El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 10°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 10°C
Tras licitación

Un gran respiro por viento de cola y contabilidad creativa

El Gobierno sorteó un día difícil. Colocó bonos en pesos y renovarlos para que se paguen la mayoría en 2027.

En la licitación de ayer, el Gobierno consiguió financiamiento extra y logró cubrir vencimientos.
En la licitación de ayer, el Gobierno consiguió financiamiento extra y logró cubrir vencimientos.
Luis Varela Luis Varela 20-05-2022
Compartir

Entre el extraordinario viento de cola que experimenta el país y la contabilidad creativa que sigue desarrollando la dupla Guzmán-Pesce, Argentina logró sortear ayer otro día muy complicado, con una foto de corto plazo que logró tranquilizar al mercado cambiario pero que siguió debilitando a los títulos argentinos, con un riesgo país que sube sin parar, ya por doce ruedas seguidas, cada vez más cerca de insólitos 2.000 puntos básicos.

El viento de cola que tiene el gobierno de Alberto Fernández y toda la región se basa en la orientación hacia una situación de estanflación en EE.UU. con 38% de chance de recesión, algo que en la hipótesis de los analistas financieros no le permitirían a la Fed cumplir con su amenaza de dejar sin tantos dólares al mercado norteamericano y mucho menos subir tanto la tasa como repite Jerome Powell, por lo que ayer, en medio de una guerra en Ucrania que no termina, y con el Covid devolviendo los barbijos a EE.UU., los precios de las commodities volvieron a brillar.

Commoditties para arriba

Subieron todos: los metales básicos brincaron 4% promedio, el petróleo tuvo un aumento del 1,9%, los metales preciosos anotaron un alza promedio del 1,6% y los granos mejoraron 1,3% tanto en Chicago como en Rosario. Y como la inseguridad tanto en EE.UU. como en Europa, Japón y en China son más que palpables, con la India cerrándose también por alta inflación, hasta las criptomonedas resucitaron, con un repunte promedio del 5%, que les devolvió la vida a muchos.

Este componente siguió empujando a los inversores mundiales a continuar con la persistente compra de bonos estadounidenses, por lo que sus precios contado subieron y sus tasas a vencimiento bajaron (hasta  2,8% anual a 5 años, 2,9% a 10 años y 3,1% a 30 años). Pero la compra de bonos estatales crece en casi todos los países centrales por lo que el dólar tuvo ayer una jornada global de derrota: en el exterior el billete verde bajó contra todo: cayó 2% en Chile, 1,1% contra el euro y el real, 1% contra la libra, 0,7% en México y 0,3% contra el yen.

Y la ola de tranquilidad frente al dólar también benefició a Argentina, que tras treinta días con los dólares en alza persistente, ayer tuvieron una rueda de pax cambiaria, con bajas de entre $2 y $2,60 para los dólares libres, con el blue otra vez en $206 y el contado con liquidación en $210,50. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 66,4% y la del CCL con el mayorista fue del 77,9%. En un día en el que además se celebró la tercera suba de las reservas en el BCRA, ya que reconquista 266 pudo sumar US$ 89 millones.

Esta foto de tranquilidad cambiaria le llegó a Alberto con dos noticias inmejorables, que son la antesala de la reunión que le organizará hoy el sindicalista Gerardo Martínez (UOCRA), con media CGT, en un acto al que el jefe de Gabinete, Juan Manzur, en la reunión tempranera de ayer le pidió a todos los ministros que tengan asistencia perfecta, en una reunión que se parece más a un movimiento anti kirchnerista que de apoyo al propio Alberto, que planifica, además, una movida simbólica celebrando el 25 de Mayo en la Antártida.

Y las dos excelentes buenas noticias que tuvo ayer Alberto tuvieron que ver justamente una con el viento de cola externo, el precio históricamente alto de los granos, y la otra con las movidas de dinero que realizan el ministro de Economía y el titular del Banco Central, que lograron atravesar ayer una valla que parecía ciertamente complicada, logrando juntar una cantidad de pesos notable en lo que podía haberse convertido en una licitación dramática.

Un amplio superávit

Comenzando de mayor a menor, porque algo es absolutamente cierto y lo demás es según los operadores un poco forzado contablemente, debe decirse que gracias a los precios de los granos y al bloqueo a la importación, la Argentina logró en abril la mejor exportación de los últimos nueve años y el mejor saldo comercial de los últimos seis meses. En abril hubo exportaciones por US$ 8.327 millones (el mejor mes desde 2012) e importaciones por US$ 6.883 millones, por lo que el saldo comercial subió a US$ 1.444 millones, el mejor número mensual desde.

Y la oleada de tranquilidad financiera provino de una jugada doble. Por un lado el BCRA chupó de los bancos depósitos por otros $400.491 millones en Leliq cortas al 49% anual. Justo el mismo día en el que Guzmán realizó una licitación en la que obligadamente debía conseguir $750.000 millones para no seguir pidiéndole emisión de pesos a la autoridad monetaria.

¿Qué ocurrió? Con 1.335 ofertas, el Gobierno logró colocar bonos y letras en pesos por $783.499 millones, superando el objetivo propuesto. El 59% del dinero tomado fue en un bono del Tesoro nacional en pesos vencimiento 23 de mayo de 2027 (Bote 27) (ty27p - nuevo), el 16% en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 21 de octubre de 2022 (x21o2- reapertura) y letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 21 de abril de 2023 (x21a3- reapertura), el 13% en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 16 de diciembre de 2022 (x16d2- reapertura) y letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 19 de mayo de 2023 (x19y3- reapertura), el 5% en bonos del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER 1,80% vencimiento 9 de noviembre de 2025 (Boncer 2025) (tx25 - nuevo), el 2% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de octubre de 2022 (s31o2 - nueva), el 1% en una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 16 de junio de 2022 (nueva), el 1% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de septiembre de 2022 (s30s2 - reapertura), el 1% en un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,40% vencimiento 30 de abril de 2024 (tv24d - reapertura), el 1% en un bono del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER 2,00% vencimiento 9 de noviembre de 2026 (Bboncer 2026 2,00%) (tx26 - reapertura).

Esto significa que de un plumazo Guzmán logró sacarse de encima dentro de este mandato un cúmulo de deuda en pesos, que tampoco caerá en el Gobierno que surja en diciembre de 2023. Por supuesto, analizando las condiciones del Bote 27, desconocidas aún para muchos, varios operadores se preguntaban si todo ese dinero surgido había sido originado en creadores de mercado y en fondos de inversión, o si fue un asiento contable entre el BCRA y el Tesoro, que pueden estar transformando Leliqs (depósitos de la gente) en letras y bonos del Tesoro, ejecutando una lenta bonexización que por ahora los ahorristas e inversores no están registrando.

Bolsas mixtas en el mundo

Eso se irá viendo con el correr de los días, pero el resultado concreto de ayer fue negativo para los titulos argentinos, que acumularon dos ruedas negativas de Wall Street, la del miércoles en las que aquí hubo censo y la de ayer. Los bonos argentinos ya habían perdido 0,5% el miércoles en los negocios en Wall Street y bajaron otro tanto ayer, por lo que el riesgo país volvió a subir. O sea, con más saldo comercial, con exportaciones notables y con gran licitación de deuda, el riesgo acumula ya once ruedas seguidas con el valor en alza, ayer sumó otros 6 puntos, hasta 1.955 puntos básicos, en el tercer peor pico que sufre Guzmán desde que es ministro de Economía.

Ayer las bolsas internacionales actuaron en consonancia con las materias primas. Los países desarrollados, en general importadores de materias primas, tuvieron índices bursátiles en rojo, y las naciones vendedoras de commodities siguieron levantando cabeza. Tras la durísima caída del miércoles, ayer la Bolsa de Nueva York volvió a terminar con bajas: el Dow cedió 0,7%, el S&P bajó 0,6% y el Nasdaq achicó 0,3%, mientras que las bolsas latinoamericanas brindaron: la de San pablo subió 0,7% y la de México tuvo un alza del 1,8%.

En Buenos Aires, que acumuló el miércoles rojo del censo y la rueda de ayer, operó $1.219 millones en acciones y $2.870 millones en Cedears, por lo que el índice S&P Merval bajó 2,4%. Pero los ADR argentinos que operan en Nueva York, que ya habían tenido un miércoles de sangre, ayer anotaron una suba del 2 al 7% para Mercado Libre, YPF, Central Puerto, Francés y Bioceres; con baja del 1 al 1,8% para IRSA P, Supervielle, Loma Negra, Cresud y Telecom.

¿Cómo sigue esta película? Habrá que estar atentos al acto para levantarle el target a Alberto y bajar la oposición rabiosa de Cristina. Y también hay que seguir las indicaciones del FMI: ayer el hombre clave del Fondo que sigue la negociación con Argentina aclaró que "ninguna de las metas del acuerdo con  Argentina va a ser cambiada". Y agregó algo que hace temblar a los tenedores de bonos en pesos. El BCRA sigue juntando reservas mínimas a pesar de la exportación notable. Se espera que eso baje en julio. Por lo que el organismo pide más freno a la importación, mas aceleración al tipo de cambio, si el crawling peg no alcanza, se puede llegar a requerir una devaluación de shock, algo totalmente resistido por el Gobierno.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés