El Economista - 73 años
Versión digital

mar 16 Jul

BUE 15°C
Panorama

Muchos productos sin precio a dos meses de las elecciones

Con feriado en el mercado local, los bonos y los ADR argentinos que cotizan en NY no tuvieron un buen día. Hay inquietud porque en los comercios los precios de las cosas siguen en el aire. Nadie sabe dónde está parado, ni cuando se pagarán las reposiciones. Massa viaja a buscar DEG.

Muchos productos sin precio a dos meses de las elecciones
Luis Varela 22 agosto de 2023

El feriado de ayer, que surgió postergando la conmemoración de la muerte del General San Martín para ver si se genera algo de mayor actividad en turismo, mostró en Argentina un cambio drástico: hubo menos viajeros que los esperados, hay mucha más gente que se quedó sin fondos por el golpe inflacionario y muchos productos se quedaron sin precio cuando el país está exactamente a dos meses de la elección presidencial del 22 de octubre.

En realidad, con precisión, se siente probablemente como si fuera una verdadera eternidad, ya que con una realidad en la que ya nadie sabe lo que va a pasar en los próximos diez minutos, con total ausencia del Estado y sensación de que el equipo económico tiene todo fuera de control, aún faltan exactamente 61 días para la primera vuelta, 82 días para el balotaje y nada menos que 110 días para el recambio presidencial. Es como si la salida de Alberto Fernández de la Casa Rosada no llegara nunca, se profundizan las discusiones hogareñas, con familias y amistades rotas por diferentes formas de mirar lo que está pasando.

Los mercados externos

mercados
 

Ayer, mientras este sentimiento afloraba a nivel local, los negocios del mundo siguieron desarrollándose de manera habitual. Y lo que sobresalió fue una debilidad en el precio de los bonos y de los ADR argentinos que cotizan en Nueva York, al tiempo que las tasas largas norteamericanas siguen subiendo, el dólar global sigue repuntando, y el valor de las commodities (algo esencial para la economía primaria que tiene Argentina) continúa en franco retroceso.

Se siguieron aplanando las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,5% a 5 años, 4,3% a 10 años y 4,5% a 30 años. Y como producto de esos premios, sin actividad cambiaria en la Argentina, en el exterior el dólar subió 0,6% en Japón, 0,2% en Brasil y Chile y 0,1% en China, con baja del 0,2% contra el euro, la libra y el mexicano.

Commodities frenadas

Y como directa respuesta a ese mayor rendimiento del bono largo de EE.UU. (el mayor en 10 años), los precios de los commodities pegaron un freno. Hubo una baja del 1,7% para el petróleo, los metales básicos estuvieron mixtos, en Chicago la soja se sostuvo pero el maíz y el trigo cayeron más del 2%. Y los activos considerados como refugio tuvieron un resultado diferente: los metales preciosos actuaron firmes, mientras que el bitcoin cedió 0,1%, y hubo bajas de hasta el 4% para el resto de las criptomonedas. 

El foco de atención mundial está centrado fundamentalmente en China, ya que el gigante asiático sigue entregando datos económicos que asustan. El Banco Central chino bajó la tasa de los créditos para ver si logra reactivar el consumo, pero no logra hacerlo, y se teme que el principal comprador mundial de materias primas comience a realizar comprar más restrictivas, por lo que la Argentina, que espera mejor cosecha para 2024, probablemente se encuentre con menores precios internacionales. Y la debilidad del consumo chino se tradujo también en bajas fuertes en las principales bolsas de ese país.

Las Bolsas europeas, entre tanto, se desarrollaron mixtas, al igual que Wall Street, conde hubo una suba del 1,6% para el Nasdaq, avance del 0,7% para el S&P, pero una baja del 0,1% para el Dow. Al tiempo que también hubo un día levemente negativo en las principales bolsas latinoamericanas: con baja del 0,9% en la Bolsa de San Pablo y descenso del 0,3% en la de México.

Las elecciones mandan

Elecciones Massa Milei Bullrich
 

A nivel interno, mientras tanto, todo estuvo envuelto en infinitas especulaciones acerca de lo que puede suceder en la elección presidencial del 22 de octubre próximo. Y los manejos de los números principales dieron muchas vueltas: de los 23 millones de argentinos que votaron en las PASO, los tres candidatos van detrás de los 12 millones que no votaron. En base a eso, especialistas calculan que de los 12 millones que decidieron no votar en las PASO, unos 3 millones estarán en la presidencial, y pueden dar completamente vuelta los resultados.

Muchos de los analistas que hasta ahora no acertaron en ninguna encuesta, advierten que entre los 23 millones que votaron hubo mucho "voto útil", es decir voto en contra, y en la presidencial muchos se darán vuelta. ¿Qué significa esto? Por ejemplo, destacan que en las intendencias del conurbano bonaerense hubo muchos municipios donde se votó por UxP para intendente pero por Milei como Presidente, como una forma de alimentar al principal competidor de JxC.

Y ahora, haciendo proyecciones, creen que como el 22 de octubre los votos ya serán votos concretos, que determinarán puestos políticos concretos, Milei puede llegar a retroceder algo respecto de lo que consiguió, al tiempo que Massa avanzará más que lo logrado y Bullrich también subirá un poco. Pero, por más especulación que se haga, la incertidumbre es total: ¿Quedará Massa fuera del balotaje? ¿Quedará eliminada Bullrich? ¿O perderá Milei su momentum?

El resultado de las PASO sin duda fue una especie de cisne negro, ya que todo el mundo esperaba que JxC ganara con algunos pocos puntos de ventaja, dejando a Massa segundo y a Milei tercero. Y, ahora que UxP quedó debilitado, tratando de recuperar, el candidato a vicepresidente de Massa, Agustín Rossi salió a decir que si son Gobierno de nuevo harán "un equipo de unidad, incluyendo a distintos sectores de la política". Con los oyentes absolutamente sorprendidos, preguntándose ¿por qué no lo hacen ahora?

Es más, como sucedió varias veces en la historia argentina cada vez que el peronismo se vio en problemas, Rossi dijo el clásico "buscaremos un Gobierno de Unidad Nacional, dejando afuera sólo a los que tienen una visión autocrática como Javier Milei. Debemos advertirle a la gente que Milei quiere cambiar las normas de funcionamiento que tuvo la Argentina durante los últimos 100 años". Probablemente sin percibir que justamente esos 100 años de mal funcionamiento son los que colocaron al país en este caer indefinidamente, en una decadencia que nadie entiende.

Mientras tanto, el líder libertario está haciendo una campaña en la que quiere mostrarse como un ser humano más normal. Además de anunciar que se puso de novio, afirmó que busca atraer a Macri a la propuesta libertaria. Y desde Juntos por el Cambio rechazan esa posibilidad: "el ex Presidente Macri es una persona de permanente consejo, pero Patricia Bullrich es nuestra líder, la única que puede sacar al país de manera racional, sin locuras".

¿Cuál será un cisne blanco o un cisne negro el próximo 22 de octubre? Una consulta por los operadores de mercado determinó que si los dos que llegan al balotaje llegan a ser Milei y Massa, eso sin dudas será tomado como un cisne negro, por lo que el índice Merval, que subió de 230 a 860 dólares en los últimos dos años y medio, y que ya retrocedió a 790, puede llegar a perder buena parte de lo que ganó, por lo menos hasta que el país se estabilice.

Una mayor inflación

En este momento, los acuerdos que hace el Gobierno con unas pocas cadenas de supermercados con unos pocos productos, buscando autorizar aumentos del orden del 5%, cuando la inflación ya está viajando arriba del 10% mensual, son vistos como más relato o más ficción no solo por los especialistas, sino por el 60% de la gente, que no tiene acceso a los supermercados, ya que compra en almacenes o comercios de cercanía, donde las subas de las cosas están en este momento absolutamente fuera de línea.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés