El Economista - 73 años
Versión digital

sab 20 Jul

BUE 11°C
En la última licitación de abril

Con basura bajo la alfombra, Guzmán logró sortear el día

Guzmán logró captar casi todos los fondos que había anticipado, en una deuda indexada que crece sin parar

Guzmán pudo ayer ganar la partida en un round de corto plazo.
Guzmán pudo ayer ganar la partida en un round de corto plazo.
Luis Varela 28 abril de 2022

En un día en el que el kirchnerismo volvió a embestir contra el ministro de Economía Martín Guzmán (el martes lo había hecho Andrés Larroque diciendo que "no lo votó nadie" y ayer fue otra camporista Teresa García la que afirmó que "Guzmán y Kulfas cumplieron una etapa”), la que sorprendió al mundo fue la titular del FMI Kristalina Georgieva, quién lo defendió al decir que no le agradaría "que Argentina cambie a su ministro de Economía".

Sin embargo, mientras le pegan de un lado y lo defienden del otro, Guzmán hizo ayer exactamente lo contrario que le viene reclamando el Fondo Monetario, que le enviará su primera auditoría dentro de exactamente cinco semanas: ayer volvió a colocar deuda la mayor parte indexada con la inflación y también ayer, y de manera notoria, el Banco Central volvió a perder reservas, en un momento del año en el que abunda la liquidación de divisas del campo y con los precios más altos para los granos en los últimos diez años.

La pérdida de reservas del BCRA obedeció a que el Gobierno se asustó: el dólar había pegado un salto demasiado grande en muy pocas ruedas y ayer se vio obligado a salir a vender US$ 65 millones en el mercado único y libre de cambios para detener la escalada del billete, que si llegaba a los niveles que había alcanzado en enero se corría el riesgo de entrar en una espiralización de todos los ajustes, con una inflación de abril que está rozando el 6% mensual en casi todas las consultoras y con Daniel Artana, de Fiel, advirtiendo que la inflación va a ser alta todo el año.

Guzmán ganó una partida

Pero, siempre en su vamos viendo, y fiel a su especulativo movimiento de la teoría del juego, en la que divide a los rivales para arrinconarlos y vencerlos, Guzmán pudo ayer ganar la partida, la del día, en un round de corto plazo, pero que sigue acumulando más basura debajo de la alfombra y que le dejará grandes nubarrones al Gobierno que asuma en 2023, si es que las cosas no cambian antes de las PASO o incluso antes de que la política defina cuáles van a ser los nuevos candidatos.

Por lo vendido en el MULC, y por la persistente demanda de la industria que está urgida por conseguir insumos de importación, el BCRA cerró la jornada con un balance negativo de US$ 89 millones para las reservas, por lo que Reconquista 266 ya lleva perdidos US$ 765 millones desde que el FMI nos dio el préstamo para que el país no entre en default y se esfumaron nada menos que US$ 3.253 millones en lo que va del año, en un primer cuatrimestre con una liquidación de divisas del agro récord, un número logrado nunca jamás, con algunos expertos que afirman que entraron al menos US$ 9.000 millones, que fueron vistos pasar por el BCRA sin lograr quedarse con nada, y perdiendo un tercio de lo que se vendió.

El dólar en el exterior

Mientras en el exterior, con un mundo altamente volátil por el Covid en China, por la guerra en Ucrania y por la aspiradora en acción de la Fed, en el exterior el dólar subió 0,9% contra el yen, 0,7% contra el euro, el 0,3% contra la libra y 0,1% en chile, pero bajó 0,2% en México y cedió 0,6% en Brasil. Y en  Argentina, gracias a la intervención de Miguel Pesce, se cortó la escalada potente del billete, por lo que el dólar blue cayó $6 hasta $206,50, el dólar MEP bajó $3,74 hasta $208,33 y el contado con liquidación bajó $3,39 hasta $210,72, por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 71,9% y la del CCL con el mayorista fue del 83,1%.

Este movimiento cambiario se concretó mientras el Central dejó inmóviles las tasas en 47% para las Leliq y 46% para los plazos fijos, en una relación comercial bilateral que se sigue alterando, ya que en los tipos de cambio oficiales, medidos en pesos, el real subió 16 centavos hasta $23,17, la libra bajó 11 centavos hasta $144,28  y el euro bajó 69 centavos hasta $121,48. 

Reiterando otra vez su clásica jugada de la teoría del juego, en la que ya había acordado tomar del mercado una cantidad específica de pesos de parte de los fondos de inversión y de los denominados creadores del mercado Guzmán recibió ayer 1.334 ofertas, y logró captar nueva deuda por $371.987 millones en Lelites, Ledes, Lepase, Bonad, Boncer y Canasta de Lecer y Boncer. 

En detalle, el 39% de todo el dinero captado fue en una letra del Tesoro nacional en pesos ajustada por CER a descuento vencimiento 19 de mayo de 2023 (x19y3 - nueva) y bono del Tesoro nacional en pesos ajustado por CER 1,55% vencimiento 26 de julio de 2024 (t2x4 - reapertura), el 17% en un bono del tesoro nacional vinculado al dólar estadounidense 0,40% vencimiento 30 de abril de 2024 (tv24d - reapertura), el 14% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 30 de septiembre de 2022 (s30s2 - reapertura), el 12% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 29 de julio de 2022 (s29l2 - reapertura), el 8% en una letra del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 31 de agosto de 2022 (s31g2 - reapertura), el 4% en una letra de liquidez del Tesoro nacional en pesos a descuento con vencimiento 23 de mayo de 2022 (nueva), el 4% en un bono del Tesoro nacional en pesos con ajuste por CER 2,00% vencimiento 9 de noviembre de 2026 (boncer 2026 2,00%) (tx26 - reapertura) y el 2% en una letra del Tesoro nacional en pesos a tasa variable más 14% con vencimiento 16 de agosto de 2022 (sg162 - reapertura).

Los límites políticos

Esta permanente decisión de no querer cambiar en absoluto su política económica de mantener el gasto público, anclar el tipo de cambio (ya que ahora avanza algo más rápido pero igual viaja casi 3 puntos por debajo de la inflación) y con tasas de interés negativas, que hacen que los pesos colocados en los bancos por ahorristas e inversores se licúen día tras días, los bonos argentinos siguen provocando alergia en los inversores, tanto que ayer sus cotizaciones se siguieron arrastrando, nadie los quiere ni regalados, la tasa a vencimiento del papel más corto del canje llega a un absurdo 32,3% anual (impagable) y con eso el riesgo país subió ayer otras 22 unidades hasta 1.778 puntos básicos.

Esta frágil situación argentina se da en un momento en el que el Banco Mundial emitió una declaración en la que estimó que los precios de las materias primas se mantendrán en los elevados niveles de este momento (máximos de diez años) durante por lo menos otras dos o tres temporadas, con seguridad en 2023 y 2024, lo cual podría pronosticar que el país seguirá por delante con liquidaciones agropecuarias con altos precios. Será más complejo el segundo semestre, cuando la cosecha gruesa ya esté vendida, pero con ciertas pulseadas y pedidos de perdón al FMI se podrá ir manejando un waiver tras otro, en auditorías que se podrán ir llevando, al menos hasta que las PASO de agosto de 2023 definan quienes son los dos partidos que van a la final en la Presidencial de fin de año.

La delicada economía argentina, que podría estar aprovechando un momento único, si se hubiera realizado el gasoducto de Vaca Muerta a tiempo, ya que podríamos estar exportando gas al mundo, con altísimos ingresos y sin tener ahogo a partir de los meses fríos, se concreta en un mundo muy inestable, por problemas de actividad y de oferta en China (detenida por una ola de Covid), con una invasión todavía impredecible de Putin a Ucrania y con la Fed que ya está vendiendo bonos en Wall Street y con un casi seguro anuncio de suba de 0,5 punto de tasa dentro de diez días.

Las bolsas volátiles

Con todo ese cuadro, los mercado externos fueron ayer de mayor a menor. Tras la durísima caída global del martes, en la apertura de ayer aparecieron algunas compras de oportunidad, en gran rotación de inversores, que se desprenden de tecnológicas grandes, que no son buenos modelos de negocios, y que compran compañías sólidas, con venta de productos que la gente no puede evitar. Así, Wall Street inició el día con una suba de más del 1%, pero en el cierre terminó pidiendo la hora para que los índices no pasaran a negativo. Así, al final, el Dow y el S&P subieron 0,2% y el Nasdaq achicó apenas, mientras que la Bolsa de san pablo subió 1% y la de México cedió 0,3%.

Y en el mercado bursátil porteño las cosas no terminaron tan mal. Con $1.384 millones operados en acciones y $3.993 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,5%, mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York anotaron una suba del 1% al 5,7% para Despegar, Telecom, Pampa E, Galicia, TGS, Supervielle, Macro, Francés, Loma Negra y Cresud, con bajas del 2% al 3% para IRSA P y Edenor, sin bajas para destacar.

¿Cómo pueden seguir las cosas? Está todo muy inestable. Ayer hubo una leve baja del 0,2% para el petróleo. Los metales preciosos actuaron débiles. Hubo algún repunte para los metales básicos. Los granos se movieron en general para arriba tanto en Chicago como en Rosario. E incluso se vio un repunte para las criptomonedas, con el Bitcoin suspirando con una suba del 2,2%.

Para hoy el mercado local tendrá problemas. La gente se verá afectada por paros o inconvenientes en los peajes, en los ferrocarriles y en los subtes. Y tampoco habrá actividad en los bancos. Y habrá que ver cómo siguen los negocios en los mercados globales, ya que en el poscierre se pedían operaciones vendedoras que podía augurar otro jueves que posiblemente no sea color de rosa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés