El Economista - 70 años
Versión digital

jue 07 Jul

BUE 9°C
Versión digital

jue 07 Jul

BUE 9°C
Máxima tensión

El campo oficialista se tensa y los inversores se inquietan

Los grandes inversores dolarizan posiciones, mientras que los chicos deben vender para pagar gastos. El mundo estuvo más tranquilo, pero los papeles argentinos siguen en un pantano.

Mientras que losmercados se recuperan,la Bolsa de Buenos Aires se empantana.
Mientras que losmercados se recuperan,la Bolsa de Buenos Aires se empantana.
Luis Varela Luis Varela 23-03-2022
Compartir

En un día decisivo, de máxima tensión, la cinchada entre el kirchnerismo duro y el cada vez más aislado Alberto Fernández continuó, con movilizaciones de todo tipo en toda la Capital, con tractorazos en el interior, con los dólares financieros acentuando su aumento y con los títulos argentinos sumergidos en un pantano, mientras las bolsas del mundo volvieron a anotar otra rueda positiva, de distensión.

El tironeo de un lado y del otro, con riesgo de que la cuerda se termine cortando, llegó a tal punto que se movieron fichas que hasta ahora se mantenían inmóviles. Máximo y Cristina se acercaron a las Abuelas de Plaza de Mayo para armar una movilización importante este jueves, en conmemoración al golpe del 24 de marzo de 1976, en un acto que se parece bastante más a una protesta contra el movimiento de ajuste iniciado por Alberto y Guzmán.

Debajo de eso, el Presidente concedió una entrevista con un periodista que en general está en línea con el Gobierno, y allí dijo con la boca llena que él no tiene ninguna intención de romper el Frente de Todos, pero advirtió que no existe la presidencia colegiada: "Yo escucho a todos, pero las decisiones las tomo yo". Y detrás de semejante declaración se sumó la voz de un albertista que en general es muy conciliador: el Chino Navarro admitió que "es una posibilidad la ruptura del Frente de Todos: los políticos no tenemos que privilegiar nuestras peleas, nos eligieron para resolver los problemas y tenemos responsabilidad".

Debajo de todos esos sucesos se sumaban otras señales inquietantes para Alberto, cada vez más solo en la cúpula de la Casa Rosada. Después de la declaración de Pablo Moyano, quien dijo desde la CGT que si hay ajuste "los trabajadores van a salir a las calles". Y como si eso fuera poco, el kirchnerismo desplazó a Antonio Caló de la conducción de la UOM: Abel Furlán quedó al frente del poderoso sindicato metalúrgico.

Dos señales importantes

Probablemente para apaciguar esas aguas tan turbulentas, el Gobierno emitió dos señales importantes para intentar distender. Alberto Fernández dialogó con Kristalina Georgieva, quien le confirmó que el viernes estará aprobado el nuevo programa con el FMI. Y desde Francia Martín Guzmán comunicó que pudo extender el acuerdo por la deuda con el Club de París, con garantías financieras.

Pero la sensación de un gobierno colgado de un pincel sigue generando muchísima inestabilidad en los inversores, situación que se evidenció no solo en lo planchados que siguen los bonos y las acciones argentinas, sino también en el frente cambiario, con claras diferencias entre el denominado chiquitaje, los pequeños ahorristas que tienen que vender "el canuto" para cubrir gastos cada vez más altos, con operaciones de inversores o empresas, que siguen presionando, buscando salida al comercio exterior o directamente realizando cambios de posición en sus depósitos.

De ese modo, mientras en el exterior el dólar subió 1,1% en Japón, pero bajó 0,1% contra el euro y el chileno, cedió 0,3% en México, 0,5% en Brasil y cayó 0,7% contra la libra (porque pocos le creen a las amenazas de Jerome Powell de subir más rápido las tasas de interés, ya que se espera un año con estanflación tanto en EE.UU. como en el resto del mundo). Tanto es así que los bonos norteamericanos siguieron perdiendo valor contado y sus tasas a vencimiento suben: 2,4% anual a 5 años, 2,4% a 10 años y 2,6% a 30 años.

El dólar en Argentina

Y a nivel local, los pequeños ahorristas tuvieron que desprenderse de dólares  en el mercado marginal, por lo que el dólar blue cedió un peso, hasta $201. Pero los dólares financieros libres siguen avanzando a todo vapor. Muchos depósitos se están reconvirtiendo para ir a cajas de seguridad o al colchón, o directamente para continuar con la fuga, por lo que en las últimas siete ruedas el dólar MEP subió $15 y el contado con liquidación trepó $13, ya le pisan los talones al blue, todos acercándose a los $201, entrando en una zona de más presión. Situación que obligó finalmente al Comité de Política Monetaria del BCRA a subir otros dos puntos la tasa de interés, pagando desde ahora 44,5% anual por las Leliq y 43,5% por los plazos fijos, en un nivel aún insuficiente, 12 puntos por debajo de la inflación esperada.

Tampoco generó tranquilidad la pobre licitación que logró ayer la Secretaría de Finanzas. Con apenas 533 ofertas, Guzmán logró captar sólo $43.912 millones en colocación de Lelites, Ledes, Lepase y Boncer. Y el 44% del dinero captado fue en un Bono del tesoro nacional en pesos ajustados por CER 1,55% vencimiento 26 de julio de 2024.  EL 17% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022.  El 12% en un bono del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER.  El 10% en una Letra de Liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 18 de abril de 2022. EL10% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022. Y el 8% restante en una letra del Tesoro nacional en pesos a tasa variable más margen con vencimiento 16 de agosto de 2022. 

Las bolsas se recuperan

Con este cuadro de situación, mientras las bolsas del mundo siguieron recuperando terreno (Wall Street repuntó 1,3% promedio con el Nasdaq 2% arriba, con suba del 1% en San Pablo y mejora del 0,5% en México), la Bolsa de Buenos Aires siguió empantanada: con $1.563 millones operados en acciones y $4.507 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,1%. Al tiempo que los ADR argentinos que operan en Nueva York estuvieron mixtos con buen día para Mercado Libre y mala rueda para Cresud. Los bonos mientras tanto tuvieron otro día pobre, por lo que el riesgo país subió otras 3 unidades, hasta 1.794 puntos. En un día en el que el BCRA logró sumar US$ 1 millón a las reservas pero, atención: colocó otros $ 243.016 millones en Leliq cortas y $ 32.245 millones en Notaliq.

En el mundo, la sensación generalizada es que la guerra de Rusia con Ucrania se está encapsulando, y que terminará con la destrucción total del territorio ucraniano pero a la vez con una gran pérdida de imagen y poder de Putin y de Rusia. De ahí que las materias primas van empezando a entrar en otra sintonía.

Ayer el petróleo cedió 1,3%, los metales preciosos se mostraron débiles, los metales básicos estuvieron en baja y la única señal de inversores buscando algún refugio alternativo se vio en las criptomonedas, con suba del 3% para el Bitcoin, con el resto de variantes del panel resucitando. 

Y a nivel local, la pelea interna del oficialismo se entremezcla además con todo el control de precios que quiere realizar el Gobierno, que desarrolló ayer maratónicas reuniones con las empresas para que retrotraigan precios. Y lo más desconcertante es que el Gobierno anunció de modo unilateral que logró acordar precios para 580 productos para que volvieran al valor del 10 de marzo, sin que las empresas estuvieran enteradas, y con intimaciones para La Serenísima y a Molinos Río de la Plata para que abastezcan a los supermercados y no solo a comercios de cercanía, como estarían haciendo. Y con versiones que habrían salido de boca de Feletti, denunciando que las cadenas que presentaron más aumentos son Wal-Mart, Changomas, Cencosud, Jumbo, Vea y Disco, señalándolos como enemigos. Y amenazando a todo el sector de alimentos que si no cumplen se aplicará la ley de abastecimiento, con multas, suspensiones e imposibilidad de poder hacer operaciones bancarias.

 Por otra parte, mientras Chicago tuvo variaciones mínimas para soja, trigo y maíz, en Rosario hubo suba del 2,7% para el trigo, alza del 0,9% para la soja y suba del 0,4% para el maíz. Con la economista Marina Dal Poggetto, de EcoGo, advirtiendo que tal como están desarrollándose las cosas, el índice de inflación de marzo estará mucho más cerca de 6%, que de 5%.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés