El Economista - 73 años
Versión digital

mie 24 Jul

BUE 18°C
Panorama

En el mercado creen que hay más para bajar que para subir

El Gobierno superó la licitación de deuda, tuvo que entregar más reservas para que los dólares no se muevan, los bonos subieron y el riesgo bajó. Pero la Bolsa volvió a ceder.

Hay una fuerte baja para los granos y los metales. Los Bancos Centrales  seguirán subiendo tasas.
Hay una fuerte baja para los granos y los metales. Los Bancos Centrales seguirán subiendo tasas.
Luis Varela 29 junio de 2023

En un día repleto de claroscuros, el Gobierno siguió interviniendo y perdiendo reservas para mantener los dólares libres bajo control, los bonos argentinos pudieron subir un poco más, con leve baja para el riesgo país, la Bolsa porteña tocó el freno, llegó un pequeño crédito del BID, hubo una buena licitación de deuda en pesos, pero la contra cara de todo fue un fuerte derrumbe para los granos y los metales básicos, ya que llovió en EE.UU. y la demanda china se está apagando.

De ese modo, la segunda rueda financiera después del cierre de listas, y a 45 días de las PASO, encontró a los inversores en zona de duda. Según afirmaron los operadores, tanto para el mercado local como para las plazas internacionales, va creciendo lentamente una suerte de estado de alerta, más preocupación, más ruido, se espera una toma de ganancias, y crecen las operaciones profesionales denominadas "stop loss", que no son otra cosa que órdenes condicionadas, con las que se ejecuta la venta automática de un determinado activo si su precio desciende por debajo del límite marcado.

Las tasas para arriba

fed-powell
 

Buena parte de esta inquietud se multiplicó porque hubo una reunión en Portugal de los jefes de los principales bancos centrales del mundo, en la que estuvo por supuesto Jerome Powell, de la Reserva Federal, y la conclusión generalizada es que se deberá mantener la suba internacional de tasas de interés. Con esa perspectiva, entendiendo que las tasas altas pueden llegar a durar otro año, los analistas les advierten a sus clientes que el mercado puede subir un adicional del 10% pero también se puede derrumbar 30%. Esto quiere decir que hay más para perder que para ganar y, con ese marco, los consejeros son contundentes: "que ese 10% lo gane otro, esta suba del primer semestre ya es suficiente".

Por supuesto, hay países que están en posiciones más incómodas porque tienen niveles de inflación más rebeldes, como Inglaterra, pero Powell -con EE.UU. mostrando un último IPC del 4% anual- ratifica para que todos lo oigan que habrá al menos dos subas de tasas más, y que se aplicarán en las próximas dos reuniones, de 25 puntos básicos cada una, por lo que se pasará del 5,25% anual actual hasta 5,75%, por lo que EE.UU. tendrá su tasa corta más alta en 22 años. Y Christine Lagarde, titular del BCE, también anticipó que en la próxima reunión de su banco también subirá la tasa del euro. Ese cuadro, con la economía de EE.UU. en mejor condición, está sosteniendo el nivel global del dólar, afecta a casi todas las materias primas y también pone en situación de debilidad a las monedas emergentes.

Con ese marco, ayer las tasas largas de EE.UU. actuaron sostenidas, ya que se pagó 5,3% anual a 1 año de plazo, 4% a 5 años, 3,7% a 10 años y 3,8% a 30 años. Y, con eso, en el exterior el dólar subió contra todo: 1% en Brasil, 0,9% contra la libra, 0,4% contra el euro y en Chile, 0,3% en Japón y China y 0,1% en México. La moneda más afectada fue el real porque Brasil acaba de marcar una inflación muy baja, del 3,4% anual, y tiene una tasa del 13,5%, y su Banco Central adelanta que empezará un proceso de descenso en los tipos de interés, lo cual seguramente hará que algunos capitales vuelvan a migrar, buscando ganancia en otra parte.

El peso de la polìtica

Sergio Massa
 

A nivel local, todo el mercado siguió sintiendo el cimbronazo de los cierres de listas para las PASO celebrados el domingo, con mucha gente enojada, y con el comienzo de discursos encarnizados que irán subiendo de tono, de acuerdo a lo que vayan mostrando las encuestas. En general se sigue con la sensación de que con la fórmula "De Pedro-Manzur" el oficialismo iba de cabeza a una derrota. Pero ahora, con la fórmula "Massa-Rossi", el interrogante cambió por completo: de una derrota segura se pasó a ¿Massa pierde? Evidentemente, el kirchnerismo no lo quiere, el diputado  Leopoldo Moreau llamó a los seguidores que vayan a votar y que no voten en blanco, ya que los K requieren de un triunfo en provincia de Buenos Aires. Y los analistas repiten que a la hora de votar los K se alinearán por lo menos en provincia de Buenos Aires, que es donde pusieron todas las fichas.

Con esa situación política en el centro del escenario, el ministro Massa deslizó que se está por retocar el impuesto a las Ganancias para mejorar el clima entre la clase media y que de manera inminente se estaría por anunciar un acuerdo de seis meses con el FMI. La sensación sigue siendo la misma: el Fondo liberaría los US$ 4.000 millones en DEG que están detenidos desde marzo, por lo que no habrá problemas para pagar las cuotas con el Fondo y el cupón del 9 de julio de los bonos que surgieron del canje que hizo Guzmán en agosto de 2020. Se sabe, Massa es un paso a paso, un conejo de la galera tras otro. Pero de fondo, la incertidumbre electoral sigue siendo absoluta. No se sabe cuánto del voto K irá para Grabois. Y mucho menos se conoce si Bullrich le ganará a Larreta.

Con esa situación, la población que está cobrando los aguinaldos, se está dedicando a comprar bienes no perecederos y a seguir acumulando todos los dólares que se pueda, por lo que ayer, en un día en el que se recibió un crédito del BID por US$ 157 millones, el BCRA pudo comprar en el mercado US$ 14,5 millones, pero al final del día la autoridad monetaria perdió reservas por US$ 164 millones y se endeudó más en Notaliqs (chupando depósitos de los bancos por otros $2525 millones), lo cual logró que el dólar marginal se mantuviera sin cambios en su récord nominal.

Como siempre sucede, después de aperturas claramente más altas, al final del día el dólar blue no cambió: siguió en $ 496. El dólar Qatar no cambió y se mantuvo en $ 536,18, el Senebi cayó $6,71 hasta $503,01, el MEP subió 58 centavos hasta $484,01y el contado con liquidación bajó $1,89 hasta $496,29. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue siguió en 85% y la del CCL  y el mayorista fue del 94%.

A nivel títulos públicos, la tendencia alcista en pesos se estiró otro poco, por lo que el riesgo país cedió 22 unidades, hasta 2.098 puntos básicos. Y ahora el mercado está en otra posición: antes se pensaba que las acciones serían las que encabezaran la recuperación, pero ahora parece haber una especie de pausa para los papeles privados, mientras que los títulos públicos, con precios tan hundidos, están mostrando un momento mejor.

En cuanto a papeles privados, todo el mundo está pendiente de la suba de tasas que vayan a aplicar los bancos centrales y de la demora en reactivación china, y de las chances de recesión en EE.UU., en línea con lo que ya está pasando en Europa y en Japón. Por eso, hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: con baja del 0,2% para el Dow, del 0,1% para el S&P y suba del 0,3% para el Nasdaq. Mientras que también se anotaron descensos del 0,7% en la Bolsa de San Pablo y del 0,9% en la de México.

A nivel local, las cosas estuvieron un poquito peor. Con $10.745 millones operados en acciones y $ 9.222 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó 1,6%. Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos, con subas del 1% al 4% para Mercado Libre y Supervielle; y bajas del 1% al 3% para Cresud, IRSA e YPF.

Bajaron las commodities

Dólar soja
 

En general, la sensación es que la reapertura china no tracciona, el yuan pierde valor, no hay demanda de commodities y las materias primas actúan casi todas en consecuencia. Ayer pudo haber un repunte del 2,5% para el petróleo, pero los metales preciosos estuvieron en descenso, los metales básicos actuaron en baja, hubo fuertes descensos para los granos tanto en Chicago como en Rosario, con bajas considerables para trigo y maíz, y también se vieron afectadas las criptomonedas, con una baja del 2,2% para el Bitcoin y derrumbes de hasta el 7% en el resto los valores del panel.

Una licitación aceptable

Mecon
 

Ayer, después de cierre, la secretaría de Finanzas anunció que logró una licitación de bonos en pesos aceptable. Buscaba conseguir $735.000 millones y con 1.142 ofertas el Gobierno logró captar $ 873.173 millones, con un éxito mucho menor a las licitaciones anteriores, pero con un resultado igualmente positivo. El 30% del dinero captado fue en un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,50% con vencimiento 30 de septiembre de 2024 (t2v4 - reapertura) colocado a inversores privados. El 21% se colocó en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 18 de octubre de 2023 (x18o3 - reapertura). El 13% en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento con vencimiento 23 de noviembre de 2023 (x23n3 - reapertura). El 10% en un bono del Tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,40% vencimiento 30 de abril de 2024 (tv24 - reapertura), en este caso también a inversores privados. El 9% en una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 18 de julio de 2023 (nueva). El 8% en un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 3,75% vencimiento 14 de abril de 2024 (t3x4 - reapertura) también colocado entre privados. Y el 8% restante también entre privados en un bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 4,25% vencimiento 14 de febrero de 2025 (t2x5 - reapertura).

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés