El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 18°C
Cañonero contra Milei

"El respaldo de la sociedad al líder que propone dolarizar desde una posición de reservas negativas debería agregar zozobra"

La definición corre por cuenta de Gustavo Cañonero, ex vice del BCRA.

Desde su publicación "Técnicamente Fundamentalista", que elabora en el Banco CMF.
Desde su publicación "Técnicamente Fundamentalista", que elabora en el Banco CMF.
23 agosto de 2023

"El respaldo de la sociedad para el líder que propone dolarización desde una posición de reservas netas negativas, y el máximo nivel de pasivos en pesos de las últimas décadas, también debiera agregar zozobra a la ya endeble situación financiera actual". 

La definición corre por cuenta de Gustavo Cañonero, ex vice del BCRA, desde su publicación "Técnicamente Fundamentalista", que elabora en el Banco CMF. 

Para el economista, que fue jefe del Deutsche en Nueva York, Javier Milei predice el acompañamiento de la sociedad y un masivo flujo neto de dólares privados. "Pero, en un escenario menos optimista, una dolarización factible requeriría aceptar un tipo de cambio muchísimo más alto que el actual y/o el reperfilamiento de los pasivos en pesos. A modo de referencia, si el nuevo Gobierno consiguiera US$ 20.000 millones de ingresos, la razón de convertibilidad demandaría un tipo de cambio 5 veces más alto que el actual contado con liquidación", advierte.

Para Cañonero, Argentina llegó a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) en una situación macroeconómica dramática. 

La inflación interanual es de 115% y la proyectada para el mes de agosto se acerca al 10% mensual. El desequilibrio fiscal volvió a ampliarse con respecto al año pasado y se proyecta en al menos 3% del PIB, sin incluir intereses de la deuda pública. 

Y destaca que el financiamiento de ese déficit necesita cada vez más activamente del Banco Central, recomprando deuda en el mercado secundario para que los propios organismos públicos sean los únicos que renueven incrementalmente la tenencia de bonos públicos. 

"El tipo de cambio implícito del mercado de bonos y acciones está 90% más depreciado que el dólar oficial, aún después de la reciente devaluación", apunta. Y como si eso no fuera suficiente, alerta que las reservas netas del Banco Central son negativas en US$ 10.000 millones, implicando que "el 65% de los encajes sobre el total de depósitos en dólares del sistema no estarían disponibles en caso de un retiro generalizado de depósitos". 

"Hoy la masa de pasivos en pesos del sector público neto representa 21% del PIB contra 9% hacia el final de la administración macrista. Tal nivel de pasivos netos había sido prácticamente insignificante durante la década previa. Asimismo, el total de pasivos remunerados del BCRA ha venido creciendo a tasas mucho más altas que la base monetaria, denotando una constante caída de la demanda por pesos", enfatiza Cañonero. 

Otras definiciones del economista que se desempeña como director de CMF son las siguientes:

  • "Si se proyectara el crecimiento de los pasivos en pesos del BCRA, a partir del déficit esperado y la falta de apetito del sector privado por renovar deuda en pesos, resultaría un crecimiento promedio para los próximos meses de entre 10% y 11% mensual, que debiera ponerle un piso a la inflación resultante en esos mismos niveles".
  • "La devaluación del 14 de agosto probablemente sostenga ese nivel inflacionario en los dos dígitos mensuales. Ante ese escenario macroeconómico descripto, el Gobierno recibe relativamente poco apoyo popular en las PASO, en una elección que demuestra claramente cierta preferencia social por cambio, en búsqueda de una mayor libertad económica y menos Estado". 
  • "Un resultado electoral inicial que también debilita al Gobierno en su poder de negociación frente a los organismos internacionales, el FMI en particular, requiriendo medidas consensuadas con la nuevas mayorías políticas del país. En realidad, las PASO no sólo ponen en duda la capacidad del Gobierno por cumplir con lo pactado con el FMI, también introducen la posibilidad que la oposición exija un mayor esfuerzo a lo comprometido con Washington, durante el tiempo que resta hasta las elecciones generales de octubre".
  • "Se esperan vencimientos de la deuda del Tesoro en pesos en manos exclusivamente privadas de $2,5 millón de millones hasta octubre, o 40% de la base monetaria. Además, hay otros casi $3.000 millones de puts en tenencia de los bancos. El Gobierno puede optar por continuar monetizando gran parte de estos vencimientos, pero a riesgo de desmejorar aún más la dinámica inflacionaria en curso"

BCRA Pesos inflación
 
  • "La realidad es que el BCRA terminó siendo el proveedor neto de financiamiento para el Gobierno durante todo este año, transfiriendo dividendos y adelantos transitorios, y también interviniendo fuertemente en la recompra de bonos públicos en el mercado secundario. Tal intervención también se refleja en un aumento significativo en el premio por legislación de la deuda soberana".
  • "Sin reservas internacionales, y con una demanda creciente por cobertura cambiaria luego del resultado electoral, existe el riesgo de un Gobierno desesperado interviniendo con bonos públicos, lo que aventura a provocar una fuerte caída en el precio de los bonos soberanos, sin resolver el faltante de dólares". 
  • "La deuda en pesos de corto plazo puede ofrecer una cobertura temporaria para aquellos agentes limitados por las restricciones cambiarias. En particular, los instrumentos CER o la deuda linkeada al tipo de cambio. La devaluación reciente le ha quitado relativo atractivo a los bonos dollar-linked. Igualmente, para aquellos inversores que todavía se animen a seguir una apuesta de convergencia en los tipos de cambio, es recomendable utilizar activos corporativos en lugar de deuda pública". 

 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés