El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 11°C
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 11°C
Día difícil

Más ataques y trabas vuelven a complicar a los mercados

En el exterior el dólar estuvo firme y en Argentina subieron los financieros. Wall Street aguantó, pero los ADR bajaron en bloque

Ayer los bonos y las acciones argentinas no tuvieron un buen día.
Ayer los bonos y las acciones argentinas no tuvieron un buen día.
Luis Varela Luis Varela 07-06-2022
Compartir

Los mercados fueron dominados ayer por dos acontecimientos centrales: en el exterior provocó un cimbronazo la agudización del ataque de Putin sobre Ucrania, con bombardeos nuevamente a Kiev; y a nivel local hubo una mala reacción tras el "escándalo Kulfas" y por la presentación de Alberto y de un Guzmán (cada vez más presionado) del impuesto a la renta inesperada

El ataque de Putin, con precisas advertencias del líder ruso tanto a Alemania como a Estados Unidos sobre el envío de misiles a Volodimir Zelenski, generó un corrimiento de los inversores hacia una dolarización de sus carteras, por lo que el billete verde se vio ayer nuevamente tonificado a nivel global, al tiempo que por la absorción de efectivo de parte de la Fed subieron las tasas largas norteamericanas, y se vio un importante impacto en la cotización de los granos, los metales básicos y fundamentalmente en las criptomonedas, que resucitaron de lo que parecía una agonía interminable.

Y a nivel local, el corrillo de los inversores no llegó a entender cómo pudo haber sido que Alberto Fernández echara de un plumazo a su ministro preferido, alguien que lo acompañaba desde hace años. Y Matías Kulfas no retrocedió, ya que fue con su hijo a la Casa Rosada y le entregó al Presidente una carta con 18 carillas en la que ratificó todos sus dichos sobre las irregularidades de la licitación del gasoducto desde Vaca Muerta, "una operación que estaba a cargo de funcionarios bajo el estricto control de Cristina".

La evidente decisión de debilidad de Alberto, bajo presión de Cristina Kirchner, generó en el mercado local una suba generalizada de los dólares financieros, sobre todo en el dólar fuga, aunque el dólar blue se mantuvo sin cambios. Con este incremento, a pesar de que el crawling peg del mayorista sigue avanzando, la brecha cambiaria entre el CCL y el dólar oficial de las operaciones grandes volvió al 76%, lo cual vuelve a inquietar a los operadores.

Los bonos para abajo

Frente a eso, los bonos argentinos anotaron bajas y el riesgo país abandonó la tendencia bajista, tanto que subió en 12 unidades, hasta 1.905 puntos básicos. Mientras que, con una Bolsa de Nueva York que terminó con una suba acotada, los ADR argentinos anotaron bajas de hasta casi 4%, con un mal día para papeles como Cresud, Francés, Pampa E, Macro, Galicia, Telecom, Central Puerto, YPF y Supervielle.

La esperanza que se había consolidado a lo largo de la semana pasada indicaba que Ucrania podía llegar a empezar a exportar sus granos vía Turquía o vía Estonia, pero los ataques renovados de Putin pusieron eso en duda. Y la salida de Kulfas y el anuncio de la renta inesperada, que viene a reemplazar la suba de retenciones que tanto le reclama Cristina al Presidente, fueron las causas que apagaron el clima más positivo que se había visto en el final de mayo y el arranque de junio.

Ayer no hubo malas nuevas para el petróleo, ya que la Opep+ terminó acordando algún aumento de oferta en los meses que siguen, por lo que el barril de crudo bajó 1,7%. Tampoco hubo una respuesta decidida de los metales preciosos en contra del dólar, ya que la onza de plata subió 0,7% pero el oro bajó 0,5%. Pero lo que demostró un cambio de humor global fue la cotización de los metales básicos, de los granos y también de las criptomonedas, con la idea de que por delante todavía quedan tiempos complejos.
En cifras concretas, en el canal de metales básicos, el níquel ganó 5,2%, el cobre 2,5% y el aluminio 2,1%. Y probablemente lo más impactante se vio en Chicago, donde hubo un salto del 5,5% para el trigo y un alza del 2,2% para el maíz, con la soja 0,2% arriba.

Mientras que en Rosario, prácticamente sin negocios por la escasez de gasoil, hubo una suba del 1,8% para el trigo y alza del 0,8% para el maíz. Y con el caos global, las que recuperan su lugar de refugio son las pocas criptomonedas que quedaron en pie: de 12.000 existentes, están cotizando con volumen apenas 40 y ayer el Bitcoin rebotó 5,9% y se ubicó otra vez por arriba de los US$ 31.000.
Notablemente, ni la arremetida de Putin, ni la suba de las tasas largas de los bonos de EE.UU. (hasta 3% anual a 5 años, 3,1% a 10 años y 3,2% a 30 años), lograron vencer ni al dólar ni tampoco a la Bolsa de Nueva York. En Wall Street el índice tecnológico Nasdaq avanzó 0,4%, el S&P 500 mejoró 0,3% y el Dow Jones de papeles industriales terminó apenas 0,1% arriba. 

Eso sí, con debilidad en las bolsas latinoamericanas, ya que la Bolsa de San Pablo cedió 0,8% y la bolsa de México achicó 1,2%, con AMLO sorprendiendo a Biden ya que efectivamente no irá a la Cumbre de las Américas (cuando Alberto sí irá, y lo invitó a Massa, que probablemente no lo acompañe porque hay una sesión compleja en Diputados por la votación de la boleta única.

En la Bolsa de Buenos Aires el día tampoco fue positivo: con $1.186 millones  operados en acciones y $2.306 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 1,6%. Y, como dijimos, hubo un clima negativo para los ADR en un Nueva York, por lo que los papeles argentinos fueron a contramano de la tendencia principal, evidenciando que el caso Kulfas y la aplicación de un nuevo impuesto no cae nada bien entre los inversores.

El dólar global

A nivel cambiario en el exterior el dólar subió 1,4% en Chile, 0,8% contra el yen,  0,2% contra el euro y el mexicano y 0,1% contra el real, pero estuvo en baja 0,3% contra la libra, ya que Boris Johnson zafó de ver la tarjeta roja. Y a nivel local, el dólar blue estuvo quieto en $205, pero los dólares financieros subieron fuerte: el MEP rozó los $209 y el contado con liquidación alcanzó los $213.
Todo esto se dio en otra jornada en la que el BCRA mantuvo nuevamente quietas las tasas de interés (49% anual las Leliq y 48% los plazos fijos), en otra rueda en la que apenas pudo sumar US$ 10 millones en reservas, cuando esta es la época del año en la que la liquidación del campo está en su pico máximo. El año pasado los dólares crecían en la autoridad monetaria, y este año siguen bajando.

Pero más allá de todas las opiniones de los inversores financieros, altamente especulativos, en el mundo real se explicó el mal humor del mercado local a otra realidad. Se acentúa la escasez de gasoil en la mitad del país: hay inmovilidad productiva, lo cual pone en riesgo la cosecha de soja de segunda y del maíz tardío, y también se compromete la siembra de trigo. Y, de manera secundaria, también se afecta a la ganadería, la lechería.

En la realidad concreta, con bloqueos en la Autopista Buenos Aires - La Plata de parte de los transportistas de larga distancia, hay mínimo de abastecimiento de combustibles y se traba todo. A cada estación que llegan camiones, ómnibus o particulares se venden cupos mínimos no solo de gasoil, sino que también empieza a venderse de manera limitada también otro tipo de combustibles. "El Gobierno nos quiere poner otro impuesto, y nosotros no podemos ni movernos", se ironizaba en el mundo real.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés