El Economista - 70 años
Versión digital

sab 15 Jun

BUE 14°C
Los commodities vuelan

Los grandes miran su ombligo y los precios no tienen dirección

Los mercados siguieron volátiles. Hay una salida del riesgo y un vuelo hacia posiciones más seguras.

Los mercados se ven volátiles por la guerra de Rusia con Ucrania.
Los mercados se ven volátiles por la guerra de Rusia con Ucrania.
Luis Varela 08 marzo de 2022

Entre la guerra de Rusia con Ucrania y las indefiniciones internas en Argentina respecto del acuerdo con el FMI, las cifras financieras de aquí, allá y todas partes entraron en una ruleta enloquecida. 

Ayer, en un zoom organizado por un importante banco internacional, convocaron a uno de los analistas senior de uno de los principales grupos de asesoramiento de Wall Street, quien puntillosamente detalló el origen de todo lo que pasa en Ucrania, con Rusia, en los resultados que están teniendo los mercados, y mientras el banco abría un panel para que los inversores hicieran preguntas, quienes esencialmente preguntaron en qué invertir y qué va a pasar con el dólar, y el especialista dijo bueno, este es el tiempo que tengo ya que mi agenda tiene otros compromisos, y terminó sin decir nada. 

¿Por qué? Porque ciertamente nadie sabe qué puede pasar dentro de cinco minutos. Todo está atado a lo que realicen Gobiernos que están colocándose en posiciones cada vez más beligerantes, y es impredecible adivinar hacia dónde van las cosas, por lo que la volatilidad manda y los precios no tienen dirección.

A nivel internacional, el escenario de guerra se sigue profundizando, con el ejército ruso a pocos Kilómetros de Kiev, en una situación muy compleja ya que 200.000 soldados deberán enfrentar a una población de 45 millones de habitantes, la mayoría de los cuales parecen estar decididos a resistirse a como dé lugar. Mientras que fuera de Ucrania, la novedad inesperada tuvo que ver con las movidas de EE.UU., que negoció con Venezuela para buscar provisión de petróleo, al tiempo que anunció que deja de comprar crudo ruso; cosa que Alemania no puede hacer porque es mucho más dependiente de la energía que le llega desde Moscú. 

Y, además del cúmulo de empresas que se bajan del mercado ruso, lo que más hizo girar la cabeza del mundo fue una declaración enigmática de Xi Jinping, quien habló de guerra con Emmanuel Macron y Olaf Scholz, haciendo temblar a toda la Unión Europea. Por lo que se ve, cada Gobierno mira su propio ombligo, sus propios intereses, como si no entendieran bien cuál es el verdadero riesgo en el que el planeta se está metiendo.

El ritmo de las commodities

En términos de impacto sobre los precios concretos se vio entonces otra rueda con nerviosismo en las materias primas. El petróleo saltó otro 3,6%. Los metales básicos están divididos en dos dimensiones: los que ofrece el mundo están quietos, pero el níquel, que depende de Rusia, desapareció, no hay oferta, y por eso su precio tuvo ayer otra suba insólita del 61%, colocando a un insumo esencial para los autos eléctricos fuera de todo alcance. Los granos encontraron una zona algo más tranquila en Chicago, ya que la soja y el maíz subieron, pero el trigo retrocedió casi 11%. Mientras que en Rosario el girasol incendió su precio con una suba de casi 10%, con la soja también muy firme, y con más tranquilidad en el maíz y el trigo. Y, detrás de todo eso, las posiciones reserva se van tonificando: las onzas de oro y plata treparon otro 2% y las criptomonedas, que venían muertas, recuperaron casi 4%.

Todo este componente generó un día mixto para las monedas y una reacción negativa para los bonos y las acciones. En el exterior el dólar subió 0,3% contra el yen y 0,2% en México, no cambió contra la libra, pero bajó 0,3% en Chile, 0,4% contra el euro y 0,9% en Brasil. Y a nivel local, los dólares financieros siguieron flojos tras la flexibilización permitida por la CNV, pero el dólar blue volvió a subir a 202 pesos, con analistas como Ana Cohen advirtiendo que estas tasas de interés, con la inflación que hay, no invitan a la gente a dejar su dinero en los plazos fijos, por lo que entiendo que a partir del anuncio del IPC de parte del Indec veremos tasas más altas.

Huyendo del riesgo

Los inversores en general están saliendo del riesgo, en el clásico movimiento hacia posiciones de calidad. En cuanto a bonos por ejemplo, los titulos públicos argentinos cayeron otro 1,5%, a su menor valor en años y el riesgo subió a 1.977 puntos. 

Mientras tanto, la Bolsa de Nueva York volvió a bajar, con una pérdida promedio del 0,5%. En tanto que la Bolsa de San Pablo cedió 0,2%, al tiempo que la de México pudo repuntar 1,9%. Y la Bolsa de Buenos Aires terminó en un "ni", ya que con $1.290 millones operados en acciones y $6.067 millones en Cedears, el Merval finalizó con una suba mínima. Y los ADR argentinos que operan en Wall Street estuvieron mixtos, con subas de hasta el 8% con YPF y Francés como ganadoras del día, y con bajas de hasta el 6%, con Cresud, Bioceres y otra vez Mercado Libre como las derrotadas.

¿Qué se ve por delante? Todos se mueven entre los escritorios, con los ojos vendados, como "gallitos ciegos". En el Congreso Guzmán sigue reuniendo gente para ver si logra que le aprueben el acuerdo con el FMI y la continuidad de su plan de licuar a todos los argentinos, metiendo la mano en el bolsillo de los que tienen valores todo lo que sea necesario, hasta sacar al Estado de la situación de quiebra, suponiendo que quizás en algún momento el viento cambiará. Pero el Bank of America, uno de los mayores bancos de EEUU, emitió un comunicado en el que asegura que Argentina no podrá cumplir con el próximo vencimiento del FMI. Y el dato no es cualquier cosa, el reloj corre, hace tic tac, en Diputados la cosa está muy verde, en el Senado pinta como aún más complicada, y la agenda está a menos de dos semanas del 22 de marzo, día en el que hay que realizar un gran pago al Fondo. Y días después al Club de París.

Y como si todo eso no fuera suficiente, ayer se dio otra magia contable, esta vez de Miguel Angel Pesce, desde el Banco Central. Por quinta rueda consecutiva, ayer logró sumar reservas para Reconquista 266 (US$ 50 millones, gracias a liquidaciones de divisas que temen que los precios actuales no se mantengan), pero mientras con esa mano juntaba, con la otra se endeudaba: ayer colocó Leliq cortas por $525.180 millones al 42,5% y Notaliqs (a 6 meses) por $47.900 millones con tasa flotante.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés