El Economista - 73 años
Versión digital

dom 14 Jul

BUE 11°C
Panorama

Massa no cambia: el dólar sube, pero los títulos locales también

Mientras Massa sigue tomando deuda y agigantando la hipoteca a futuro, el mercado reaccionó ayer con más de lo mismo. El dólar blue subió $7. Las acciones y los bonos mejoraron y el riesgo bajó.

Hubo inquietud porque le bajaron la nota a varios bancos norteamericanos.
Hubo inquietud porque le bajaron la nota a varios bancos norteamericanos.
23 agosto de 2023

Sin cambiar ni un centímetro la política económica que viene desarrollando desde hace más de un año como virtual Presidente en ejercicio, Sergio Massa siguió tomando deuda ayer, continuó interviniendo el mercado cambiario hipotecando el futuro, todo preparándose para la reunión que tendrá hoy en Washington con Kristalina Georgieva para ver si le autorizan la liberación de los DEG. Frente a eso, el mercado local retomó la tónica que mostró en mayo y junio: el dólar blue volvió a subir y los títulos argentinos, tanto acciones como bonos, mejoraron, logrando que el riesgo país retrocediera.

El marco externo

Mientras tanto, los mercados internacionales funcionaron palpitando lo que pueda ocurrir entre jueves y viernes, cuando se realizará el simposio de bancos centrales de todo el mundo en Jackson Hole, en las Rocallosas en el estado de Wyoming. La idea sigue siendo la misma: la inflación global está retrocediendo más lentamente que lo deseado, es resistente. Hubo por ejemplo ayer un dato central para la economía norteamericana: cayó la cantidad de ventas de casas usadas y sin embargo los precios siguen subiendo. Eso hace que todos estimen que las tasas base de los bancos centrales deberán ajustar un poco más, con otro posible escalón de 25 puntos básicos hacia arriba en septiembre o en diciembre.

Tasas y divisas

En línea con eso, ayer se siguieron aplanando en un nivel más alto las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,4% anual a 1 año de plazo, 4,5% a 5 años, 4,3% a 10 años y 4,4% a 30 años. Y con esa rentabilidad, en el exterior, el dólar estuvo mixto, ya que subió 0,4% contra el euro, 0,2% contra la libra y 0,1% contra el yuan, no cambió en Chile, y bajó 0,3% en Japón, 0,6% en México y 0,5% en Brasil.

Este nivel más alto en el costo del crédito sigue alterando el valor de las cosas y, con China sumergida en una nebulosa, ayer hubo una baja del 0,3% para el petróleo, con repunte para los metales preciosos y también para los metales básicos. Al tiempo que en Chicago subió el trigo pero bajaron el maíz y la soja, con Rosario a contramano, con soja en alza y bajas para trigo y maíz. Y los fanáticos de las criptomonedas tuvieron otro día de desaliento, ya que hubo una nueva baja del 0,8% para el Bitcoin (rompió el piso de US$ 26.000, por lo que ya cae 19% en 40 días), al tiempo que el resto de los valores de ese panel anotaron caídas de hasta el 5%.

A nivel estrictamente local, sin que Massa haya aportado ninguna novedad, sorprendió que en EE.UU. estuviera acompañado por Marco Lavagna, el titular del Indec, un organismo que será decisivo para el futuro político del ministro candidato, ya que si los índices de inflación que llega a medir son inferiores a lo esperado (como pasó en julio) el mercado local podrá entrar en una zona desconocida. Al mismo tiempo, con Lavagna hijo ausente, el Indec anunció ayer que en julio se redujo el déficit comercial argentino: hubo exportaciones por US$ 6.060 millones e importaciones por US$ 6.709 millones y el saldo negativo fue de US$ 649 millones. Así, en los primeros siete meses de este año el país tiene un rojo comercial de US$ 5.143 millones. Las exportaciones caen por la sequía y las importaciones se derrumban por el fuerte cepo al ingreso de productos al país por falta absoluta de dólares.

Movimientos del BCRA

banco-central-bcra
 

Más allá de eso, ayer el Banco Central compró U$S 67 millones y suma seis jornadas seguidas con saldo positivo. Y al final del día el BCRA sumó US$ 8 millones a las reservas, pero chupó de los bancos depósitos por $ 1,7 B en Leliq cortas, un número que sigue inquietando a los ahorristas que están siendo renuentes a renovar sus depósitos, tanto en pesos, como con mantener sus dólares en sus cuentas.

Así, ayer volvió a repetirse otro día con presión cambiaria. El dólar blue saltó $7 pesos hasta $727 (lejos del récord de $780 de la semana pasada), mientas que el dólar Qatar subió 82 centavos hasta $660,65, el Senebi subió $6,06 hasta $719,02, el MEP subió $1,40 hasta $658,88 y el contado con liquidación bajó $3,25 hasta $746,55. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue subió al 98% y la del CCL con el mayorista fue del 113%.

Analistas y operadores repitieron que este esquema que sigue proponiendo Massa es más de lo mismo. Precios justos, controlados, con empresas advirtiendo que no van a poder cumplir. Estacioneros que ya avisan, a dos días de la tarifa aplastada de los combustibles, que no podrán seguir funcionando. Y todos ven que el ministro candidato persiste con su plan llegar sin ideas nuevas, todo sigue igual, no aparece un plan, no se agrega nada, y no hay credibilidad.

Los datos de inflación

indec
 

Así, tras la devaluación del lunes pasado, ahora con tipo de cambio oficial fijo y precios volando, las consultoras avisan que la inflación de agosto y setiembre será de dos dígitos. Los sindicatos piden aumentos del 140%, entre ellos camioneros, bancos y docentes. Y de hecho ayer ya hubo en la Ciudad el anuncio de una suba del sueldo básico para los maestros, con un ingreso inicial de $ 421.670 para los que recién comienzan y de $ 488.265 para los que tienen antigüedad.

Con este esquema de emisión de pesos, más inflación, sindicatos pidiendo aumentos, un Gobierno frenando la importación y los precios de los productos, las asociaciones de las pequeñas y medianas empresas avisan que están sufriendo una tormenta perfecta: no tienen insumos, no hay valores de reposición, tienen estantes vacíos y no hay consumidores con capacidad de compra, lo cual llevará a muchos comercios chicos a cerrar y que posiblemente mucha gente termine desempleada.

En línea con eso, con precios imposibles en comercios y supermercados, surgieron diferentes experiencias con saqueos en varias provincias como Mendoza, Neuquén y Córdoba. Y, de manera sorprendente, el presidente Alberto Fernández está como ausente, con la lapicera sin tinta, y la siempre efusiva vicepresidenta Cristina Fernández parece haberse quedado sin voz. Y probablemente lo que más sorprendió fue la explicación: el Gobierno dice que los saqueadores son grupos que buscan generar conflicto, mientras que la gente repite que si el peronismo fuera hoy oposición estaría ardiendo Troya para que el presidente de turno se fuera en un helicóptero.

Un ministro en Washington

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció esta tarde en Washington.
 

Mientras tanto, lejos de Argentina, Massa anunció en Washington, sin demasiada precisión, que habrá fondos extra por US$ 1.385 millones de parte del BID y del BM como ampliación de las líneas que ya tenía el país, por lo que no se sabe realmente cuánto dinero fresco llegará. Al tiempo que el ministro candidato, que hoy tiene planeado reunirse con Kristalina Georgieva para ver si le liberan los DEG postergados, dijo que en EE.UU. muestran mucha preocupación que Argentina intente dolarizar en las actuales condiciones.

Y Massa no fue el único en resaltar que dolarizar sin un plan integral de reformas simultáneas sería un suicidio. Ayer mismo, por ejemplo, un ex funcionario clave que trabajó con el ex ministro Domingo Cavallo, Horacio Liendo, advirtió que la dolarización en las condiciones actuales no es una decisión que pueda ser conveniente para el país.

Mientras tanto, la Secretaría de Finanzas realizó la licitación revancha, tas el pobre resultado que había tenido la semana pasada, cuando debía reunir $ 930.000 millones, pero solo pudo captar $ 822.272 millones. Ayer, con 37 ofertas, el Gobierno recaudó otros $36.127 millones en la licitación revancha de Lecer destinada únicamente para los denominados creadores de mercado. De lo captado, el 62% fue tomado con una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 18 de enero de 2024 (x18e4 - reapertura) y el 38% restante en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 23 de noviembre de 2023 (x23n3 - reapertura).

Con ese contexto, a dos meses exactos de la elección presidencial del 22 de octubre, con menos negocios, los bonos argentinos mejoraron 2,4% y volvieron al precio que tenían hace seis meses, por lo que el riesgo país bajó 79 unidades hasta 2.049 puntos básicos.

Ruido en Wall Street

mercados
 

Este buen resultado de los papeles argentinos se dio en un día en el que hubo ruido en el mercado norteamericano. Acciones de bancos estadounidenses cayeron ayer tras la rebaja de algunas calificaciones de S&P. En detalle, S&P Global siguió los pasos de Moody's y recortó la calificación crediticia de algunos bancos regionales muy expuestos al sector inmobiliario comercial. Señaló menor nota para Associated Banc-Corp, Valley National Bancorp, UMB Financial Corp, Comerica Bank y KeyCorp. Y la baja de nota de esos bancos afectó algo más a la cotización de JPMorgan Chase, Bank of America y algo menos a Citigroup, Wells Fargo, Goldman Sachs, y Morgan Stanley.

Finalmente, la Bolsa de Nueva York terminó con cierre mixto, como dijimos a la espera de lo que se diga en Jackson Hole: ayer hubo una suba del 0,1% para el Nasdaq, con baja del 0,3% para el S&P y descenso del 0,5% para el Dow. Mientras que en los principales mercados latinoamericanos, la Bolsa de San Pablo subió 1,5% y la de México subió 0,1%.

A nivel local fue un buen día bursátil. Con $10.290 millones operados en acciones y $21.824 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,6%. Pero lo mejor vino de parte de los ADR argentinos en Nueva York, que anotaron una suba en bloque del 1% al 7% para Pampa E, Bioceres, TGS, Macro, Central Puerto, Galicia, Cresud, Francés, IRSA, Loma Negra, YPF y Mercado Libre.

El camino que ven los analistas de acá en adelante parece mostrar que a nivel académico van surgiendo una multiplicidad de voces que creen que los planes de Milei son arriesgados y con resultados desconocidos. Ven que Massa, aún sin aire, está consiguiendo alargar su "plan para llegar a ser Presidente". En tanto que por el momento se ve a Patricia Bullrich un tanto descolocada, como sin saber enfocar cuál es el enemigo, para conseguir un lugar en el balotaje, si es que llega a necesitarse.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés