

Sobre el cierre de la semana pasada se informó que la economía de China se desaceleró notablemente en el segundo trimestre de este año como consecuencia de las medidas restrictivas que se adoptaron para enfrentar un rebrote del Covid. 

Creció apenas 0,4% con relación al mismo período del año anterior, y en la comparación con el trimestre anterior, registró una caída de 2,6%. Estos datos de la segunda economía más grande del mundo aumentan el temor a una recesión global.

Por otra parte, parece muy difícil que el Gobierno puede cumplir con su objetivo de un crecimiento del PIB de 5,5% aunque la baja tasa de inflación deja espacio para poner en marcha políticas monetarias expansivas. Los bancos de inversión proyectan que la expansión de la economía estaría en torno al 3% o 4%.

A su vez, las ventas minoristas crecieron 3,1% en junio revirtiendo la caída de 6,7% de mayo, la producción industrial también mostró un avance de 3,9%, la inversión en activo fijos subió 6,2% en el semestre mientras que tasa de desempleo urbano cayó de 5,9% a 5,5%.

También se conocieron datos de la economía de Estados Unidos que sigue emitiendo señales mixtas. Las ventas minoristas subieron 1% en junio en junio con relación al mes anterior aunque el indicador no está ajustado por inflación. Como el consumo explica más dos tercios del PIB, su expansión le fija un piso al nivel de actividad. 

Por su parte, la producción manufacturera cayó por segundo mes consecutivo y el índice de confianza de los consumidores que elabora la Universidad de Michigan está cerca de su punto más de la serie histórica. 

Los índices de Wall Street tuvieron una reacción positiva frente a los datos económicos y todo indica que la Reserva Federal subirá la tasa de interés en la reunión prevista para los días 26 y 27 de julio en 75 puntos básicos y pierde fuerza la posibilidad de un incremento de 1 punto porcentual. 

A nivel global, la economía mostrará durante los próximos meses una desaceleración de las tasas de inflación, pero también serán recortados los pronósticos de actividad. El FMI ya avisó que reducirá “sustancialmente” a fin de mes su proyección de crecimiento mundial que en abril estimó en 3,6% y a principios de año en 4,4%. 

Entre los indicadores e informes más relevantes que se conocerán en los próximos días, se destacan los siguientes:

Lunes 18

El Banco Central de Brasil publicará el informe Focus con las proyecciones económicas de los analistas del mercado que vienen corrigiendo al alza sus estimaciones de crecimiento para este año. 

Martes 19

Se confirmará que la inflación en la zona euro trepó al 8,6% anual en junio.

Miércoles 20

Las ventas de inmuebles usados en Estados Unidos habrían mantenido en junio su tendencia descendente como consecuencia del encarecimiento de las hipotecas por la suba de las tasas de interés. 

La inflación en el Reino Unido se habría acelerado en junio por noveno menos consecutivo y seguiría por encima del 9% anual lo que llevará a un mayor endurecimiento de la política monetaria por parte del Banco de Inglaterra.

Jueves 21

El Banco Central Europeo subirá en un cuarto de punto las tasas de interés que regula procurando moderar la tasa de inflación, pero evitando un ajuste brusco para evitar un freno mayor de la actividad económica. 

Los pedidos iniciales de subsidios por desempleo en Estados Unidos en la semana que concluyó el 16 de julio que podrían ser levemente inferiores a los 235.000 de la previa.

El Banco de Japón decidiría seguir adelante con su política monetaria expansiva para sostener la actividad aprovechando el margen que le otorga una baja tasa de inflación.

Viernes 22

Los índices PIM elaborados sobre la base de la información suministrada por los gerentes de compras de las empresas de distintos sectores mostrarían una caída en la zona euro.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés